Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

restorán de la semana

Sonata 32

Hay pocos lugares tan desoladores en su mutación día/noche como la calle de Colón, hecha rambla para rebajas

Por | 20/12/2019 | 1 min, 59 seg

Cómo te han desprovisto del latido de la vida cuando las persianas bajan. La calle dormitorio que se echa a la bartola por ausencia de acción. Drama en Colón.   

 Ante eso, y justo por eso, alabada sea la aparición, cobijado tras el proyecto nuevo del NH Collection, de Sonata 32. Con Carlos Monsonís. (Aquí irían ahora las analogías musicales y los guiños a la juventud del cocinero. Que si la babuta y tal).

Tras unos meses, y aupado por el aura de Diego Cabrera en la coctelería de Caraacara, algunas constataciones que comienzan con el propio espacio. La sensación de entrar, tras la puerta, en una angosta partida de cartas al anochecer que va haciéndose grande a cada paso, luz para las tinieblas. Algunos precedentes inmediatos en la ciutat (Little Queen, Café Madrid…) advierten de la dificultad para amalgamar los intereses del hotel y los de un plan gastronómico propio, un duelo bicéfalo en que la cabeza gastronómica emerge con empaque y Monsonís opera bajo los principios de una misión: echarse al monte y al mar sin querer resolver esta encrucijada a base de tópicos.

Castellón y sus veleidades entre el fuego hogareño de la Vall d’Alba (donde Miguel Barrera) y la torre al mar que es su Burriana, denotan a qué ha venido. La tierna edad del cocinero -como ocurre con Vicky Sevilla en Arrels- solo parece un recurso para que los demás puedan ejercer sobre ellos su paternalismo bienpensante.

Del reconocimiento de dónde está la potencia del cocinero, sus platos. La molleja de ternera glaseada a la brasa; la raya con mantequilla de algas y alcaparras; el salmonete de roca, sopa de tomate de penjar asado y alcaparras; el gel de albahaca, helado de tomillo, aceite de hierbas.

Una señal de avance y vertebración que todo ello esté justamente aquí, en un Colón -de tan previsible multimarca- que no se esperaba una aparición que hablara de lo suyo, de lo nuestro.

Comenta este artículo en
next