X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

tribuna libre / OPINIÓN

Todos somos objetivo

Todos somos objetivos del Terrorismo, todos somos víctimas de él cuando ataca y da igual donde sea, por eso todos debemos responsabilizarnos de la Seguridad para defender la Libertad

15/11/2015 - 

Usted lector que está haciendo uso de sus derechos y libertades al leer este artículo y  defiende y disfruta del Estado de Derecho y del régimen de Libertades en que vivimos es por eso objetivo del Yihadismo.

Si usted lector disfruta de esta sociedad abierta, donde mujeres y hombres -de igual a igual- gustamos de la vida, de las celebraciones como las de San José en Fallas, o las Hogeras de San Juan, o las de la Magdalena el tercer sábado de Cuaresma, o de las fiestas de Moros y Cristianos y todo ello alrededor de una buena paella regada con vino o cerveza, usted es objetivo Yihadista.

Por eso, este viernes pasado en París nuestros vecinos sufrieron un atroz ataque bajo la marca del ISIS, otro nuevo golpe del totalitarismo -del Mitho contra el logos- de la sinrazón contra la Libertad, del Bien contra el Mal, porque éste existe, por supuesto esta vez en forma de ataque terrorista, organizado, planificado y ejecutado con la frialdad que solo la maldad puede infundir en las personas el ánimo para llevar a cabo viles asesinatos, ejecuciones extrajudiciales que dirían los políticamente correctos y tibios de corazón, que pretenden estar equidistantes entre las Victimas y los terroristas y que hacen el juego a éstos sin darse cuenta  (la otra opción no la quiero ni considerar).

Se debate mucho si es o no un choque de religiones, para otros de civilizaciones, o incluso de la Civilización contra la barbarie. Lo que no hay duda es que una parte, los Yihadistas, han declarado la guerra a Occidente y la están desarrollando en tres frentes o niveles:

1º.- La Gran Estrategia o Estrategia General, donde pretenden de una forma lenta pero sin pausa imponer su visión islámica rigorista, ya sea en su forma salafista o wahabista, en todo el mundo empezando por la Umma (comunidad musulmana) primera víctima para seguir con el resto (sobre todo el Occidental) utilizando medios como INTERNET.

2º.- Una Estrategia operacional desarrollada en el área regional de Mesopotamia y que se materializa en el DAESH o ISIS, usando medios de combate convencionales en una guerra en parte irregular con un frente discontinuo también llamada guerra híbrida.

3º.- Unas Tácticas Terroristas contra nuestras sociedades, como el ataque de París este viernes 13, en donde se pretende aterrorizar a la población civil por una parte (para que pidan asustados por ejemplo cambios en la política exterior) y también se busca una reacción desproporcionada del Estado al que se ataca, para socavar los principios de la sociedad libre que protege, por eso nuestra respuesta debe ser muy firme, todo lo firme que nos permite la ley, pero muy proporcionada, proporcionada a una sociedad libre a la cual pertenecemos y que queremos mantener, pues en nuestro sistema Libertad y Seguridad es un binomio que debe estar en equilibrio.

¿Y qué podemos hacer como ciudadanos? Primero, el apoyo sin fisuras a nuestras autoridades, después reiterar nuestro convencimiento de la superioridad de nuestra Civilización frente a los nuevos bárbaros que nos pretenden atemorizar y dominar y que se aprovechan de nuestro sistema democrático, en el que algunos confunden libertad con libertinaje y tolerancia con nihilismo, y ser inflexibles con los intolerantes, cuya propaganda no debemos permitir, pues sus ideologías o creencias atentan contra nuestro sistema de valores occidental, y al igual que se hace en muchos países europeos con el racismo o xenofobia, u otras ideologías totalitarias que están tipificadas, se debe dejar caer sobre ellos todo el peso de la ley.

Tampoco debemos caer en su trampa cuando protestamos pública y airadamente exteriorizando una lógica rabia por un atasco en coche por un control policial, o cuando pedimos deportaciones masivas o cuando protestamos por colas en los accesos de los aeropuertos o cuando pedimos limitar la libertad de movimientos, podemos estar haciendo el juego a los terroristas, hay que ser muy firmes pero con proporcionalidad y prudencia.

Para terminar me gustaría reescribir, parafraseando a los espectadores que cantaban la Marsellesa, al desalojar el estadio de fútbol, en momentos de especial tensión y sabiendo que estaban bajo ataques Yihadistas:"En marcha, hijos de la Patria, (hijos de Europa), ¡ha llegado el día de gloria! Contra nosotros, la tiranía alza su sangriento pendón".

PERO LA LIBERTAD ACABARÁ CON SU SINRAZÓN

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email