GRUPO PLAZA

análisis

Trump no miente: habrá rebaja de impuestos como prometió en su campaña

La economista jefe del banco alemán en España considera que la propuesta de reforma fiscal "va en la dirección adecuada pero todavía está lejos de ponerse en marcha"

29/09/2017 - 

MADRID. La propuesta que conocimos antes de ayer cumple con la mayoría de las promesas fiscales que había hecho Donald Trump en su campaña. Rebajas de impuestos, tanto a nivel personal como empresarial, y fomento a la repatriación de capitales y a la producción en el país. No obstante, no está exenta de incertidumbre, de ahí la tibia reacción de los mercados. En primer lugar, no se conoce cómo se piensa financiar.  A la espera de la estimación oficial de la CBO, parece que el coste en déficit público de su prometida rebaja de impuestos podría llegar a los 2,5 billones de dólares en los próximos 10 años. Cómo conseguir compensar este déficit sigue siendo desconocido, más allá de las promesas del presidente que se verán compensadas con el mayor crecimiento económico (mayores ingresos), o con los ingresos procedentes de la repatriación de capitales.
 
Un segundo factor de incertidumbre es el político. Algunos miembros del partido republicano se oponen a la eliminación propuesta de las deducciones de determinados impuestos locales o estatales. Mientras, los demócratas critican los nuevos tipos propuestos del IRPF, al considerar que las rentas más altas serán las más beneficiadas (la propuesta es llevar el tipo máximo al 35%, pese a que se deja a discusión poner un tramo al 39,5%, mientras que el tipo mínimo se eleva hasta el 12%, aunque se duplica el mínimo exento).

Por último, se desconoce el mecanismo por el cual la Administración Trump quiere pasar esta reforma. La tramitación legislativa por los cauces normales implicaría mucho tiempo y muchas dificultades. La opción alternativa es tramitarla vía el procedimiento de 'reconciliación', que tiene a su favor el hecho de sólo necesitar 51 votos afirmativos en el Senado, pero en contra, que por ley los cambios han de ser 'neutrales' fiscalmente en un periodo de 10 años. Es decir, que las rebajas de hoy tienen que compensarse en los próximos 10 años con los ingresos suficientes como para que el coste final en términos de déficit sea cero.
 
En resumen, la propuesta de reforma fiscal en la dirección adecuada, pero todavía está lejos de ponerse en marcha. Si finalmente llega, sus efectos deberían ser más crecimiento, más inversión y más fortaleza del dólar. Pero dadas las incertidumbres existentes es pronto para evaluar si realmente estos efectos se van a producir.

Rosa Duce es economista jefe de Deutsche Bank España

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme