X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

8 solares

València prepara un concurso para la cesión de solares municipales a cooperativas de vivienda

25/02/2020 - 

VALÈNCIA. El acceso a una vivienda asequible es uno de los crecientes problemas en grandes urbes como València. Especialmente, en cuanto al alquiler se refiere. Los precios en el mercado del alquiler ha registrado en el cap i casal un crecimiento exponencial en los últimos años. Sin ir más lejos, los alquileres en València subieron sólo en 2019 poco más de un 10%, según el portal Fotocasa. Es por ello que el Ayuntamiento ya trabaja en varias vías para influir en el mercado y presionar a la baja mediante el incremento de la oferta de vivienda en alquiler.

Una para la que el consistorio ya está allanando el terreno desde la concejalía de Vivienda, dirigida por la edil Isa Lozano, es la de ceder suelo municipal para la construcción de viviendas por parte de cooperativas. Así, se está explorando este camino de colaboración público-privada que en el Ayuntamiento se entiende como una herramienta más en la lucha contra el crecimiento excesivo de los alquileres en la capital. Concretamente, en la mencionada área ya se han metido en harina en vistas a la celebración de un concurso público para la cesión de terrenos municipales que podrán servir a cooperativas para la construcción de viviendas, que más tarde saldrán al mercado de alquiler con precios asequibles.

En ese sentido, los técnicos municipales se encuentran inmersos en la elaboración de unos pliegos para dicha licitación que, entre otras cosas establecerá, por ejemplo, el alquiler con el que se ofertarán estos inmuebles. El sistema funcionará de la siguiente manera: la celebración de la licitación resultará en la adjudicación de ocho solares municipales, repartidos por diferentes barrios de la ciudad. Allí, las cooperativas elegidas podrán construir los bloques de viviendas, cuya explotación mantendrán durante un período de tiempo prefijado también en los pliegos. Espacio de tiempo con el que podrán rentabilizar la inversión.

Finalmente, pasado este plazo, las viviendas se cederían al Ayuntamiento de València, según explican fuentes de la mencionada delegación municipal. De esta manera, se agilizarían mucho los trámites y la construcción, dado que el consistorio no es el promotor de las obras, sino que son empresas privadas, y pasado un tiempo, el consistorio recupera este patrimonio. Y un aspecto que señalan en el equipo de gobierno es el planteamiento de que sean cooperativas y no otro tipo de constructoras las que puedan acceder a esta licitación y, por ende, explotar los solares municipales durante varias décadas.

Lozano explica, con satisfacción, el inmenso compromiso consistorial en la resolución de los problemas relacionados con la vivienda que existen en la ciudad. "Para un sector de la población el acceso a la vivienda supone uno de sus mayores problemas", lamenta, para añadir que desde el Ayuntamiento se quiere "atacar el problema por todos los puntos" que se pueda "e implicando a todos los actores y agentes que hay en València". En este caso, las cooperativas para la construcción de viviendas.

 La concejala de Vivienda en el Ayuntamiento de València, Isabel Lozano. Foto: KIKE TABERNER

8 solares repartidos

Se trata, como se ha dicho, de ocho solares, en los que cabrían un centenar de viviendas, según se estimó la concejalía de Vivienda el pasado mandato. Entonces, la concejalía de Patrimonio ya aprobó dedicar estos terrenos a este menester, pero será a partir de ahora cuando se ejecutará la medida. En el barrio de Nou Moles, por ejemplo, se encuentran dos de las parcelas, concretamente en las calles Brasil y Navarro Cabanes. En ellas se han previsto hasta 46 viviendas.

Otro de los barrios beneficiados será Massarrojos, en los Pobles del Nord, donde se han previsto una veintena de inmuebles en la calle Sector Santa Bárbara. En el Cabanyal, por su parte, otros dos enclaves baldíos y un edificio para rehabilitar servirán para ubicar allí unas 60 viviendas; y en la Fonteta de Sant Lluís, otros par de solares en Músico Chapí y Cura Palanca se pretenden dedicar a la construcción de otros 20 hogares. El Palmar -dos parcelas y 27 viviendas- y Benimàmet -ocho inmuebles en un terreno- completan la nómina que saldrá a concurso público.

Por ahora, no se manejan plazos muy estrictos. En la concejalía han mantenido varias reuniones con representantes de las asociaciones de cooperativas con el propósito de conocer mejor este sector de cerca para poder diseñar unos pliegos que hagan posible el acceso a la licitación de este tipo de empresas. Un trabajo que avanza de manera fructífera y en el que las diferentes partes destacan la buena sintonía.

Más iniciativas

Todo ello, sin embargo, no es el único utensilio que quiere hacer servir el consistorio. Se está trabajando "desde diferentes frentes", en palabras de Lozano. Por ejemplo, mediante la construcción de vivienda pública: la concejalía de Vivienda ya ha iniciado sus primeros trámites para erigir un edificio de viviendas en pleno centro histórico; y Aumsa, por su parte, está a punto de presentar su primera promoción también en el centro. Son reflejos de que, si bien ha costado poner en marcha la maquinaria municipal, cada vez está más engrasada. El objetivo, en estos casos, como explica Lozano, es "aumentar la oferta y promover la residencialización del centro histórico".

Otra de las iniciativas emprendidas ha sido el llamado 'Plan Reviure', un programa de ayudas para impulsar la reforma de viviendas vacías y forzar su movilización en el mercado del alquiler con precios tasados por el consistorio. Así, se han previsto un total de dos millones de euros para repartir entre los solicitantes, con un máximo de 20.000 euros por vivienda. Además, en este plan, el Ayuntamiento se compromete ha ser una suerte de intermediador entre el propietario de la vivienda y el inquilino, asegurando el pago del alquiler en caso de impago, algo para lo que el consistorio quiere contratar un seguro. En definitiva, el camino es trabajar "implicando a todos los actores y agentes que hay en València", decía Lozano. También a las cooperativas.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email