GRUPO PLAZA

la ocupación de camas de críticos se duplica LOS ÚLTIMOS VEINTE DÍAS y se sitúa en el 16%

Uno de cada cuatro ingresados en las UCI valencianas tiene menos de 40 años

Foto: EVA MÁÑEZ
14/08/2021 - 

VALÈNCIA. El informe epidemiológico aportado por la Conselleria de Sanidad para justificar la necesidad de continuar limitando derechos fundamentales de circulación y reunión en 68 municipios de la Comunitat Valenciana dibuja una situación calamitosa en la que los indicadores de hospitalizaciones, mortalidad o brotes en residencias son incluso peores que los que se daban cuando a principios de julio comenzaron a decretarse los primeros toques de queda selectivos.

Entre los elementos más alarmantes está la creciente ocupación de las camas de críticos y el perfil de los ingresados en ellas, cuya edad promedio es sensiblemente inferior al de anteriores olas. El informe de la subdirectora general de Epidemiología, fechado el pasado 10 de agosto, admite la preocupación del departamento de Ana Barceló ante los umbrales de utilización de las camas de UCI, que ya están en riesgo medio, y de las de agudos, en riesgo medio.

En concreto, respecto al informe emitido tres semanas antes para ampliar el toque de queda a 77 localidades, de los 70 pacientes que había en las camas de críticos a 19 de julio se ha pasado a 129, un 84,3% más. Ese aumento de pacientes en UCI ha elevado hasta el 16,67% el porcentaje de ocupación de esta área, el doble que hace tres semanas.  La ocupación de camas de agudos también empeora al subir del 4,91% a 19 de julio al 6,70%.

Pero además del grado de ocupación, en Sanidad inquieta el perfil de los pacientes que acaba en una de estas unidades. Actualmente, el 44,3% de los ingresados en UCI tiene menos de 50 años y el 24.3% del total de hospitalizados en UCI son menores de 40 años".

El total de hospitalizados en la Comunitat Valenciana ha pasado en las últimas tres semanas de 546 pacientes a 730, un 33,7% más. A ello se añade, además, que el 39% de ellos son adultos menores de 50 años.

Las muertes se quintuplican y crece la IA en grupos de riesgo

Este desolador panorama hospitalario tras cinco semanas de restricciones a la movilidad nocturna y a las reuniones privadas también se observa en la mortalidad por covid-19, que nada menos que se ha quintuplicado al pasar de 17 defunciones en las cuatro semanas anteriores al informe a 68 muertes.

A pesar de la amplia cobertura de vacunación en los grupos con mayor edad, es la "alta circulación" del virus y la prevalencia de la variante Delta, más contagiosa y que ya supera el 96% del total de casos, la que está determinando ese aumento de los decesos. Basta comparar con los decesos registrados en las cuatro semanas anteriores al informe del 6 de julio, cuando se notificaron doce muertes, o con el informe anterior, del 25 de junio, en el que apenas se recogían diez decesos durante las cuatro semanas precedentes.

Foto: KIKE TABERNER

De hecho, la Conselleria de Sanidad justifica la necesidad de mantener las restricciones en el hecho de que la incidencia acumulada esté subiendo en las franjas de edad que más riesgo de mortalidad presentan. La incidencia a 14 días de casos diagnosticados en mayores de 65 años se encuentra en umbral de riesgo muy alto, hecho que no ocurría desde la finalización de la tercera ola.

La incidencia en mayores de 65 años ha vuelto al umbral de riesgo muy alto

La situación descrita en este informe epidemiológico, reproducida parcialmente en el auto con el que los jueces aprueban las limitaciones de derechos, es de "transmisión comunitaria no controlada y sostenida" que puede exceder o excede las capacidades de respuesta del sistema sanitario.

La alta circulación del virus está detrás también del aumento de los contagios detectados en centros residenciales de mayores y de diversidad funcional, en los que el número de brotes se ha multiplicado por siete respecto al inicio de la cuarta ola.

El informe, emitido el 9 de agosto, destaca que la positividad de las pruebas diagnósticas en la Comunitat Valenciana durante la última semana es incluso superior al del 20 de julio –16.34% frente a 15.93%– y muy superior al 10.44 % del 6 de julio y al 3,45% del 25 de junio.

Como los grupos de edad más afectados son los más jóvenes y en ellos la enfermedad suele ser leve, el impacto de esta nueva ola tiene su reflejo especialmente en atención primaria, que según la Conselleria de Sanidad está sobresaturada desde la última semana de junio. En el grupo de edad entre 15 y 29 años, la tasa es de 1.113 casos por 100.000 habitantes.

"Es obvio que la Atención Primaria está sobrecargada, más si se tiene en cuenta que la atención a estos pacientes supone retrasar todavía más la atención a los enfermos crónicos de diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares y enfermedades respiratorias, enfermedades de alta prevalencia cuyo seguimiento se realiza en este nivel asistencial", reconoce el departamento de Ana Barceló.

A ello se añade, además, la dificultad del rastreo en los perfiles más jóvenes, cuya media de contactos estrechos está entre seis y diez, mientras que las personas de mayor edad es de cuatro. Esto supone una "sobrecarga" que no se ha dado en las ondas epidémicas anteriores complicada, además, por una " falta de colaboración" en las labores de rastreo que dificulta la contención.

Foto: KIKE TABERNER

El 89% de los brotes, en el contexto social

En su mayoría, los brotes se están dando en el contexto social y serían consecuencia de la "relajación de las medidas", según el informe. En concreto, el 88,9% de los brotes se dan reuniones familiares o entre amigos, donde resulta muy complicado mantener la distancia social y llevar permanentemente la mascarilla.

La situación también es peor a la de hace tres semanas en la distribución geográfica de la transmisión, lo que podría explicar el desplazamiento de las últimas restricciones decretadas hacia zonas turísticas. Actualmente hay once departamentos sanitarios de la Comunitat en situación de alerta 4 o riesgo "muy alto" y trece en en alerta 3  riesgo alto. En conjunto, la situación se ha agravado con respecto al informe anterior, donde doce departamentos se encontraba en nivel 4; diez en nivel 3; dos en nivel 2 y ninguno en nivel 1.

"A pesar de que la curva epidémica ha empezado a doblegarse, es importante mantener el escalado de las medidas dado que todavía nos encontramos en un nivel de alerta 4 –riesgo alto–. Si se suprimieran, la probabilidad de volver a un recrudecimiento de los casos es muy alta", argumenta Sanidad en su informe para argumentar la necesidad de mantener las restricciones a la interacción social.

Por ello, se propone un mayor control de los espacios interiores de hostelería, con reducción a seis personas por mesa y horario acotado, y prorrogar el cierre del ocio nocturno por un periodo limitado como la opción "más eficaz" para contener la expansión del virus.

El informe epidemiológico argumenta que la mayor movilidad entre personas y poblaciones aparejada a las vacaciones aconseja mantener estas limitaciones al menos tres semanas, hasta el 6 de septiembre.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme