X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 13 de diciembre y se habla de Alexis Marí APV puerto de valencia retail à punt MESTALLA
GRUPO PLAZA

TALLER Y PROYECCIONES 

Swap Footage, o cómo los vídeos de tu móvil pueden ser una película

El colectivo Strawberry Cookie organiza unas jornadas sobre reciclaje audiovisual 

29/11/2018 - 

VALÈNCIA. La cámara de tu móvil podría grabar una pieza con un valor artístico. Tal vez solo haga falta compartirla. Aunque es un debate constante en casi todas las disciplinas del mundo artístico, cada vez está más normalizado el concepto de apropiacionismo y reciclaje de imágenes, especialmente en la teoría audiovisual y el cine experimental o videoarte. Resignificar para crear un discurso, no desde cero, sino desde otros lugares. 

Strawberry Cookie Colectivo, un grupo de cuatro artistas que se conocieron en el Máster de Producción de la Universitat Politècnica de València y que, aunque ahora mismo no desarrollan su carrera en València, han querido enraizar esta iniciativa a la sede de Bellas Artes de la Universidad. Desde ayer y hasta el próximo sábado, las jornadas se desarrollarán entre la facultad, la Filmoteca y el espacio privado Plutón CC. 

La columna vertebral de esta iniciativa es el Taller de Creación Colectiva que se lleva a cabo para un grupo pequeño de unas 15 personas en las instalaciones de la UPV. Cada una de ellas ha de llevar un minuto de grabación en vídeo y otro de audio. “Con el término swap footage nos referimos a un material que será generado por los diferentes participantes del taller e intercambiado entre ellos. Este material se reunirá en un archivo audiovisual común a partir del cual se generarán nuevas piezas que, por un lado guardarán ciertas similitudes, pero por el otro, serán completamente diversas debido al sentido que les será otorgado mediante el montaje”, cuentan desde la organización.

Según cuentan desde el colectivo, las piezas que suelen llevar los alumnos son o grabaciones que se notan muy pensadas y que tienen un sentido estético muy específico, o grabaciones completamente improvisadas, incluso rescatadas (y estas serían las más interesantes) a las que se les tiene que encontrar un sentido en conversación con el resto del archivo colectivo. 

Se trata de diluir así el término de propiedad de la obra, en la medida en la que la pieza final sí es un trabajo individual pero a partir de una creación que surge de imágenes que son propiedad del resto. Esta colectividad y apropiación es un fenómeno más o menos natural en el mundo del arte, pero que desde la explosión de las redes sociales ha trascendido al foco legislativo, por la lucha entre creadores e industrias culturales por la interpretación de hasta dónde han de llegar los derechos de autor. Esta misma semana, varios creadores de internet han alzado su voz contra el artículo 13 de la nueva legislación europea en esa cuestión que obligaría a las grandes plataformas a bloquear cualquier contenido que tuviera posibles infracciones de copyright.

Pero poco tiene que ver con el contenido habitual las nuevas narrativas desde las que se construyen las piezas de este taller. O mucho, en realidad. Durante la teoría de este taller se presentan referencias del cine de autor, pero también del videoarte de galerías o de piezas subidas a redes sociales como Instagram. Sí, todo vale. Porque se trata de trascender el contenido sin limitarse por el continente. 

La única premisa es la de trascender: “Con este procedimiento se busca generar un tipo de piezas audiovisuales que se distancien de los discursos propiciados por los circuitos de producción, distribución y consumo masivos”, según la organización.

Otras actividades de las jornadas

Más allá del taller, las jornadas contaron ayer con la primera de sus proyecciones paralelas en el marco de colaboración de la Filmoteca. Ayer la sala Berlanga pasó un documental llamado Flotel Europa que narra las historias de un barco que 20 años atrás fue el hogar temporal de un millar de refugiados de la guerra Bosnia-Herzegovina a partir de las cintas que grabaron los propios acogidos. 

Tanto hoy jueves como el próximo sábado será el turno de ★, un trabajo de investigación de Johann Lurf, un cineasta que reúne como ha representado el cine, a través de su historia, la representación de las estrellas. La conclusión de este Swap Footage será en Pluton CC el mismo sábado, a través de la proyección de La Veda de Paco Chanivet y un live A/V de Tirador Studio.

Noticias relacionadas

CINE Y FEMINISMO 

¿Qué sucede si volvemos a ver ‘Stockholm’ cinco años después?

Por  - 

Chico conoce a chica. O, mejor dicho: chico se fija en chica y se propone pasar una noche con ella. Parecía una comedia romántica, pero la película dirigida por Rodrigo Sorogoyen, con el valenciano Borja Soler como realizador, dejaba a la vista las trampas sexistas de un ligoteo –aparentemente– inofensivo. Cinco años después de su estreno, y en plena resaca del movimiento #MeToo, es un buen momento para revisar (con las gafas violeta) los mensajes de esta célebre cinta de nuestro cine más reciente

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email