X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

Sebastián Cucala / presidente del Colegio de Administradores de Fincas

«Una ley restrictiva con los apartamentos turísticos puede generar un circuito ilegal»

21/06/2019 - 

VALÈNCIA.-Las comunidades de vecinos necesitan, más que nunca, a los administradores de fincas. No solo para que les asesoren en materia fiscal, sino por la normativa de apartamentos turísticos y la morosidad acumulada, que supera los 178 millones de euros. Así lo defiende Sebastián Cucala (València, 1970), nuevo presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Valencia-Castellón, quien también trabaja en la digitalización de la corporación y en impulsar facetas como la mediación. Vienen tiempos de crisis inmobiliaria —dicen los agoreros— pero está convencido de que sus servicios seguirán siendo tan reclamados o más.

— En València, un 80% de los edificios tiene administrador. ¿Qué ventajas representa para los propietarios?

— Disponen de un profesional altamente cualificado para dar respuesta a todas las exigencias de la ley. Si además está colegiado con nosotros, tiene una cobertura de asesoría y seguro de responsabilidad, que sirve como garantía en caso de incidencia o mala praxis. Hay pequeñas comunidades donde el presidente se encarga de las tareas administrativas, pero cada vez se está complicando más. Imagine a una persona mayor que deba presentar un escrito telemático, o a cualquier otro que no esté familiarizado con la nueva normativa tributaria.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

— ¿Qué obligaciones fiscales, todavía poco conocidas, tienen las comunidades vecinales?

— En aquellas comunidades donde haya un tráfico económico superior a tres mil euros anuales hay que presentar modelos informativos muy concretos. Si hay una persona  trabajando para la finca, también existe la obligación del IRPF trimestral. Y los edificios con ingresos, como los que tienen una antena o un cartel en la azotea, deben presentar el IVA de ese alquiler y someterse a la supervisión de Hacienda. El incumplimiento de cualquiera de estas obligaciones puede contraer sanciones económicas bastante elevadas; las he llegado a ver de cinco mil y seis mil euros.

* Lea el artículo completo en el número de junio de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email