X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 17 de noviembre y se habla de policía local energía fotovoltaica VGP circuito del motor dealz
GRUPO PLAZA

memorias de anticuario

Un otoño plagado de arte: de Dubuffet en el IVAM al Centre del Carme

13/10/2019 - 

VALÈNCIA. El IVAM inaugura el otoño con Jean Dubuffet. Sin duda va a ser la exposición del otoño en València. No siempre se puede traer una muestra tan completa de un maestro, clave en el arte del siglo XX, y que puede considerarse padre de todo un genero. En este caso hablamos del padre del Art Brut. Un repaso por la vida, pensamiento y obra de Jean Dubuffet, gracias al apoyo de del MUCEM de Marsella en coproducción con el IVAM  y el MEG (Museo de etnografía de Ginebra), y con el apoyo de la fundación Dubuffet de París y la colección de Art  Brut de Lausana. El número e importancia de las instituciones implicadas da muestra de lo complejo y ambicioso de su gestación. Comisariada por Baptiste Brun y Isabelle Marquete, la exposición que no es más que la plasmación de las ideas del artista francés, se cuestiona todo lo que hasta ese momento parecía intocable y canónico: todo aquello que tiene que ver con la definición de arte. La primera idea que se nos viene a la cabeza es la de ruptura, pero a través de la libertad. Esculturas, dibujos, pinturas, arte tribal, y publicaciones completan una muestra que es, ante todo, didáctica más que puramente estética o de mera exaltación del genio, algo que debería ser más habitual en antológicas de artistas cuya obra está envuelta en cierta complejidad de ideas que pueden llevarnos al equívoco, insertadas en un universo creado a base de referencias externas incluso de otras culturas.

La exposición de Dubuffet no es una muestra al uso. No se trata de una exposición sólo de tipo contemplativo, que también, (como lo era en otro grado de excelencia la recientemente clausurada de Léger), sino que es una llamada a la reflexión sobre la idea de qué es el arte y quienes pueden ser sus protagonistas. Dubuffet cuestiona lo que parecía inamovible hasta ese momento y tambalear los cimientos mismos de la idea comúnmente aceptada de artista, obra de arte de técnica etc. Dubuffet también cuestiona hasta la negación la supremacía del arte occidental y denominaciones etnocentristas como la de arte primitivo. Nuestro artista reivindica las llamadas “alteridades artísticas” que venían a ser aquellas actividades creativas fuera de toda categoría y que la crítica se ha dedicado a menospreciar. El artista, que puede ser cualquier, para Dubuffet, debe poder cuestionar e incluso subvertir los valores establecidos en que se fundamenta la cultura y su orden. Dicho esto claro que el arte, y qué arte, esta presente en las salas del IVAM: escultura de un lenguaje inconfundible e imborrable, otras obtenidas trabajando la propia naturaleza (objetos encontrados), obras pictóricas en la frontera entre la figuración y la abstracción en las que Dubuffet trabaja “lo matérico” de forma magistral, el dibujo veloz a la par que naïf y caricaturesco entre la torpeza y el virtuosismo por paradójico que parezca… y así todo un universo entrañable y humano de un artista que quiso, y en cierto modo logró, ser un anti-artista.

Una muestra imperdible- recomendable para visitar con los más pequeños- que además cuenta con una importante y sugerente obra escultórica cedida generosamente para la ocasión por la fundación Hortensia Herrero, por lo que ya sabemos que el artista francés será uno de los protagonistas de la colección que se instalrá en la sede de la calle del mar.

Sebastián Nicolau en Bancaja

Bajo el título Land, como mundo o país interior, y comisariada por Alfonso de la Torre, Bancaja presenta una exposición que de alguna forma es un repaso a toda la carrera de Sebastián Nicolau (1956), uno de los artistas plásticos de trayectoria más sólida e interesante de los últimos cuarenta años. Una de las tareas más difíciles en la plástica actual es buscar un camino propio y Sebastián Nicolau está empeñado en ello y lo consigue. Trabaja con una pulcritud científica, pero detrás existe todo un ideal artístico, todo un imaginario. Una exposición impecable, muy pensada desde el punto de vista visual desde el cromatismo hasta la cuidadísima iluminación y la creación de diversos espacios, concebidos como ejes temáticos dentro de los cuales interactúan las distintas piezas, que no tienen necesariamente que pertenecer a la misma etapa de creación pero que sin embargo se remiten unas a otras. Un solido discurso artístico a através de un lenguaje personal que modela nunca mejor dicho con el empleo de las más variadas técnicas y materiales: óleo sobre lienzo, dibujo, trabajo escultorico del aluminio, del metal, madera, fotografía con tratamiento informático... El resultado parece sencillo por esencial y por eliminación de cualquier decorativismo superfluo, pero realmente se trata de un trabajo complejo en el que el intelecto, poética y el trabajo manual, de una artesanía que parece escondida. Llama la atención que aunque no lo parezca, durante estas más de cuatro décadas hay un hilo conductor sutil en toda su obra que logra el diálogo entre obras que se llevan décadas y de técnicas completamente distintas. Sebastián Nicolau en los últimos años trabaja las planchas metálicas creando claroscuros y sinuosidades de gran elegancia elegantes, pero también crea trampantojos por medio del óleo sobre lienzo a través de una técnica de meticuloso virtuosismo. Sebastián Nicolau tiene una mirada hedonista del arte, no cuestiona nada, nos aproxima a su idea de belleza, y parece cuestionar la división posiblemente convencional, pero no real, entre escultura y pintura.

Otras exposiciones interesantes que se pueden visitar en Bancaja son la excelente dedicada a Julio Romero de Torres y la también interesante dedicada a Jorge Ballester, integrante del Equipo Realidad.

 Foto: FUNDACIÓN BANCAJA

Alquerías Bombas Gens

En en centro de arte del barrio de Marxalenes la exposición mas reciente “Heréncies. Les alqueries de l´horta de València”, nos traslada al pasado etnológico y rural de la ciudad, evocando el mundo de las alquerías de la huerta que rodeaba València desde época musulmana. Al parecer, de una vez por todas se percibe, desde hace un tiempo acá un creciente interés por este rico mundo de la cultura generada por el entorno agrario de la urbe. La alquería como unidad constructiva merece ese reconocimiento y aunque han desaparecido buena parte de estas, no es tarde para la recuperación de ese mundo a través de su restauración y por medio de exposiciones como esta. Una pequeña exposición de carácter etnológico, arqueológico e histórico, empleando para ello piezas obtenidas de excavaciones. De paso, ya que estamos aquí, no olvidemos que pueden visitarse la excelente muestra dedicada a Nicolás Hortigosa, de la que ya hablé en su momento, y la dedicada a la fotografía japonesa en torno al colectivo Provoke (1968-1970). 

Bombas Gens expone una muestra sobre el mundo de las alquerías.

Adquisiciones de la Generalitat en el Centre del Carme

Crucemos de nuevo el antiguo cauce para finalizar en el Centre de Cultura Contemporánea del Carme que expone un conjunto de obras adquiridas por la Generalitat de València en 2018 a través del llamado Pla Incentiu del Patrimoni Artístic Valencià, con la intención de dinamizar el mercado del arte contemporáneo y reunir a través de estas obras la representación de lo que es el estado de la creación de la comunidad. Las obras que estarán expuestas hasta el día de enero de 2020. No puede seducirle igual forma a uno todo lo que se expone, pero la muestra tiene un nivel general magnífico. En un contexto artístico complejo, hoy en día me siento atraído por aquellos que me invitan a preguntarme cosas o ver mi entorno de una forma diferente, sin abandonar el interés por la seducción estética del espectador. Especialmente me sedujo la fotografía entre poética e inquietante del castellonense Vicente Tirado del Olmo que retrata urbanización costera de nuestras tierras. Excelente adquisición de la obra del recientemente fallecido Joan Cardells, de una serena belleza propia del maestro que es. Profunda reflexión sobre la pervivencia de los modos de vida con el cambio de las generaciones la del valenciano Pedro Ortuño, con la obra fotográfica, de video e instalación “Reina”. Una obra necesaria diría yo. Fantástica la serie dibujística de la villenense Lorena Amorós “Relatos compartidos 2015-2018” en la que se pregunta si podríamos ser la reencarnación de alguien que vivió en el pasado y con quien nos identificamos personalmente. No me digan que no es interesante. Ella lo hace con una naturalista norteamericana Marta Maxwell. Ahí queda eso. Fantástica en todos los sentidos la monumental obra del oriolense Rosell Meseguer “Proyecto Ovni archive” (2010). El artista parece que habla del fenómeno ovni, cuando en realidad nos ofrece una reflexión sobre el concepto de archivo y su manipulación para conducirnos al equívoco, al trampantojo. La muestra la completan obras de Fuencisla Francés, Juan Olivares entre otros nombres importantes. Es de desear que estas adquisiciones públicas sirvan de impulso y que el mercado-que es lo importante- respalde el trabajo de estos artistas para que puedan permitirse continuar con sus carreras.

Exposición sobre adquisiciones del la Generalitat en el Centre del Carme

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email