GRUPO PLAZA

Ocho compañías se disputan el sistema de la Zona de Bajas Emisiones de València

Foto: KIKE TABERNER
3/10/2022 - 

VALÈNCIA. El Ayuntamiento de València prepara ya la implantación de su propia Zona de Bajas Emisiones (ZBE). Esta medida, a la que obliga la Ley de Transición Energética en las grandes ciudades, debe estar en marcha antes de que finalice 2023, y con el objetivo de descarbonizar el la capital, sólo permitirá el acceso de los vehículos menos contaminantes a determinadas zonas preestablecidas.

Para ponerlo en marcha, el consistorio ha sacado a concurso, a instancias de la concejalía de Movilidad Sostenible, el suministro de todos los equipos para el sistema que gestionará y controlará los 93 puntos de control repartidos por la capital del Túria, por un precio base de 10,8 millones de euros y para un plazo de ejecución de dos años. Ahora, el área de Contratación valora las propuestas recibidas. Son ocho las compañías o uniones temporales que se han presentado a la licitación.

Los grupos de Elecnor, Etralux, Indra son algunas de las concurrentes al proceso junto a otras como Kapsch TrafficCom o el Grupo CPS. Además, se han presentado como uniones temporal de empresas (UTE) la compañía SICE y el grupo Teva; la firma Eysa -gestora de la ORA de València- con Aluvisa; y Pavapark -antigua concesionaria de la grúa municipal- y Acisa.

La adjudicataria del contrato será la encargada de instalar las más de 270 cámaras previstas. Se ubicarían, según los pliegos del concurso, a lo largo de las rondas norte y sur, en los dos márgenes del antiguo cauce del Túria, y en los accesos al casco histórico desde la ronda interior (Colón, Xàtiva, Guillem de Castro) y otros grandes cruces: Cardenal Benlloch-Blasco Ibáñez, Plaza Zaragoza, Plaza de España, General Avilés-Peset Aleixandre y Primado Reig, Avenida Pío XII, el túnel de Pérez Galdós, la glorieta de Gaspar Aguilar o la de Peris i Valero-Ausiàs March.

Ciertamente, todavía no se ha clarificado en qué zonas quedarán vetados los vehículos contaminantes, algo que deberá fijarse en una ordenanza municipal en la que ya trabaja el departamento de Movilidad Sostenible, que encabeza Giuseppe Grezzi. Sin embargo, el contrato prevé dividir la ciudad en cinco grandes áreas.

El Área Norte 1 quedará delimitada por la marginal izquierda del río, la ronda norte y la fachada marítima -sin la UPV, que tendrá un área propia, el Área Norte 2-. El Área Centro comprenderá el espacio incluido desde la marginal derecha del río y la ronda interior -Colón, Xàtiva, Guillem de Castro-. El Área Sur 1 estará delimitada por la marginal derecha del río, la Avenida del Cid y la V-30 -sin el área centro-, a lo que suma Nazaret y Pinedo. Y el Área Sur 2 abarcará los barrios entre la Ronda Sur y la V-30.

La idea es crear tres grandes listas de vehículos: una blanca, otra gris y otra negra. La primera estaría conformado por los vehículos menos contaminantes en función del etiquetaje de la Dirección General de Tráfico (DGT), y que podrán circular por toda la ciudad. Los calificados como grises, por contra, serán los más antiguos y que emiten más CO2, y que tendrán vetado el acceso en algunas zonas. Y los negros lo serán por seguridad: vehículos robados o que hayan tomado parte en delitos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme