GRUPO PLAZA

Turismo prevé tener lista la ordenanza de pisos turísticos de València a principios de este año

10/01/2021 - 

VALÈNCIA. El Ayuntamiento de València ultima ya la ordenanza de pisos turísticos que elabora desde hace un año. La concejalía encargada, la de Turismo, que dirige Emiliano García, prevé tener lista la última versión del borrador a principios de 2021, según explican fuentes del gobierno municipal. El documento gestado durante meses con la Universitat de València vería la luz así el primer trimestre del próximo ejercicio.

Desde el área que lidera García manejan este plazo para empezar, a partir de entonces, el trámite habitual de tramitación de ordenanzas, donde podrán intervenir todos los actores implicados y organizaciones vecinales a través de la presentación de las alegaciones que consideren oportunas. Se pondrá en marcha de esta manera la maquinaria para la aprobación de una normativa municipal anunciada hace casi dos años -a principios de 2019-.

El edil puso sobre la mesa este plazo a mediados de diciembre, tras participar en las jornadas Single Market Forum (SIMFO), organizadas por la Comisión Europea, que precisamente versaban sobre la normativa existente en torno a las viviendas de uso turístico. Las reflexiones allí vertidas han sido trasladadas a la Comisión de Apartamentos Turísticos del Consell Municipal de Turismo.

A juicio del edil, los pisos turísticos, "como toda actividad económica debe ser regulada, especialmente cuando puede ser susceptible de generar un impacto negativo sobre otros sectores o sobre la población". Por ello en los planes especiales que ha elaborado el Ayuntamiento de València tanto en el barrio del Cabanyal -en tramitación aún- como en Ciutat Vella -ya en vigor-, contemplan restricciones a la actividad. Hay que recordar que en 2018 entró en vigor la normativa autonómica de Turismo, Ocio y Hospital, y ahora a nivel municipal se quiere sumar esta ordenanza para el sector.

A priori, la ordenanza se centra especialmente en las viviendas de uso turístico de carácter ocasional y no en aquellas que se consideran profesionales. La primera es aquella que funciona como domicilio habitual de un particular -debe estar empadronado- y que este decide comercializar con fines turísticos hasta un máximo de 60 días al año. La que se conoce como profesional está situada en un bloque exclusivo de viviendas turísticas y no tiene restricción temporal para ser alquilada en todo el año.

La ordenanza es consecuencia directa del Plan Especial de Protección de Ciutat Vella (PEP) que entró en vigor el pasado mes de marzo, y que fija que las viviendas turísticas ocasionales están prohibidas en el centro de València hasta que exista esta ordenanza reguladora del sector. Lo cierto es que, desde que se fijara esta condición y se anunciara la creación de la normativa, se conoce bien poco de su contenido más allá de algunos apartados publicados en Valencia Plaza.

Foto: KIKE TABERNER

Así, la ordenanza en ciernes quiere introducir la obligación por parte de las plataformas de pisos turísticos y de los propietarios de los mismos de dar cierta información sobre su actividad a la administración municipal para asegurar el control de la legalidad en la misma. En este sentido, el borrador reza que el Ayuntamiento "podrá requerir a las plataformas digitales que publicitan y comercializan el alojamiento turístico la información necesaria para el ejercicio de las competencias municipales de supervisión y control público de las viviendas turísticas en la ciudad de València".

Asimismo, el texto en el que se trabaja prevé que el consistorio impulse "acuerdos de colaboración con las plataformas digitales de publicidad y comercialización de las viviendas turísticas" con la finalidad de "facilitar el intercambio de información" para "velar" por el cumplimiento de la legalidad en la implantación del uso turístico en las viviendas. Fragmento este último que viene a concretar la normativa autonómica del ramo, según la cual las plataformas deben "colaborar con las diferentes administraciones" para facilitar la supervisión.

Pero lo cierto es que no sólo afectaría a las plataformas, sino que la ordenanza también podría servir para que los propios dueños de los pisos turísticos tengan que comunicar a la administración alguna clase datos sobre el funcionamiento de los mismos. Por ejemplo, si para alquilar su vivienda turística van a emplear alguna plataforma y, de ser así, en cuáles de ellas se va a ofertar el inmueble. En este sentido, también el dueño tendría que informar si decide cambiar de aplicación o de página. No se trata de información personal o datos privados, explicaron en su momento fuentes consistoriales, y en ningún caso afectaría a los huéspedes de dichos inmuebles, sino sólo a los pisos y a sus dueños.

A la postre, el interés de la administración local es controlar no sólo que se cumple el uso urbanístico fijado para esa vivienda -es decir, que tiene reconocida la compatibilidad del uso turístico en una vivienda-, sino también que no se supera la limitación temporal fijada para los pisos turísticos ocasionales. Y aquí huelga recordar que esta nueva ordenanza se circunscribe -al menos por ahora- a las viviendas de uso turístico ocasionales, no a las consideradas profesionales. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email