GRUPO PLAZA

JUAN CARLOS CABALLERO, diputado del pp y presidente de nngg

"Tenemos que ser valientes e impulsar la fórmula de 'un militante, un voto' para el congreso"

El joven parlamentario reflexiona respecto a los investigados por presunta corrupción: "Las ideas, los proyectos y las siglas deben estar por encima de las personas" 

12/02/2016 - 

VALENCIA. El presidente de Nuevas Generaciones de la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Caballero (Valencia, 1989), debutó como diputado del PP en Les Corts tras las elecciones del año pasado. Criado en el barrio de Tendetes, se afilió con 18 años a NNGG y, desde entonces, fue creciendo dentro de la organización mientras cursaba sus estudios en Derecho.

Licenciado en esta materia, trabajó en el Instituto Valenciano de la Juventud (Ivaj), donde fue designado secretario general en 2013. Seis meses antes, había alcanzado la presidencia de la organización juvenil del PPCV.

Caballero ha sido uno de los primeros dirigentes del partido en salir a respaldar a la presidenta regional, Isabel Bonig, en su idea de celebrar un congreso extraordinario del PPCV. Ahora bien, el líder de NNGG recalca la necesidad de que en este cónclave se incorporen nuevas medidas de participación y de que se celebre cuanto antes.

-Malos tiempos para el PP...
-Precisamente estos son momentos en los que hay que estar. Es la hora de las ideas, de los proyectos, de renovar y aglutinar a la gente que, por un motivo o por otro, ha dejado de creer en estas siglas. Y que sea un proyecto profundamente valencianista.

-¿Es realmente este momento, como dice Isabel Bonig, una oportunidad?
-Claro que sí. Ahora es cuando el partido recibe más ataques por culpa de personas que no han hecho lo que correspondía, que se han servido a sí mismos en vez de a los ciudadanos y a la militancia. Esos votantes sienten ahora una desconexión, una decepción, y tenemos que luchar para recuperar su confianza. Debemos quitar el lastre de la corrupción porque las personas que han creído en nosotros se merecen que acometamos una renovación. El alma del PP es toda esa gente honrada, humilde, que está trabajando silenciosamente por sus vecinos y por sus ideales.

-¿Le han increpado en alguna ocasión por defender las siglas del PP?
-En el PP hemos tenido momentos complicados pero no nos pueden hacer agachar la cabeza por defender un proyecto y unas ideas. Las personas que no hayan actuado correctamente no nos representan.

-¿Qué necesita el PP de Nuevas Generaciones y qué necesita NNGG que haga el PP?
-Nosotros lo que le pedimos al partido es que actúe. Apoyamos por eso la valentía de la presidenta regional, Isabel Bonig, por haber planteado un congreso extraordinario y una refundación del partido. Desde NNGG siempre ha habido mucho debate porque hemos sido críticos en el ámbito interno con nuestro propio partido y hemos hablado reiteradamente de que era necesaria mayor participación de la militancia, un incremento de la apertura a la sociedad, limitación de los mandatos de cargos institucionales y políticos... Recordar en definitiva que aquí estamos de paso y mientras podamos aportar, estaremos, y después cada uno a seguir con su vida. Quién no haya hecho en ocho años lo que tenga que hacer... pues que pase otro que tenga más ganas y nuevos proyectos. Buscar incorporar gente joven contando con la experiencia de los mayores.

-Es consciente de que Nuevas Generaciones ha sido considerada a menudo como una organización que se limita a aplaudir, llenar actos y agitar banderas del PP. ¿No cree que ha habido momentos en los que los jóvenes se han acomodado demasiado solo para agradar y estar ahí?
-Nosotros desde que entramos siempre hemos sido reivindicativos y críticos. Recuerdo que al poco de empezar, en 2013, ya organizamos la convención Democracia y Libertad y ya hablábamos de más participación y otras cosas que hemos comentado antes. Hemos hablado sin tapujos: introdujimos medidas, sacando los debates de la sede, yendo a los bares, saliendo a la calle, en la universidad... En Nuevas Generaciones no somos gente de zapatos y de moqueta, somos gente de zapatillas desgastadas.

-Congreso extraordinario. Para que funcione como revulsivo se entiende que debe celebrarse antes del cónclave nacional y antes incluso de un hipotético adelanto electoral...
-A mí es lo que más me gustaría y en este sentido la presidenta Bonig tiene nuestro respaldo, porque ha afrontado el problema y no se ha puesto de perfil. Creo que la situación es límite y hay que atajar la desafección para recuperar la confianza del electorado.

-Además, está la petición de incluir formas de participación diferentes, más globales. Si no lo permite Génova, ¿qué van hacer?
-Existe un debate interno también en el ámbito nacional para llevar estas reformas a cabo pero si tenemos que ser nosotros los abanderados de estas medidas pues habrá que serlo. Tenemos que ser valientes e impulsar la fórmula de 'un militante, un voto' para este congreso extraordinario, además de lograr una participación previa de las bases, también de personas que no están en la esfera política puedan tener una representación importante, abrir ¿por qué no? la posibilidad de elegir también a nuestros candidatos por primarias... en definitiva, conseguir una verdadera regeneración. Eso sí, hacerlo bien: no como en Podemos que una diputada ha sido expulsada porque ha manipulado las primarias, u otras formaciones que hacen una farsa.

-El estallido de la operación Taula ha sido muy dura para el partido. ¿Cree que los concejales investigados deben dejar el acta? ¿Opina que los criterios de responsabilidad política deberían ser más tenidos en cuenta?
-Ante situaciones extraordinarias, soluciones extraordinarias. Ahora es el momento de que las ideas y los proyectos estén por encima de las personas.

-¿Cree que Rita Barberá debería dar un paso atrás y dejar el acta del Senado?
-Nadie le discute a la alcaldesa todo el trabajo que ha hecho por Valencia. Ha transformado esta ciudad y la ha puesto a la vanguardia de las ciudades europeas. Ella tendrá que tomar la decisión pero como decía antes, es el momento de las siglas, del proyecto, de las ideas, de los valores, de la militancia... antes que las personas.

-¿Tiene un nudo en el estómago cuando ve todo lo que está saliendo relacionado con el caso Imelsa? ¿No piensa... y si salgo salpicado en alguna de las grabaciones?
-El problema es que ahora parece que todos los que estamos en política hemos venido a ganar dinero o a servirnos a nosotros mismos cuando no es así. Tenemos que poner en valor la política: esto es un servicio público, uno de los trabajos donde más puedes hacer por tu pueblo, tu ciudad y tu país. La entiendo como el idealismo por cambiar y mejorar las cosas. Al escuchar grabaciones nos sentimos abochornados y defraudados con personas con las que has podido compartir momentos en el partido. Eso no lo merece ni la militancia ni los votantes y los principales perjudicados somos nosotros. Si han cometido los delitos que presuntamente se les imputa, además de robar, han acabado con la confianza que tenían muchos ciudadanos en el proyecto y poniendo sobre la sospecha a muchos militantes honrados que han trabajado por el PP sin ver un solo euro. Lo más negativo es que se pueda generalizar. Me niego a asumir que se diga que todos somos iguales y espero que entre todos podamos acabar con la corrupción y que no sea un arma arrojadiza. De hecho, por eso estamos reivindicando que los condenados por corrupción devuelvan lo que han sustraído y también pidiendo responsabilidades a los que han ensuciado la imagen de nuestro propio partido.

-¿Pero ha pensado si ha podido salir en alguna grabación? ¿Alguna vez tuvo sospechas de que pudiera ocurrir algo irregular?
-Yo no. Desde luego, duermo muy tranquilo. Pero es verdad que en el partido se ha extendido una sensación de inseguridad generalizada porque alguien haya podido mencionarte fuera de contexto. En cuanto a la segunda cuestión, nunca me planteé nada de eso. Además, entré en el partido en 2008 como militante de base en NNGG y en todo ese tiempo no tenía contacto con las cúpulas

-¿Cómo está viviendo sus primeros meses en Les Corts Valencianes?
-Es un trabajo impresionante en el que puedes ayudar a muchos colectivos con los que nos hemos reunido. Yo estoy llevando temas sobre todo de empleo y, especialmente, empleo joven, y siento una enorme responsabilidad de llevar a cabo esta tarea porque eres un representante público, una herramienta para poder ayudar. En cuanto al debate, creo que el PP tiene un grupo parlamentario fuerte y estamos llevando la iniciativa en muchos asuntos. Así que creo que estamos haciendo un buen trabajo de fiscalización y control al gobierno y, al mismo tiempo, estamos poniendo en marcha todas las iniciativas que llevábamos en nuestro programa en Les Corts para que se debatan.

-¿Es difícil sacar adelante sus iniciativas frente a PSPV, Compromís y Podemos?
-Desde el PP estamos constantemente buscando consensos. El tripartito nos ha votado en contra el 80% y, en cambio, nosotros hemos votado a favor o nos hemos abstenido del 71% de las del PSPV, del 57% de Compromís y del 83% de las de Podemos. Creo que nadie puede decir que no somos dialogantes. o que no sabemos ceder.

-¿En qué cree que el Consell está flojeando?
-La impresión es que el Gobierno valenciano está constantemente enfrascado en las luchas internas y de poder. Se percibe mucha desconfianza debido al 'mestizaje', un conseller de un partido, el secretario autonómico de otro... con lo cual, nadie se fía de nadie y esto hace que todo se ralentice más.

-En su apartado, el empleo joven, ¿qué problemas ve?
-Lo que ocurre con este Consell es que son especialistas en conformar grandes titulares vacíos de contenido. Por ejemplo, anuncian en 2015 un plan de empleo joven de 200 millones de euros en cuatro años: ahora que nos lo han remitido para que podamos hacer aportaciones, nos damos cuenta de que pretenden coordinarse entre todas las administraciones... bueno, es que eso ya se hacía con el PP. Anuncian un esfuerzo inversor que la mitad es de fondos europeos, otra gran parte viene del Estado y que la aportación de la Generalitat es solo de 16 millones de euros en cuatro años. Detrás de los grandes titulares, si rascas un poco, no hay presupuestos ni actuaciones. Parece que el Consell está en una constante rotonda en la que no toman ninguna salida, no va a ninguna parte.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme