GRUPO PLAZA

el pp ve "lamentable" que se hayan tapado los restos

Tomás Llavador pide no hacer más excavaciones en la Plaza de la Reina para evitar retrasos y sobrecostes

26/11/2021 - 

VALÈNCIA. Las empresas encargadas de la dirección de las obras de remodelación de la Plaza de la Reina de València han pedido al Ayuntamiento no continuar con las excavaciones arqueológicas en el céntrico enclave. Una solicitud que la unión de empresas formada por el despacho del arquitecto José María Tomás Llavador y la firma Oficina Técnica fundamenta en los retrasos temporales y los sobrecostes que implicaría para la obra continuar con los trabajos arqueológicos.

Los codirectores de la obra remitieron a principios de mes a la concejalía de Movilidad Sostenible, responsable de la actuación, un escrito en el que solicitaban varias cosas, entre ellas no ejecutar las tres catas arqueológicas que, previstas en las obras, estaban pendientes de realizar, y de esta manera dar "por finalizadas las excavaciones arqueológicas correspondientes a las obras de reordenación de la Plaza de la Reina".

Las actuaciones preveían cuatro catas: dos en la zona norte (noreste y noroeste) y otras dos en el este de la plaza, en las proximidades de la calle del Mar. A fecha del escrito sólo se había realizado la noroeste mientras que las otras tres estaban pendientes de ejecutarse.

Pero además de esos trabajos ya previstos, Iberdrola estaba haciendo una zanja en el marco de otras obras independientes en las proximidades de la Catedral, que por sorpresa revelaron restos de una muralla que, se sospecha, pertenecen a la época visigoda. Estos  hallazgos inesperados,  que se consideraron de "gran relevancia", hicieron que se paralizaran tanto la zanja de Iberdrola como el resto de catas sin ejecutar de las actuaciones en la plaza para tomar una decisión sobre qué hacer.

Las compañías encargadas de las obras de la plaza exponían en su escrito de principios de noviembre que habían pasado cinco meses desde esos hallazgos "sin haberse determinado el alcance exacto de la excavación" de manera que iniciar las excavaciones suponía "un retraso significativo en la planificación y ejecución de las obras". Iberdrola, asimismo, comunicó que ya no requería la  zanja para implantar su servicio.

Foto: KIKE TABERNER

Por ello, subrayaban las empresas, la realización de nuevas excavaciones "supondría un retraso de las obras en unos plazos iguales a la duración de la propia excavación arqueológica", además de "un incremento económico superior al 10% del importe del contrato". Apunte este último relevante porque ello podría implicar la necesidad de una modificación del proyecto al considerarse un cambio significativo de presupuesto.

Los arqueólogos municipales sí habían considerado oportuno mantener los trabajos arqueológicos. Por un lado manteniendo la cata noreste -aunque desplazándola un poco al sur-, y por otro, trasladando los trabajos previstos en las catas de la calle del Mar a la zona norte, donde se habían hallado los restos de la muralla.

Sin embago, las empresas que dirigen las obras de la plaza sostuvieron otra opinión: no ejecutar ni trasladar los trabajos de las tres catas pendientes previstas en el proyecto, proteger los restos encontrados en el norte y que Iberdrola tapara la zanja donde estaban los restos de muralla. Y así, proceder a levantar la paralización de las obras en las zonas afectadas por las excavaciones arqueológicas para continuar con la ejecución de la remodelación de la Plaza y evitar retrasos.

Foto: KIKE TABERNER

Restos tapados y disputa competencial

Al final, poco más tarde de aquella misiva dirigida a la concejalía de Movilidad Sostenible, se cubrieron los restos hallados en la zanja de Iberdrola, lo que permite intuir cuál ha sido la decisión consistorial. La Conselleria de Cultura encabezada por Vicent Marzà estaba a la espera de que el consistorio remitiera el plan arqueológico tras los hallazgos para tomar una decisión, algo que, sostienen, está en la normativa, pero esto no sucedió.

Por contra, la concejalía de Movilidad que dirige Giuseppe Grezzi insistía en que era al contrario y que los técnicos de la Conselleria, que ha estado supervisando "en todo momento" las obras y los hallazgos realizados en coordinación "total" con el Ayuntamiento, "son los únicos competentes para decidir qué hacer y qué no hacer". Por ello, la concejalía sostenía que era la administración autonómica "la que ha de dictaminar qué hacer con esos restos" sin necesidad del plan municipal.

"Lamentable"

Tras conocer el informe, el edil del PP, Juan Giner, lamentó la reducción de las catas a una sola y que se haya hormigonado sobre la zanja de Iberdrola "sin esperar siquiera a recibir las correspondientes instrucciones" de la Conselleria en relaciónn a "la necesidad o no de hacer nuevas excavaciones" en las proximidades ded la Catedral como preceptúa la normativa de patrimonio cultural valenciano.

Giner Corell calificó de "lamentable" la decisión de tapar los restos "que va en contra del criterio de la Dirección Técnica Arqueológica de las obras, favorable a ampliar las catas junto a la Catedral para la correcta documentación e interpretación de los citados hallazgos, y que niega el derecho de los ciudadanos a conocer el pasado de su ciudad". Una muestra más, aseveró el edil, de "la insensibilidad, cuando no directamente desprecio, de la actual corporación municipal hacia el patrimonio arqueológico de nuestra ciudad".

El edil popular recordó que la plaza se encuentra en una zona de máxima protección arqueológica y, en particular, en el Área de Vigilancia del Centro Histórico, lo que obliga a los poderes públicos a adoptar las cautelas necesarias para la protección y documentación del patrimonio arqueológico. Asimismo, la Plaza de la Reina forma parte del entorno de protección del BIC Santa Iglesia Catedral Basílica Metropolitana de Santa María y, en parte, del entorno del BIC Templo y Torre de Santa Catalina.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme