GRUPO PLAZA

crónica por los otros / OPINIÓN

Un verano diferente…

Este año son unas vacaciones diferentes a cómo las había pensado y sobre todo si me traslado y echo la vista atrás al año pasado. Hace  pocos días que cumplí años. Y cada 11 de Agosto hago balance del año que despido con la entrada del nuevo y este año me cuesta hacerlo. Hacer balance en momentos tan inseguros me resulta algo complicado

15/08/2020 - 

Este año puede convertirse en el año de los retos. Cambios de todo tipo que nos dan la oportunidad de enfrentarnos a la vida de manera más respetuosa. Respetuosa entre las personas y con el medio ambiente. No es la primera vez que escucho corrientes que, al margen de los estudios científicos,  hablan de la pandemia como un “capricho “ de la madre naturaleza para parar el deterioro al que el ser humano estaba exponiendo el planeta tierra. 

La pandemia está siendo una lección de vida en muchos sentidos y nos está ayudando a posicionarnos en este mundo de otra manera. 

Algunas personas somos de la opinión que el mundo que estamos creando se estaba perdiendo y había perdido valores o criterios imprescindibles y más humanos.

No sabemos donde acabará pero a día de hoy al menos la pandemia ha puesto el freno de manos y nos ha hecho pensar, analizar y cuestionarnos algunos aspectos de nuestras vidas y nos ha enseñado que se puede vivir de otra manera. 

En general y sin pretender ser absoluta, tengo la sensación que tanto a las personas damnificadas por el virus de alguna manera, como a las personas que de momento no nos ha afectado de manera directa ni sanitariamente la salud, hemos aprendido a vivir sin demasiados planes,  y disfrutar de las pequeñas cosas. 

Esta pandemia nos ha brindado la posibilidad de disfrutar de algo tan sencillo e importante que hacía tiempo se nos había olvidado: pensar qué queremos para nuestras vida.

Este mes de Agosto, con vacaciones de por medio para quien las tenga, puede ser buen momento para esto, para pensar. Vivimos un verano diferente que nos puede brindar la posibilidad de analizar y pensar cómo nos vamos a enfrentar a este nuevo “curso” y a la  vuelta al trabajo con toda la incertidumbre  que nos rodea. Una incertidumbre que viene para quedarse y para replantearnos nuestro modelo de vida. 

Mi balance cumpleañero… 

Quienes me conocéis ya sabéis  que cada año con motivo de mi efeméride , me permito la licencia de hacer un  “balance cumpleañero”. 

 Con un contexto tan inestable como el que la pandemia actual nos hace vivir y con la dificultad de planear cualquier aspecto hoy día, más cómoda y segura me siento, al menos más fácil se me hace planear. 

Y es que me resulta curioso que  con tanta incertidumbre me sienta en uno de esos momentos vitales fuerte y con mucha energía.

Con la incertidumbre que nos invade, con los dramas que se han vivido por el COVID-19 y con las consecuencias de la pandemia que no han hecho más que empezar, me cuesta hacer un balance.

Aún con todo me sigo sintiendo una chica con suerte y afortunada en muchos sentidos, por la familia que tengo y la gente que me rodea y que cada año a pesar de los baches que nos pone la vida siguen ahí. Este año vuelvo a sentir mucha fuerza (cada vez más) y mucha energía para seguir el camino que estoy trazando aún con el duelo de las pérdidas que siempre conllevan determinadas decisiones y que duelen  pero son pérdidas que hacen fuerte y me  convencen del camino hacía  dónde voy. 

Hace tan sólo un año, a día de hoy estaba en mi querida isla de Lamu , en Kenia, disfrutando una vez más del proyecto maravilloso One Day Yes que sigue, por cierto,  luchando en época de pandemia para sacar adelante el proyecto eco-educativo de Twashukuru Eco-School . Este año el sacrificio de no haber podido ir a Kenya me ha brindado la oportunidad de disfrutar de unas vacaciones en el pueblo. 

Un año después nunca hubiera imaginado dónde estaríamos a día de hoy, todo lo que habríamos vivido y toda la incertidumbre que nos rodea . Mi balance de este año que he vivido para por ahí, por la lección de vida que todavía estamos viviendo.  

Un balance que se basa también en el aprendizaje por aprender tantas cosas en pocos meses y por sentir que estamos en momentos de cambios.  Cambios que pasan desde estilos de vida, de gestión del tiempo, de las relaciones familiares, personales y laborales… algunos de estos cambios han venido para quedarse.

La semana que viene… más!

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email