Hoy es 18 de julio
GRUPO PLAZA

el líder del pp mete presión a sus dirigentes y marca como debates la financiación y el agua

Una sola bala: Feijóo advierte a Mazón y Catalá de que se la juegan al todo o nada en las elecciones

Foto: MARGA FERRER
6/02/2023 - 

VALÈNCIA. El PP anda crecido. A nivel nacional y en la Comunitat Valenciana. La imagen de este fin de semana, de multitud de lecturas internas con cierre de heridas, imágenes de unidad y la búsqueda del voto del centro-derecha, deja claro que el partido se ve con opciones de ganar en las próximas citas electorales. Pero a la llamada del "a por todas" lanzada por el líder de los populares, Alberto Núñez Feijóo, se unió una advertencia clara que le concierne a él mismo y a los dirigentes autonómicos Carlos Mazón y María José Catalá: o ganan o a casa. Una oportunidad. Se la juegan conjuntamente a una única bala. 

El partido celebró en el Museo de las Ciencias, durante el sábado y el domingo, su 26ª Intermunicipal. La clausura tuvo lugar ante un auditorio de unas 4.000 personas según la organización. En primera fila, presidentes autonómicos como Isabel Díaz Ayuso (Madrid), Juanma Moreno (Andalucía), Alfonso Rueda (Galicia), Alfonso Fernández Mañueco (Castilla y León) y Fernando López Miras (Murcia). "Salimos de aquí enchufados", dijo Feijóo ante el ambiente de subidón. El líder del PP dejó clara la importancia de la Comunitat Valenciana de cara al próximo 28 de mayo. Tienen que ganar la Generalitat y el Ayuntamiento de València. El territorio es actualmente el feudo socialista de mayor importancia y la alcaldía de ciudad se encuentra en manos de Compromís. Por lo que la gran batalla electoral entre izquierda y derecha se libra aquí con unas encuestas muy igualadas. 

La protagonista del sábado fue la instantánea entre los expresidentes del Gobierno José María Aznar y Mariano Rajoy en torno a Feijóo. Una foto que el anterior líder del PP, Pablo Casado, no logró y que se repitió ayer domingo al inicio del mitin de clausura en lo que supone unidad tras años de enfrentamientos y malas relaciones. Ambos se quedaron el fin de semana completo en la ciudad, cenaron juntos con Feijóo y hubo salida a hacer deporte por el río incluida (Rajoy a andar y Aznar a realizar entrenamiento de series). Luego llegaron de escuderos del presidente popular al evento. "En más de una década no habíamos visto una imagen así. Es algo muy potente para nosotros. Era ahora o nunca", comentaban miembros de la formación. 

Isabel Díaz Ayuso, Carlos Mazón, Cuca Gamarra, Mariano Rajoy, Alberto Núñez Feijóo, José María Aznar y Ana Botella. Foto: MARGA FERRER   

'Under pressure'

El domingo, el mensaje de Feijóo fue dirigido a los candidatos municipales y autonómicos para salir a ganar. Y no de cualquier forma, sino con una mayoría suficiente como para gobernar sin excesiva dependencia de socios y coaliciones. Es decir, de Vox. El dedo señalador apuntaba especialmente a Mazón y Catalá. 

El líder del PP empezó por él mismo. "Cuando me elegisteis presidente os dije que me ponía a disposición si volvíamos a ganar. Si no lo consigo, no merezco ser presidente del partido. Por tanto, ayudadme un poco para que pueda estar un tiempo, echadme una mano", afirmó. A continuación, lo hizo extensivo a los dirigentes valencianos. "Carlos y María José, estamos aquí en València para apoyaros, pero hemos venido a meter un poquito de presión. Es lo que tiene que hacer el míster antes de empezar la liga. El PP necesita esta comunidad y la necesita España. Es preciso que València vuelva a cumplir el pacto constitucional", aseveró.

"No os oculto que venimos aquí a por las mayorías. La que hay que pelear es la mayoría absolutamente indiscutible. Un gobernante puede ser más útil cuando tiene una mayoría contundente que le permita tomar decisiones. Quiero las mayorías suficientes para gobernar, porque facilitan un mejor Gobierno. Y el pueblo tiene a quién pedirle responsabilidades", pidió Feijóo al PPCV. Casi nada. 

El líder popular recordó que una de sus noches más felices fue la de la victoria de Juanma Moreno en la Junta de Andalucía. Y ahora, dijo, aspira a la Comunitat Valenciana. "Necesito que esta comunidad vuelva a levantar el ánimo, a currar, a gastar menos y a pagar lo que se debe para crear empleo, bajar impuestos y tirar hacia arriba. Es en lo que nos hemos especializado en los 15 años de gobierno del PP. El recado va para todos. Esto tiene que ser una tierra autónoma. València tiene que volver a ser la capital turística, innovadora y abierta que teníamos. Esta tierra no puede ser el satélite de nacionalismos ni la plataforma de los peores ejemplos de populismo. Tiene que volver a ser faro de buena gestión", indicó.

Foto: MARGA FERRER   

Feijóo asumió compromisos como "seguir impidiendo el avance del independentismo" y acometer reformas estructurales en la economía, donde ve compatible bajar impuestos con mejorar los servicios públicos. Y puso el foco en la reforma de la financiación autonómica y en el "agua para todos" como los grandes debates territoriales si llega al poder. 

Se mostró "seguro de que el PP puede ganar" porque "nunca" ha visto "tan nerviosos" a sus adversarios y censuró los efectos de la "disparatada" ley del 'sólo sí es sí' por ser "letal" para las mujeres con las rebajas de penas a agresores. En este sentido, fue muy crítico con las coaliciones, como la del Gobierno de Pedro Sánchez, y le exigió que "si sus socios no le dejan gobernar, ¡váyase! ¡y convoquemos elecciones otra vez!". Una frase con la que emuló la famosa de Aznar del "váyase, señor González". 

Brazos abiertos (a Ciudadanos)

En la palabra lo precedieron Carlos Mazón y María José Catalá, quienes aprovecharon para reivindicar su "política de brazos abiertos a absolutamente todos" en una clara referencia a la captación de cargos de Ciudadanos. El más relevante hasta la fecha ha sido el de la exportavoz de Ciudadanos en Les Corts Ruth Merino, cuyo salto al PPCV se anunció oficialmente esta misma semana. La que fuera síndica naranja llegó al mitin acompañada del diputado autonómico Miguel Barrachina. Y si pensaba que iba a pasar desapercibida, estaba equivocada. 

Primero fue un saludo con Feijóo de la mano de Mazón. Luego, este último le hizo ponerse de pie ante el auditorio mientras hacía gala de la promesa electoral de acometer "la revolución fiscal más ambiciosa en la Comunitat". "La reforma la ha hecho gente muy capacitada en el partido, pero también gente que se acaba de incorporar. Un abrazo muy fuerte de bienvenida a Ruth Merino", dijo Mazón pidiendo un aplauso para ella. Aunque no había aplausómetro en el recinto, lo cierto es que su aterrizaje no ha provocado una alegría generalizada en el partido ante la posibilidad de que vaya en la lista de Les Corts. 

   

El presidente del PPCV destacó que la Comunitat Valenciana es el punto de partida para echar a Pedro Sánchez del Gobierno. "Digo yo que si lo que pasa en València y en la Comunitat va a ser clave; que si el PP celebra este acto, uno de los más importantes, aquí; que si nuestro himno regional va a sonar dos veces en la Intermunicipal; y que si una ilicitana gana el Benidorm Fest es oficial que el cambio arranca en València", enumeró. 

Mazón abogó por "poner en marcha" esta autonomía "sin espectáculos", con "responsabilidad" y "sabiendo hacer las cosas". "La situación es difícil y estamos responsabilizados con ella. Sabemos lo que tenemos que hacer y lo vamos a hacer", aseguró. Criticó la gestión del Ejecutivo de Ximo Puig en asuntos como las listas de espera, el déficit, las placas solares, los problemas en la concesión de ayudas, la fuga de sanitarios, el requisito lingüístico o el agua. "No es posible que el Gobierno más caro de la historia de la Comunitat con un crecimiento del gasto político en el sector público de un 80% diga que ahora hace una auditoría", censuró. 

Mazón comentó que "no puede ser que no se luche por nada, no se reivindique nada con la financiación ni con el agua" y que haya "ocho partidos peleándose todos los días". "Yo quiero un partido y un proyecto sabiendo a dónde vamos. Quiero blindar la sanidad pública, un pacto por la libertad educativa y sacar la ideología política de las aulas de nuestros hijos. Quiero venir aquí con Feijóo a anunciar que ya tenemos nuevo sistema de financiación. Pero también vamos a hacer aquí nuestros deberes", señaló. 

Foto: MARGA FERRER   

Por su parte, Catalá hizo hincapié en que el lugar en el que se celebraba la Intermunicipal es su "kilómetro cero". "Mi proyecto de ciudad es acabar el río y llevar la ciudad al mar como siempre quiso Rita Barberá", indicó. La figura de la exalcaldesa, fallecida en 2016, ha sido reivindicada en multitud de ocasiones durante el evento. Un intento del partido de reconciliarse con su figura tras forzar su marcha e incluso votar por su reprobación en mitad de la investigación del caso Taula

"Queríamos que este acto fuera aquí. Aquí sobran las palabras. Estáis en la postal de València, en la apuesta del PP por la ciudad. Somos herederos de las grandes alcaldesas de España, entre ellas nuestra añorada Rita. No sólo nos sentimos orgullosos por ella, somos los únicos que vamos a poner en valor a Rita. Hoy lo que veis es el legado de una persona que sentía devoción por la ciudad", aseveró con los aplausos de un auditorio en pie mientras también prometió que el Puente de las Flores llevará su nombre.

Catalá acusa a Ribó de "malfaener"

Catalá afirmó que necesita "el respeto con el que mira València a Feijóo y el cariño y los ojos dulces con los que mira Mazón a la ciudad de València". Seguidamente, se dirigió al líder del PPCV anticipándose a lo que Feijóo les reclamaría después: "Carlos, València es cosa tuya y mía. Nos lo decimos todas las mañanas: menudo lío. Sabemos que esta ciudad es necesaria para el PP. Esta ciudad necesita una alcaldesa a tiempo completo. Sé la responsabilidad que tengo, aquí no estamos para que unas siglas ganen sino para gobernar", afirmó. 

La portavoz popular en el Ayuntamiento remarcó que las ciudades son "el punto de partida del fin del sanchismo, de lo que nunca debió pasar en España" y que "es la hora de la dignidad y la sensatez. En su opinión, "València es mucha València y no necesita desgana, apatía, pereza, mirada hacia el norte y dedicación a tiempo parcial", en referencia al actual alcalde, Joan Ribó. "El alcalde se presenta como candidato a dirigir la ciudad a rastras porque para él es un embolao guapo, como dijo. A esta actitud la llamamos actitud de malfaener y València no se merece esto", remarcó Catalá, quien pidió que aquellos que no reconocen las siglas a las que votaron "vuelvan a casa". 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme

Acceso accionistas

 


Accionistas