Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

MANIFESTACIONES LGTBI DESDE CASA

Un Orgullo de balcones para adentro

Tras la cancelación de los actos del Orgullo LGTBI previstos para el próximo mes de junio, proponemos un acercamiento a través de películas, series, revistas, discos y libros que han marcado a muchos agentes activos de la cultura involucrados en el colectivo, y que han trabajado en algún momento desde una perspectiva comprometida por la diversidad sexual y por la igualdad

9/04/2020 - 

VALÈNCIA. Quién le iba a decir a Judy Garland que el fenómeno atmosférico al que cantó un himno se convertiría en símbolo universal de la lucha por la diversidad sexual: en una de esas banderas que con el transcurrir de las generaciones suma adeptos, al tiempo que deshace la burla reaccionaria. Pero más que eso; medio siglo después, el cromatismo del arcoíris también se impone en los balcones como señal de utopía, como deseo de un futuro feliz ante la crisis sanitaria global que vivimos.

Este año las banderas LGTBIQ+ y las pancartas se quedarán en las barandillas de nuestros edificios, en los nuevos púlpitos populares de petición y celebración masiva. En definitiva, la expresión efusiva de alegría y la manifestación individual solo la podremos emitir hacia nuestro vecindario. Por eso, propongamos vivir un Orgullo diferente, bebiendo de los referentes queer que han marcado a protagonistas de esta València diversa. Hagamos un festival de conocimiento, recomponiendo los pilares esenciales, la teoría y el trasfondo, de un colectivo que sigue mostrando fortaleza ante quienes creen que no es necesario dar ningún paso más.

Liz Dust es probablemente la performer y travesti más destacable de la ciudad; no solo es un personaje habitual de la noche, sino que desde su formación en Bellas Artes ha conseguido encauzar su propia dirección creativa, que le ha catapultado como personaje de espectáculos de artes escénicas, a participar en coloquios, o entrevistar a candidatos a la alcaldía de la ciudad. Para celebrar el orgullo propone su propio manual de vida: "además de La Sirenita (1989), mi película esencial es Hedwig and the Angry Inch (2001)". Asegura que acceder a conocer el filme de Cameron Mitchell fue clave en su trayectoria. "Es el padrenuestro de toda drag o sujeto queer, la conocí al poco de empezar a estudiar porque me la recomendó una compañera al ver el tipo de trabajos que hacía. La protagonista, Hedwig, es una especie de mesías travesti; de su propia expresión y de su búsqueda hace una lección de vida, sin quererlo".

También propone ahondar en Ocaña, retrat intermitent (1978), el documental con el que Ventura Pons describió la vida del pintor y travesti José Pérez Ocaña. "Gracias a Ocaña me di cuenta de que en ciertos momentos existen muchas hedwigs". Precisamente la cinta retrata una Barcelona inhóspita, en pleno postfranquismo, y desvela cómo el fenómeno del transformismo impactó frente a la religiosidad y la política, narrando el travestismo desde el ámbito de lo colectivo y —obligatoriamente— privado. Retrata el momento íntimo e individual de disfrazarse de mujer y la reacción pública.

Uno de los padres de la galería Tactel, Ismael Chappaz, aporta a nuestro festival de referencias muchos materiales en forma de libros y discos. Huye de lo mainstream, que podría recomendar al gran público, para presentarnos las joyas de su colección de adquisiciones recientes. Para abrir boca, el libro de Arthur Evans Brujería y Contracultura Gay: una visión radical de la civilización occidental y de algunas personas que han tratado de destruirla. "Se trata de un manual de supervivencia queer, un ensayo fundamental", pero propone investigar en otros mundos, como el del cómic. "Existe una serie mítica de principios de los años 90, de RG Veda, que conseguí por Wallapop y que me impactó; es un referente a todos los niveles, y el fiel reflejo de artistas de hoy, como Arca".

En su selección músical de vinilos pone el acento en mujeres que están despuntando: "en el fondo es que todo que escucho lo queerizo". Georgia, con su disco Seeking Thrills, sube el ritmo de beats por minuto a nuestra fiesta, con su batería electrificada. "Además, es hija de Neil Barnes, uno de los componentes del grupo electrónico Leftfield y creció en el mundo rave, y es muy queer". Caroline Polachek es otra de las recomendaciones, que "además participa en el último mediometraje, muy recomendable, de la francesa Christine and the Queens, y comparte pantalla con el protagonista de la película imprescindible Sauvage, el también icono gay Félix Maritaud, que aquí hace de fauno". Por último, añade a los grupos Bat For Lashes y Grimes como nuevos estandartes musicales y estéticos de la revolución queer.

La concejala de Acción Cultural, Cooperación al Desarrollo y Migración de València, Maite Ibáñez, por su anterior trayectoria al frente de la gestión cultural de La Nau, ha tenido acceso al conocimiento de mundos muy alejados de nuestro contexto social y etnológico. Y aporta un ítem infalible sobre la necesidad de visibilizar la diversidad sexual desde otras culturas: la música de chicos libaneses Mashrou Leila. "Es un grupo creado por unos estudiantes de la universidad de Beirut, lo descubrí hace diez años y me marcó tanto su música como su sentido reivindicativo". Uno de los temas estrella que interpretan, Fasateen (Huele a jazmín), es considerada como la primera canción homosexual del pop árabe.

"Algunos de sus conciertos han sido prohibidos y su cantante, visibilizando la lucha por la libertad sexual, ondeó la bandera del arcoíris durante el primer gran concierto del grupo, en el festival de Biblos de 2010, todo un gesto icónico para el colectivo LGTBI".

Betto García no solo aporta al panorama valenciano la genialidad desde el trabajo minucioso en su taller de sombreros y complementos, sino que lo compagina con la docencia y proyectos tan caprichosos como revolucionarios; ahora interpreta a su alter ego, Paloma, sacudiendo Instagram a golpe de sketch de humor. Estos días está aprovechando para hacer cosas que no hacía desde hace tiempo, como pintar retratos. Reconoce que entre sus pilares en la lucha del reconocimiento del colectivo "de lo que más ha ayudado a visibilizar es el mainstream, y por ejemplo a todos los milenials gays una serie que nos influyó muchísimo fue Física o Química (dirigida por Carlos Montero, se emitió entre 2008 y 2011) con esa historia de amor protagonizada por Javier Calvo, a cuyo personaje finalmente mata Víctor Palmero; que curiosamente ahora hace de trans en La Que Se Avecina". Pero para conectar de lleno con la reivindicación recomienda ver Veneno, la nueva producción del mismo Javier Calvo junto a Javier Ambrossi. "Me parece una maravilla y estoy seguro de que va a ayudar a muchísimas personas del colectivo trans, porque va a llegar a mucha gente, y porque la Generación Z va a poder conectar con la sociedad en la que hemos crecido, la de hace escasos veinte años". También pide revisitar el mundo Almodóvar, "desde Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón a La Mala Educación, creo que es un universo de magia para conectar de lleno con el sentir del colectivo".

El artista Fran Munyoz se queda refugiado en su estudio, entre pintura y lienzos, pero recomienda la presencia en nuestras manos de una publicación periódica con sello LGTBI y mucha actitud: Chapelle Mag. Dirigida por su amigo, el estilista Eduardo Jairycovich, el magazine de estilo "es imprescindible porque fundamentalmente muestra desde el mundo de la moda una forma de ver la vida diferente, es una revista muy reivindicativa en todos los sentidos, en la estética; gracias a los primeros números de Eduardo vi el reflejo de lo que soy, e introduce también todo lo que veo en mi arte". La publicación es una joya de composición fotográfica para editoriales de moda, a las que entremezcla entrevistas y trabajos alineados en la misma órbita que sus creadores: artistas como África Peñalver, Carlos Hache o Sebastián Delgado han aportado golpes de creatividad a sus casi veinte números publicados.

Por último, el diseñador gráfico Chavo Roldán, desde Democràcia Estudio, se implica en el análisis conceptual de cada proyecto, y ha sido autor de campañas tan potentes como la del Igual-ment Fest (2017). Nos presenta su lista de básicos para este Orgullo de andar por casa. Primero, pone banda sonora: "Beth Ditto me parece imprescindible, de ella me gusta todo; está casada con una mujer y ya hizo un alegato por derechos LGTB con su canción Standing In The Way of Control. También pondría bien alto en la lista a la deejay trans Honey Dijon, a Lil Las X, Perfume Genius o John Grant». El diseñador también pone el acento en la visibilidad bisexual; "las personas bisexuales son las más olvidadas de todo el colectivo, y recomiendo ver una película muy buena, Sobreviviré (Alfonso Albacete y David Menkes 1999) en la que un chico se declara bisexual y su entorno lo trata como homosexual no aceptado". Para poner una nota artística, pide echar una ojeada al trabajo de Pedro Lobo, "un amigo y diseñador murciano, que hace moda muy interesante y ponible, pero que en absoluto es lo que se pondría todo el mundo".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email