GRUPO PLAZA

LA SEÑORA SIEMPRE TIENE LA RAZÓN

Shakira en Valencia

6/02/2016 - 

VALENCIA

Beniferri también existe

Al Oeste de Valencia, entre Benimámet y Burjasot, partida ahora en dos por la CV-30 y al lado del Palacio de Congresos, hubo una extensa zona de alquerías con palacio que Jaime I entregó al Obispo de Barcelona; fue ocupada durante la Guerra de la Independencia por los soldados franceses del General Honoré Charles Reille, que convirtió la iglesia en establo, lo que levantó pública protesta contra Napoleón. Para que vean que ya entonces se protestaba.

Este barrio -desordenado, expropiado y dividido- se llama Beniferri. Tiene su parte moderna con grandes edificaciones, chalés de lujo, una ruidosa planta eléctrica, una antena, hoteles enormes y alguna escondida casa de latrocinio para ejecutivos de viaje que evita que su rotonda se decore con señoritas. Más allá, en su parte histórica, quedan algunas de las supervivientes alquerías tradicionales, algunas casas reformadas y la iglesia de Santiago el Mayor. Entrar en este entorno superviviente es recuperar una parte del sabor de la huerta, especialmente en la alquería centenaria convertida en el restaurante La Tavella. 

Me recibe Pablo Chirivella, el joven cocinero con cara no haber roto nunca un plato y que se ha formado en las cocinas internacionales de China, Inglaterra, Suiza, con Martín Berasategui y recientemente en México. La casa era propiedad de su abuelo, Salvador Valls, Síndico del Tribunal de las Aguas de Valencia, y de su abuela, una mujer de aquella generación de valencianas en las que el carácter se imponía a las restricciones de la época y que vive en el piso de arriba. La madre de Pablo, acogedora, se suma a mostrarme los recovecos de la casa y a contarme algunas historias de familia.

Al establecimiento se accede por un acogedor patio donde se puede ver la cocina moderna y, por las ventanas, la cocina antigua conservada con la misma estructura.  El interior recoge recuerdos, muebles restaurados de lo que fue la antigua boutique de moda de su madre en la misma alquería, manteles de hilo blanco, una chimenea de hierro y un salón lleno de detalles.

Me encuentro allí ni más ni menos que con mi amigo de los salones de enología, Juan Fernández-Cuesta, un hombre con muy buen fondo, ex redactor-jefe de la sección de Sociedad en ABC y actualmente crítico de vinos en el mismo diario, que me da a probar una bebida con sabor a naranja que pronto dará mucho que hablar. También está la hija de Jaime Orti, ex-presidente del Valencia Club de Fútbol, Noema Orti, interiorista y fundadora en 2011 del Laboratori Carme, un espacio muy especial donde el vino, la gastronomía y el diseño se juntan. Y Mariajo Cebriá, de la Asociación Valenciana de Sumilleres, que me presenta los mejores monastreles ecológicos trilogías y bilogías de la bodega Casa Los Frailes de Miguel Velázquez.

Valencia Paris-Austerlitz

Por la tarde, en la Fnac, se celebraban de nuevo las exequias del escritor valenciano Rafael Chirbes en la presentación de su novela póstuma “Paris-Austerlitz”. Los encargados de oficiar la ceremonia fueron: el profesor de la Universitat de Filología de València Javier Lluch, el escritor Alfons Cervera, y Jorge Herralde, un editor histórico que siempre ha apostado por los “beautiful loosers” y que me dijo una vez que descender a los infiernos puede ser mejor que chapotear en el Limbo. Pues aquí estamos, disfrutando del Averno.

Entre los numerosos asistentes estaban los que fueron la resistencia intelectual en los tiempos en que la burbuja inmobiliaria era una quimera extra-oficial: Maite Ibáñez, secretaria de Cultura del PSOE en Valencia; el fotógrafo José García Poveda “El Flaco”, con una máquina de fotos casi de miniatura; la periodista Mª Josep Poquet, que acompañó a Chirbes en la presentación en las Cortes de las firmas para debatir la apertura de una radiotelevisión pública y en valenciano, una de sus escasas apariciones públicas; Rafa Alborch; el afamado cronista beatnick y periodista Abelardo Muñoz; el experto cinematográfico ex-Turia Toni Llorens; la carismática Ángela Pla o el poeta Toni Tordera.

De la obra que se presentaba se dijo prácticamente todo: la homosexualidad sin nombre del narrador, los efectos del VIH, la admiración de la escritura de Galdós y Blasco Ibáñez, el amor del autor por Valencia y su búsqueda de la literatura renunciando al aplauso fácil. También la figura de Herralde convoco a aquellos que llevan escrito en su mente “yo también tengo una novela”, lo que me lleva finalmente a citar a Noel Clarasó:  “El ideal de un escritor es llegar a que le alaben los que nunca le han leído”. Amen.

Shakira en Valencia-Cevisama

También me pasé esta semana por Feria Valencia, para que no se diga que la vida social sólo se hace en los cómodos salones de recepciones y no a base de sudar la corbata. Las ferias atraen a un nutrido grupo de personas de todos los países que dejan en la ciudad la imprescindible sensación de que nuestros horizontes comerciales se amplían. 

El lunes pasado el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, junto con el Delegado del Gobierno en la Comunitat, Juan Carlos Moragues, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, y otras autoridades municipales como el primer teniente alcalde Joan Calabuig, han inaugurado las ferias Cevisama (cerámica, baño y cocina, y piedra natural, casi nada) acompañados por el presidente del certamen Manuel Rubert

Se inauguró un lunes y se clausuró un viernes, así que es posible que les haya pasado desapercibida y es una lástima porque habían productos muy interesantes de marcas como Pamesa y su proyecto Virtual Xperiencie con el que el cliente puede ver su proyecto de vivienda a través de unas gafas virtuales muy estilo industrial que nuestro President se puso para comprobar su efecto. 

Disfruté mucho con una máquina mezcladora cuyo seductor movimiento de vaivén sobre cuatro patas la hicieron merecedora del sobrenombre “La Shakira” y con cuatro ejecutivos magrebíes que se detuvieron a contemplar un jamón que había en un stand fingiendo no saber qué era aquello ni su utilidad.

Gala en el Palau de la Música

Por último acudí al Palau de la Música a la invitación de un conocido periódico de la ciudad cuyo nombre no daré para no hacer publicidad a la competencia. Sólo puedo dar como pista que no se trata del diario Las Provincias y que la patrocinaron una marca de coches, y una empresa de energía que emitió un anuncio sobre un matrimonio que está a punto de acabar en urgencias si no llega a ser por la providencial ayuda de un joven -que no se sabe si es de la familia o pasaba por ahí- que les ofrece un teléfono rojo para que contraten con la compañía. Y ya saben lo amables que son las compañías cuando decides contratar con ellos. 

Antes de que se me olvide, les tengo que decir que odio la palabra “Palau” y espero que las futuras generaciones usen otro vocablo para llamar a los edificios importantes. Encima en los Palaus no viven ni reyes, ni magnates ni jefes de estado porque es incomodísimo un sitio donde tienes que invertir más de cinco minutos en atravesar el pasillo principal. Y además yo me fui a otro Palau porque soy muy despistado y todos los palaus se parecen. 

No les voy a dar la lista de los conspicuos invitados: en primer lugar les diré quiénes no vinieron: ningún representante del Partido Popular, excepto el carismático ex-conseller de Economía Máximo Buch, ni el Presidente del Valencia Club de Fútbol, ni Carmen Amoraga porque no sale nada y así no voy a poder saludarla nunca ni ponerla en negritas. 

De los demás vinieron casi todos: la nutrida corporación política en funciones; Jaime Pérez Oliver, que está llevando un proyecto cultural en el edificio de la Fábrica de Hielo del Cabanyal; la presentadora Inés Ballester, que casi pierde el bolso pasando por el photocall; la productora Eva Vizcarra; la escritora Marta Querol; el periodista Juan Lagardera: Cuchita Lluch, que se hizo un selfie conmigo; Lalo Narbona; Lucas Soler de la Filmoteca; la cineasta alicantina Pilar Pérez, que estuvo en los Goya del 2014 con “Las maestras de la República”; Una señora vestida de Olivia Newton-John; el cocinero Diego Laso; la peluquera y estilista Cuqui Giménez; Yaron Traub, director titular  artístico de la Orquesta de Valencia; Emiliano, de Montaña; el escritor con nuevo libro Emili Piera; Carmen Alborch; el diputado Fernando Delgado; Emilio Mencheta, productor de “Play Room”; el escritor y poeta Ricardo Bellvesser; Ximo Rovira; la actriz y escritora Virginia Mataix; y una detective cuyo nombre no puedo revelar acompañada por su encantador esposo Pedro

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email