Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

precursor de la educación en Artes Visuales

Una tesis doctoral rescata la memoria de Rafael Pérez Contel 

2/06/2020 - 

VALÈNCIA. Profesor de dibujo, pedagogo, escritor e intelectual republicano. Una tesis doctoral defendida recientemente por el experto Alejandro Macharowski en la Facultad de Magisterio de la Universidad de Valencia (UV) rescata la memoria de Rafael Pérez Contel. El trabajo lleva por título Rafael Pérez Contel, precursor de la educación en Artes Visuales. Estudio de caso sobre su acción docente en centros valencianos, una investigación que describe el trabajo pedagógico de este reconocido escultor valenciano. Para fundamentar su actividad educativa, el ambiente bajo el franquismo y las actividades desarrolladas en el aula, se recogen testimonios de exalumnos, familiares y personas allegadas. Algunos de estos testimonios son el de Carlos Plasencia, Ricardo Juan Ballester, Vicente Álvarez Rubio, Rafaela Sanchis, Joan Ramos Monllor, María José Juan Ballester, Rafa Calduch, Ramón Pelegero Sanchís -conocido como Raimon-, el de su nieto, Pablo Pérez García, o el de su hijo Juan Pérez Zarapico, quien continúa la vocación docente de la familia como profesor de dibujo en el instituto Reino Aftasí de la ciudad de Badajoz. 

En el trabajo se visibiliza su importante labor educativa y se profundiza en los antecedentes pedagógicos aplicados a través de La Institución Libre de Enseñanza (ILE), creada en 1876 por Manuel Cossío y Francisco Giner de los Ríos; una nueva pedagogía promovida por el gobierno de la Segunda República Española (1931-1939). De este modo, Pérez Contel, renueva la realidad de la educación artística a pesar de convivir con un régimen con el cual no comulga, valora la importancia en la formación del arte, la cultura y las técnicas gráficas. Es el precursor de lo que hoy conocemos como la especialidad artística en bachillerato. Su trabajo como editor de textos escolares con grabados originales de sus alumnos es innovador y revolucionario. Puede consultar el trabajo aquí

Sobre Rafael Pérez Contel

Rafael Pérez Contel (1909-1990) nace un 24 de octubre de 1909 en Villar del Arzobispo, pueblo perteneciente a la comarca de La Serranía, ubicado a cincuenta kilómetros de la ciudad de València. Es el segundo hijo de una familia de origen humilde, su abuelo materno, Marcos Contel Aparicio, herrero del pueblo, es quien descubre las habilidades artísticas del niño. Su madre le enseña a leer y a reconocer los números. Su primer maestro es Demetrio Gil de Boix, quien le alienta a que ingrese en la escuela antes de tiempo. Sus progresos son tan prematuros que sin haber cumplido la edad reglamentaria es matriculado en la escuela. Cuando su padre se queda sin trabajo, la familia se muda a València al considerar que en la ciudad habría más posibilidades para todos. 

En 1928, ingresa en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos, un antiguo convento ubicado en la Calle del Museo, hoy Centre del Carme. A los pocos meses de ingresar, se emplea como aprendiz en el taller de imaginería del escultor Vicente Gerique, artista que goza de gran prestigio en los círculos artísticos y artesanos de València. En la escuela conoce a su futura esposa, Amelia Zarapico, y a diversos artistas como Josep Renau, Francisco Badía, Manuela Ballester y Francisco Carreño... con quienes expone en diversas galerías de la ciudad. En 1933, se presenta a oposiciones docentes realizadas por primera vez en España con el fin democratizar el sistema educativo y de combatir el alto analfabetismo existente en el país. Su labor como profesor de dibujo se inicia en el curso 1935-1936 en la ciudad de Alzira.  

ortada del libro Arte Infantil, el motivo de la portada se titula “Cárcer”, realizado por un niño de diez años en la Cátedra de Dibujo, del instituto N.E.M. José de Ribera. Año 1971.

En el mes de julio de 1936 su actividad educativa se interrumpe por la sublevación militar del general Francisco Franco. Ante la situación de los acontecimientos, se pronuncia en contra del golpe de estado y, durante los tres años que dura la Guerra Civil Española, no deja nunca de denunciar la barbarie fascista. Realiza carteles -junto a su amigo Josep Renau-, denuncia los bombardeos en las ciudades, maqueta publicaciones antifascistas, ilustra revistas y participa en actos públicos en contra del ataque a las instituciones democráticas, cuyo fin es el de imponer un régimen totalitario. Una actividad en defensa de la democracia que le trae graves consecuencias. Sufre pena de cárcel por su posición antifascista y se le inhabilita como profesor de dibujo por ejercer docencia durante el período republicano. En 1939, los sublevados -habiendo ganado la guerra- emprenden una importante acción de represalia no solo contra quienes defendieron activamente la democracia, sino también contra todo el funcionariado del estado: empresarios, comerciantes, profesionales… Para ello, se valen de diversos elementos creados para tal fin, el más importante fue la llamada Causa General. 

En el año 1950, se presenta a oposiciones para concursar por una plaza como profesor de dibujo en el Instituto Josep de Ribera de la ciudad de Xàtiva -pueblo de la comarca de La Costera-, un cargo docente que obtiene con la máxima puntuación. En este centro, desarrolla su actividad educativa durante más de veinticinco años, llegando a ser director del mismo. Su labor pedagógica promueve el conocimiento de la cultura, el patrimonio y la investigación. Entiende que la Educación por el Arte es una herramienta fundamental en la formación de las personas, su convicción le permite no abandonar estos principios en los duros años del franquismo, convive con un sistema de enseñanza antidemocrático. Pese a ello, desarrolla un método didáctico humanista, creativo e innovador. En reconocimiento a su trabajo docente, el 6 de noviembre de 1983, el Ayuntamiento de la ciudad de Xàtiva lo nombra «Hijo Ilustre de la Ciudad». 

El autor de la tesis es Alejandro Macharowski, maestro nacional de Dibujo por la Escuela Nacional de Bellas Artes Manuel Belgrano de la ciudad de Buenos Aires, República Argentina. Licenciado en Bellas Artes por la Universitat Politècnica de València (UPV), máster en Didácticas Específicas por la Facultad de Magisterio (UV) y doctor en Didácticas Específicas por la Universitat de València (UV). Integra el Comité Editorial de las revistas científicas EARI y ARTSEDUCA. Colaborador de la revista de Artes Visuales y Cultura Contemporánea, MAKMA. Integrante de CREARI, Grup de recerca en pedagogies culturals de la Universitat de València (UV). Profesor de la asignatura técnicas gráficas de la carrera de Diseño Gráfico de ESAT y Responsable de Relaciones Institucionales de la Escuela Superior de Arte y Tecnología, ESAT de Valencia. 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email