Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 18 de enero y se habla de SÍNDROME DE DOWN coronavirus Importaco fernando simón
GRUPO PLAZA

PUBLICADO POR INICIATIVA DE SU PAREJA Y AMIGOS A TRAVÉS DE UN VERKAMI

La voz de Tony García del Río seguirá viva a través de un poemario hecho "desde los márgenes"

'Resistir a les palpentes', la obra póstuma del poeta y filólogo, narra en dos bloques la experiencia de la propia enfermedad y la denuncia a la marginación de colectivos vulnerables. El Verkami ha recaudado 2000 euros en 3 días

29/12/2020 - 

VALÈNCIA. Resistir a tientas observando lo ajeno, siendo consciente de una situación mala para uno mismo, pero poniendo la mirada en injusticias que atañen a otros. Relativizar en cierto modo tu situación con mensajes esperanzadores, fruto de haber interiorizado los abusos sistemáticos que sufren los demás. Canalizar la propia desdicha y utilizarla para algo bueno, para mostrar al mundo tus experiencias, para contar de forma más sabia la de los demás. Eso es lo que hacía Tony García del Río con su poesía: por un lado, narrar la tremenda experiencia de vivir un cáncer; y por el otro, poner el foco en colectivos vulnerables que nunca han tenido voz.  

El poeta y filólogo falleció el pasado 2 de octubre, pero dejó tras de sí un puñado de escritos que ahora, su pareja Teresa Donderis, ha recopilado junto a sus amigos para dar vida a Resistir a les palpentes, un poemario dividido en esos dos bloques: su experiencia en la enfermedad y las vivencias de otros que padecen la enfermedad social del olvido

Antes de fallecer, García del Río iba publicando sus poemas tanto en su blog personal como en Facebook. Teresa Donderis explica a Culturplaza que el poeta, si bien quizás no habría tomado la decisión de publicarlo “porque era muy crítico con su propia poesía”, sí que quería visibilizar de alguna manera su trabajo.  

El proyecto ha sido lanzado a través de una campaña de micromecenazgo. El objetivo mínimo era llegar a 900 euros en 40 días. Han pasado tres y ya se han recaudado casi 2000 euros. “La acogida ha sido maravillosa, estamos alucinados. Vamos a imprimir todos los ejemplares que podamos. Llevaremos el libro a bibliotecas, a congresos...”. Resistir a les palpentes está conformado por dos poemarios: (In)visibles Cesura. Habitació F505El primero fue finalista de los Premios Universitat de València de Escritura de Creación. Además, se incluyen otros poemas independientes y personales del poeta.  

Tony García del Río

‘(In)visibles’: una mirada a los márgenes de la sociedad

En (In)visibles, García del Río narra una serie de situaciones vividas en ocasiones por él mismo, a través de las cuales lanza denuncias a un sistema que “aliena” al ser humano a la cultura del trabajo y la vida mecanizada. Colps mecanitzats de teclat, café de màquina i una sensació d’angoixa als matins quan agafe l’autobúsSoc dues mans que teclegen sense parar (…). El sector serveis no es classe treballadora?”, reza el poema II 

Donderis explica que el poemario habla “de la precariedad laboral y de los colectivos marginados por el sistema. Tony tenía una escritura muy crítica y combativa. Siempre le interesó mucho hablar de personas ‘invisibles’ que nunca han tenido voz”.  

“Les incerteces de qui no pot construir un relat propi se m’acumulen a la boca de l’estòmac (…). Les nits en blanc son l’altaveu dels marges, escribía el filólogo en III, un poema en el que denuncia la situación de los autónomos, las largas listas de espera en sanidad y el discurso de políticos “embaucadores” que perpetúan que colectivos vulnerables permanezcan “en los márgenes”.

‘Cesura. Habitació F505’: la vivencia de la enfermedad

En Cesura. Habitació F505, García del Río pasa a narrar la vivencia de la enfermedad, con todas las emociones que ello conlleva. “En este poemario se ve al profesor y su enfermedad, sus visitas al hospital y el gran peso que le otorga a la palabra ‘cáncer’”.  

Foto: Tony García del Río

“La meua vida, ritme i projectes s’han ralentitzatquasi congelat mentre el meu cos es sotmet a probes, esperes, diagnòstics i tractaments esgotadors amb l’esperança de no desfallir, no caure i seguir caminant. Este fragmento de La sala d’espera narra la lucha interior del poeta y de cómo exprimir aunque sea una gota de optimismo de una situación agorera y sumamente triste 

Esa vivencia del cáncer también está fielmente plasmada en Rayos X, poema que narra la vuelta del poeta desde Estados Unidos a València. Se encontraba en la universidad de Princeton investigando para su tesis doctoral, cuando empezó a encontrarse mal, poco antes de su diagnóstico. El poema entremezcla la experiencia del control de rayos X del aeropuerto con el TAC que se haría más adelante, según explica Teresa Donderis. “La màquina emet un soroll insuportablementre els raigs X busquen al fons del meu cos, les males notícies que tard o d’hora hauré de rebre (…) Vull arribar” 

Tony García del Río 

El autor de Resistir a les palpentes nació en Barcelona hace 32 años. Siendo todavía un niño se mudó a València. Durante parte de su juventud trabajó como administrativo, asegurador o limpiador en El Corte Inglés. En 2010 inició el grado de Estudios Hispánicos. Acabó la carrera e hizo el máster de profesor de ESO y el de Estudios Hispánicos Avanzados. Su experiencia en distintos sectores que no permitían que impulsara su creatividad (aquello de teclear sin parar), potenció que posteriormente plasmara aquellas emociones en el poemario Cesura. Habitació F505. 

Siempre tuvo especial interés por los colectivos vulnerables. Su tesis, de hecho, iba enfocada a estudios culturales alrededor de los kinkis. Su pareja, Teresa Donderis, explica que su poesía “es directa y fluida” y que “todos nos podemos sentir identificados con ella. Por un lado, daba voz a grupos marginados en (In)visibles; y por otro, en Cesura. Habitación F505, “contaba la dureza del cáncer hasta el nudo en la garganta, pero al mismo tiempo invitaba a la esperanza y la vida”. A lo largo de sus poemas, también hacía recorridos por zonas de València como su barrio, La Saïda. Se fijaba en aspectos de la vida cotidiana que pasarían desapercibidos para cualquiera. “Hablaba de quienes están en los márgenes de la sociedad”. El poemario será impreso por Mare Nostrum Gráficas. Incluye fotografías hechas por el propio poeta.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email