GRUPO PLAZA

grand place / OPINIÓN

Una butaca para el caso Dreyfus

Foto: R.L.
28/06/2022 - 

Aquél cine medio vacío, con paredes de un lechoso color vainilla que ya amarilleaba y butacas azul azafata, al uso de la última reforma de finales del siglo XX, volvía a abrir sus puertas con las medidas restrictivas obligatorias año y medio después de la pandemia. Corría el Año I d.C. -después de la covid- cuando apareció en pantalla el capitán Dreyfus ante un público enmascarado y separado por la distancia mini legal, ávido de cultura, aire y normalidad, no de la Nueva Normalidad.

La guerra sobrevenida poco después en el TerritorioEuropa acabó de perfilar un periodo de terror que, como durante el Termidor, acabaría en sangre y fuego. A finales del siglo XIX, Alfred Dreyfus no podía imaginar que su castigo ejemplar desembocaría en dos guerras mundiales. Acusado falsamente de antisemita, el capitán Dreyfus fue despojado de todos sus honores y sus galones en el patio de armas, tras partirle su sable por la mitad en un ritual castrense.

Ni siquiera Émile Zola fue capaz de parar la injusticia que se estaba cometiendo contra el capitán francés, ya encarcelado. “J’Accuse…!” fue el artículo escrito en su defensa y publicado en primera plana por el diario francés L’Aurore, bajo el subtítulo de “Cartas dirigida al Presidente de la República”. El caso Dreyfus pasó a la historia de la ignominia de la política exterior de Francia. Y así se escribieron muchos capítulos de la Historia en mayúscula, con pequeños sacrificios, muchos de ellos, anónimos.

La Historia seguía escribiéndose en el cálido verano centroeuropeo de 2022, en la pequeña ciudad bávara de Schloss Elmau (Alemania). “Nosotros, los líderes del Grupo de los Siete (G7), somos firmes en nuestra solidaridad con Ucrania y reafirmamos nuestro compromiso inquebrantable de apoyar al gobierno y al pueblo de Ucrania en su valiente defensa de la soberanía y la integridad territorial de su país, y en su lucha por un futuro pacífico, próspero y democrático”.

La declaración inicial de los siete del G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido) más la Unión Europea pretendía destacar las acciones de la UE para apoyar a Ucrania y sancionar a Rusia. El discurso destilaba un ligero tono distópico que recordaba, en retrospectiva, los mejores tiempos del Soviet Supremo.

“Seguiremos proporcionando apoyo financiero, humanitario, militar y diplomático, y apoyando a Ucrania durante el tiempo que sea necesario. Al hacerlo, nos comprometemos a demostrar responsabilidad y solidaridad globales trabajando para abordar los impactos internacionales de la agresión de Rusia, especialmente en los más vulnerables”.

-La Tieta acababa de escucharlo en la radio -aparato que emitía sonidos y voz  través de las ondas-. ¿Nadie más se había dado cuenta? Estaban anunciando una guerra sin fin, de una guerra sin tregua. Te paso el texto. ¿Lo has visto David?

-Estaba claro, Laura. Es muy normal y era necesario que debieran “subrayar la responsabilidad de Rusia por el aumento de los precios de los alimentos y la energía, y el aumento de la inflación”. No sé de qué te extrañas. Recuerda el caso Dreyfus…

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme