GRUPO PLAZA

Corts valencianes

Trini Miró y Marcos Benavent torean al tripartito en la comisión de investigación de 'Taula'

La gerente que sustituyó a Vicente Burgos en la fundación Jaume II explica que se gastaba por encima del presupuesto con Burgos

15/01/2019 - 

VALÈNCIA. El tripartito formado por el PSPV, Compromís y Podemos esperaban este lunes un día grande en la comisión de investigación del caso TaulaNo era para menos, teniendo en cuenta los nombres de los citados a comparecer: la exconsellera de Cultura del PPCV Trini Miró; la sucesora del imputado Vicente Burgos como gerente de la frente de la Fundación Jaume II el Just, Anabel Trujillo, y la garganta profunda de este caso, Marcos Benavent. Pero todas las esperanzas del tripartito se volatilizaron con la demostración de ‘toreo’ de Miró, la declaración escueta de Trujillo y la negativa a hablar de Benavent.

Miró

La mañana comenzó con la exconsellera de Cultura de Camps, Trini Miró. Los diputados del tripartito se pasaron cerca de una hora tratando de sonsacar ‘material’ del despido del exgerente de la Fundación Jaume II el Just Vicente Burgos, que actualmente está imputado en Taula. Según el sumario, de esa fundación presuntamente salieron mordidas para financiar al PP valenciano y para llenar bolsillos de terceros.

Sin embargo, y para disgusto del PSPV, Compromís y Podemos, Miró venía con el discurso aprendido y les toreó como quiso llegando a decirles: "No soy jurista, soy profesora de danza del conservatorio". Su explicación fue sencilla e irrebatible para los diputados de izquierdas. Dos frases se repitieron de forma sistemática sin que nadie fuera capaz de rebatirlas: "Según lo que sé no se cometió ninguna irregularidad. Si hubiera visto algo, hubiera denunciado", y, respecto a Burgos, "no era una persona de mi confianza porque no lo conocía. Quería que la gestión fuera diferente porque había una deuda que se salvó a través de una persona de mi confianza (Trujillo)".

Pese a los intentos de los diputados, Miró no se salió de la línea marcada en ningún momento. Es más, preguntada sobre Francisco Camps y si éste le marcó algún tipo de línea de actuación, la exconsellera repitió lo mismo que lleva el expresidente dice sistemáticamente en los diferente procedimientos judiciales que tiene abiertos: "El conseller está para marcar unas líneas políticas. Se nota que no ha sido usted conseller", le espetó al diputado de Compromís Fran Ferri.

Y además, apostilló: "No tuve ninguna indicación de Camps, pero había que cumplir con el Estatuto de autonomía. No pinte esto como inventos del señor Camps. Las veces que hablé del tema de la fundación fue para decir lo que había que rehabilitar del monasterio de la Valldigna. Ni señor Camps como presidente, ni Puig, están encima de los consellers para decirles qué hacer en cada momento. Camps delegaba en cada conseller".

Trujillo

Tras el rapapolvo verbal de Miró fue el turno de la actual gerente de la fundación, Anabel Trujillo. A diferencia de la exconsellera, Trujillo se metió en el papel de funcionaria y no salió de lo políticamente correcto.

Foto: CORTS/INMA CABALLER

Tan solo tres frases se podrían rescatar como novedosas. La primera fue cuando dijo que "Burgos sí contrató con Cleop y Thematika Events (ambas investigadas), pero desde que se fue Burgos estas empresas nunca se volvieron a presentar". La segunda es que durante su época al frente de la fundación no tenían "caja fija, ni visas ni nada. Antes sí que se viajaba al extranjero y sí que había dietas". Y por último aseveró que "se había gastado por encima del presupuesto de la fundación", pero, preguntada por qué sucedía, esto no lo pudo contestar al no trabajar en aquella época allí. 

Marcos Benavent

Por último llegaba a la comisión la estrella invitada, el autodenominado ‘yonki del dinero’, Marcos Benavent. Pero como en sus últimas comparecencias en comisiones de investigación, su presencia no valió para nada porque se acogió a su derecho a no declarar porque está imputado en la vía judicial.

Solo una frase destacó, la que les dijo a los medios antes de entrar en la sala de Les Corts: "Esta comisión es una pantomima", a lo que añadió: "Vengo porque, si no, vendría la Policía y me pondría una multa; si no, no vendría". Un vez dentro dijo que no iba a contestar ninguna pregunta, y así lo hizo.

Foto: CORTS/INMA CABALLER 
De hecho, esta actitud llevó a los diputados a pedir un informe a los letrados de Les Corts sobre la posibilidad de no contestar a las preguntas. El informe pide una aclaración sobre la última sentencia del Tribunal Constitucional que obligaba a cambiar el dictamen de la comisión del accidente del metro que achacaba responsabilidades políticas a un compareciente.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email