X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

crónica social

València no muere nunca, se renueva

La sastrería clásica se renueva con la apertura de Lander Urquijo, los jóvenes talentos de la moda desfilan en la pasarela Barreira A+D Light and Space y el Cabanyal se pone cada vez más guapo con la llegada de Mercabañal al barrio. Renovarse o morir

1/06/2019 - 

VALÈNCIA. València se renueva constantemente porque, aunque a veces parezca que no respire, nuestra ciudad no muere nunca. Esta semana todo es nuevo en València y haciendo caso a Unamuno: “el progreso consiste en renovarse”.  Con el tiempo la frasé restó caracteres y se quedó en la manida pero muy efectiva “renovarse o morir”. Pues en eso estamos, en renovarnos. 

El miércoles le tocó a la sastrería clásica con la apertura en València de la tercera tienda en España de Lander Urquijo. Darle una vuelta a algo tan tradicional como la sastrería masculina sin caer en el esperpento no es tarea fácil pero Lander, formado desde los 16 años en el oficio de sastre en su Bilbao natal, lo ha conseguido como pocos. Su apuesta por actualizar los códigos tradicionales de la moda masculina y la experimentación con colores y nuevos tejidos manteniendo el saber hacer y un patronaje exquisito le valieron para destacar en 2014 con el Premio Nacional de Moda. 

La moda masculina de Lander Urquijo se puede encontrar en Bilbao, Madrid y, desde esta semana, en el centro de València. El pasado miércoles, inauguró con una fiesta su nuevo espacio inspirado en las sastrerías londinenses de Savile Row. Además en su interior cuenta con un espacio que han llamado “the apartment” dedicado a la confección a medida de todo tipo de prendas, principalmente camisería y trajes. ¿Para cuando la sastrería femenina, Lander?

El presentador de Antena 3, Carlos Villán, y la periodista Ainhoa Arbizu

En la inauguración de Lander Urquijo, muchos aspirantes a dandy se dejaron caer con su mejor americana o traje para tomar nota de las propuestas del diseñador. También vi a muchas mujeres porque todos sabemos que cuando les falta criterio frente al armario, ahí estamos nosotras al rescate. Y, ya que estamos, aprovecho la ocasión para aclarar que, elegir el color de su corbata a conjunto con nuestro estilismo, nunca se podrá considerar como una ayuda y es algo que no debería pasar jamás. Tomen nota los interesados e interesadas para futuros eventos.

Volviendo a la fiesta, por allí estaban: el exfutbolista Miguel Ángel Ferrer, más conocido como "Mista", Gisela Renes y Nachó Mañó de Presuntos Implicados, el piloto de motociclismo Héctor Faubel y el presentador de Antena 3, Carlos Villán, el actor y escritor Sergio Villanueva, hecho un pincel. Mucho empresario trajeado como: Vicente Pechuán, Luis Lluch, José Luis Vilanova, Luis Fernández de Córdova, el abogado Carlos Pascual y Elena Ravello, David Escolá y Raquel Forte, Patricia de la Viña y Nacho Guerra, Pablo Landecho, Carlos Romero y Pilar Ibor y algunos más. 

Del mundo de la moda y el diseño asistieron las creadoras Verónica Jordá y Soraya Plá, Javier Gijón, los joyeros Begoña Marfil y Bruno Rubio, estilistas como Rafa Moreno, Pepito Alandes, Quique Camps, Goyo Bonillo y Dani Dacosta y el fotógrafo José Luis Abad. Eso solo por citar algunos porque quedó confirmado el gran poder de convocatoria de la moda de Lander Urquijo. 

Luz, espacio y futuros talentos de la la moda

Light and Space es el nombre que este año se le ha dado a la pasarela que el Centro Oficial de Estudios Superiores Barreira A+D celebra anualmente desde hace ya siete años para presentar el trabajo de los estudiantes de diseño de moda y que tuvo lugar el pasado jueves. 

En un entorno como el claustro del Monasterio de San Miguel de los Reyes de València,  con el sol brillando con fuerza sobre un cielo completamente azul, no se me ocurre un nombre más apropiado que “luz y espacio” - “Light and Space”-. 

La capilla desacralizada del monasterio se ha convertido en un backstage donde las modelos se cambian a toda velocidad y su desnudez crea un curioso contraste con las pinturas religiosas, los estudiantes-diseñadores van de aquí para allá como también los organizadores y profesores entre ellos, Adrián Salvador, Lucas Zaragosí o Álvaro Martínez controlando que todo salga a la perfección a la vez que intentan calmar los nervios de los alumnos

Mientras el jurado, formado por la diseñadora Gaia Borina, Daniel Rabaneda, director creativo de la marca Ángel Schlesser, Roberto Ruiz, actor y modelo, el sombrerero Betto García y Susana Milán, directora de Barreira A+D, dan el último vistazo a los diseños que después veremos desfilar en el claustro. 

En la pasarela el ambiente es casi igual de animado y variopinto. Familiares y amigos de los estudiantes se agolpan en la entrada para conseguir un buen sitio. Me dicen que se esperan casi 600 asistentes, tengo mucho que observar. Los estilismos del público ya son un desfile en sí mismo, me imagino que es su particular proyecto de fin de curso. El desfile fuera de concurso. La moda manda y hay que estar a la altura. Hay señoras bien estrenando vestido, modernas clónicas de Rosalía, aspirantes a diseñadores vestidos de Galliano y aspirantes de la moda y la vida en general, combos imposibles de fast-fashion que a las cuatro de la tarde son una auténtica fantasía, mucho maquillaje porque la moda nunca entendió de horarios, mucho complemento y mucho de todo.

En un espacio algo apartado de todo el lío, hay un poco de sosiego, lo aporta la voz suave de la periodista de moda y directora del Máster en Comunicación y Marketing de Moda de Barreira A+D, Maite Sebastiá que conversa con el diseñador Palomo que ha venido a la pasarela para compartir hablar sobre la moda y su carrera en una charla exclusiva. El diseñador cordobés vestido con una camisa blanca de estilo bohemio con collar étnico de piedras y pantalones anchos parece recién llegado de aquel Marrakech de su admirado Yves Saint Laurent. Habla de lo complicados que son los inicios, lo importante de definir un estilo propio y de que los sueños a veces se cumplen y tus diseños acaban desfilando en Nueva York. Los estudiantes de moda que lo escuchan ya están soñando desde hace rato, les brillan los ojitos. 

El aparente caos de los preparativos deja paso al desfile que transcurre a la perfección y podemos ver los diseños de los estudiantes de: Sombrerería y Accesorios, Estilismo de Indumentaria y Estudios Superiores de Moda, cincuenta y tres looks que dan paso tras una breve pausa a la recta final del fashion show, en la que desfilan la obra final de Sombrerería y los proyectos finales de Estilismo de Indumentaria. Se nota quienes son los alumnos más aplicados de la promoción porque sus diseños destacan de un primer vistazo sobre el resto, entre tanta modernidad a veces tan forzada. Ya lo decía my dear Oscar Wilde: “no hay nada tan peligroso como ser demasiado moderno. Corre uno el riesgo de quedarse súbitamente anticuado”. 

Esta lección, en cambio, la tienen muy bien aprendida los jóvenes talentos de la moda ganadores de las cuatro categorías: Raúl Plazas en el Premio al Mejor Proyecto Obra Final de Sombrerería, a Mireia Martín Benavente en el Premio al Mejor Proyecto Final de Estilismo de Indumentaria, a María Tarín en el Premio al Mejor Concepto Light and Space, y a Amparo Raga en el Premio Poppyns.

El nuevo Cabanyal se llama Mercabanyal

El Cabanyal se está poniendo cada vez más guapo y eso es en parte gracias a proyectos como el recién inaugurado espacio gastronómico Mercabañal. Mercabañal es un espacio gastronómico al aire libre de 1200 metros en pleno barrio del Cabanyal-Canyamelar y muy cerca del mar. Distintas terrazas y contenedores de barcos mercantes revestidos de azulejos típicos valencianos y madera generan un lugar donde reunirse a disfrutar de la vida comiendo y bebiendo en esta otra València que huele cada vez más a salitre. 

José Miralles, Hugo Cerverón, Nacho Medina y Borja González Ayllón son amigos, viajeros empedernidos, surfistas y amantes del mar y de las cosas sencillas pero muy buenas. El diseño de imagen de Mercabañal ha corrido a cargo del artista gráfico Mutan, otro defensor del barrio. Todos ellos son los artífices de este proyecto que busca poner en valor el barrio del Cabanyal, los productos de temporada y proximidad y la gastronomía típica valenciana. 

Aquí no hay brunch, en Mercabañal se disfruta del esmorzaret de toda la vida y si buscas platos deconstruidos, mejor que te vayas a otro sitio porque aquí lo único deconstruido que hay son las tapas y bocadillos al comértelos con las manos. 

Durante la fiesta de apertura pudimos conocer los distintos espacios: El Bar –donde se puede disfrutar de un vermú o una caña bien echada de la clásica cerveza El Águila, cuya primera fábrica se ubicaba precisamente en el Cabanyal–; La Freiduría –pescado de la lonja y el Mercado de El Cabanyal; El Ultramarinos –embutidos artesanos, selección de quesos de la región, tomates y ensaladas con productos de temporada, etcétera–; La Paraeta –una despensa abierta que estéticamente rinde homenaje a estos clásicos establecimientos– y Pizza Lab –espacio gestionado por Sorsi e Morsi.

La fiesta de apertura fue un éxito y entre algunos de los asistentes que se acercaron a conocer Mercabañal estaban: Carla Fuentes, ilustradora, Alexia Guillot, parte de Las Entendidas, el periodista Eugenio Viñas, Nuria Calaforra, estilista, Inma Cano, diseñadora de moda de Mipounet, Ramón Marrades, de La Marina, Papu Sebastián, Pablo Silva y Marc Llinares, de la banda musical Polock, Jesús Terrés con Laura Velasco, vecinos del barrio y grandes defensores de la València marítima.

 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email