GRUPO PLAZA

El Ayuntamiento aliviará la presión sobre las plazas de parking si se mantiene la fachada

València ultima un acuerdo para salvar la fachada del Metropol pero el hotel se consolida

21/12/2021 - 

VALÈNCIA. Principio de acuerdo para salvar la fachada del cine Metropol. El Ayuntamiento de València ultima un pacto con los propietarios del edificio para proteger, al menos, su elemento arquitectónico más visible. Sin embargo, pocas esperanzas quedan ya de frenar el proyecto de hotel, que sigue adelante sin que ninguna de las instituciones implicadas haya encontrado la fórmula para impedir su implantación y dedicar el inmueble a usos culturales relacionados con la memoria histórica, tal y como demandaban los vecinos del entorno.

Sea como sea, la concejala de Urbanismo, Sandra Gómez, explicó este lunes que el consistorio se encuentra actualmente en conversaciones con los dueños para pactar la protección de la fachada por su valor patrimonial. Un acuerdo que viene de la mano de los últimos cambios en la ordenanza sobre aparcamiento que atañe a los nuevos desarrollos urbanísticos de la ciudad. 

Y es que, las alegaciones que en su momento se presentaron contra el proyecto inicial -el del año 2015- tenían que ver con la insuficiencia en el espacio reservado para los vehículos, puesto que la normativa municipal contemplaba que los edificios de uso terciario e industrial testaban obligados a ofrecer un determinado número de plazas dependiendo de su capacidad. En este sentido, los propietarios se vieron obligados a presentar un nuevo proyecto que sí que incluyera estas plazas de aparcamiento. En concreto, la propuesta del año 2020 ascendía hasta las 30.

Foto: KIKE TABERNER

Ahora bien, esto trajo un nuevo problema, tal y como explicó Gómez: para poder hacer el aparcamiento había que derribar la fachada, o al menos trastocar su imagen de manera sustancial. Aun así con todo, sin embargo, el panorama ha cambiado bastante desde entonces hasta este momento. Y es que, el Ayuntamiento está trabajando en una nueva normativa para reducir el uso del vehículo dentro de la ciudad. Concretamente, se ha marcado como objetivo rebajar tanto como sea posible los espacios reservados de aparcamiento en los edificios de uso comercial o empresarial. En pocas palabras, revertir la norma que en su momento trajo problemas al cine Metropol.

Así, a partir de ahora estos inmuebles tendrán menos obligaciones en cuanto a la reserva de aparcamiento. Y es precisamente aquí donde se encuentra la base de la nueva negociación: el consistorio está dispuesto a eximir al Metropol de hacer parking si se compromete a mantener la fachada tal y como se encuentra ahora mismo, sin cambios sustanciales y preservando su imagen histórica. Todo ello cumpliendo con la nueva ordenanza de aparcamiento que se está gestando. 

Por lo que respecta a la implantación de un hotel dentro del complejo, por su parte, no parece que vaya a haber ningún cambio: el consistorio ya ha asumido que sucederá, especialmente teniendo en cuenta que no hay ninguna norma ni directriz que pueda frenar el proceso. A este respecto se pronunció también la concejala de Urbanismo: "La Conselleria de Memoria Democrática ya hizo un informe en el que finalmente decretó que el Metropol no tenía relevancia como lugar de la memoria". Y, por lo tanto, no cabe su protección integral.

En estos documentos, el organismo autonómico sí que le reconocía una cierta importancia por su papel durante la Segunda República, pero no hasta tal punto como para protegerlo desde su institución. De este modo, propuso al consistorio que estudiara la posibilidad de declararlo Bien de Relevancia Local, un proceso que llegó a ponerse en marcha pero que, a la luz de los recientes acontecimientos, que no parece que vaya a consolidarse. 

¿Rebaja de las tensiones?

Con todo, este nuevo movimiento parece indicar una voluntad de rebajar las tensiones, al menos por parte del consistorio. Y es que, durante estos últimos meses, el malestar por parte de los propietarios del Metropol no ha hecho más que ir en aumento. De hecho, recientemente enviaron una carta dirigida al mismo alcalde de València, Joan Ribó, donde exigían que se depuraran responsabilidades contra todas aquellas personas que hubieran participado en el continuo retraso para la tramitación de la licencia. 

En este sentido, pidieron que se iniciara de oficio el expediente por la "injustificable dilación" en la resolución de permisos de derribo y obra que habían sido solicitados. Así, apuntaban en la misiva a "conductas ilegales" por parte de los responsables del consistorio, a cuenta de la demora en la tramitación y resolución de los trámites administrativos, así como por emitir informes y resoluciones, a su juicio, "manifiestamente ilegales". 

Y es que, según denuncian, en el año 2017 presentaron la petición para la licencia de derribo que requería la construcción del nuevo hotel. Una solicitud a la que el Ayuntamiento respondió de manera desfavorable, alegando en su momento la ya mencionada falta de plazas de aparcamiento. Los promotores elevaron entonces documentación justificativa contra esta decisión pero, señalan, nunca hubo respuesta por parte de la administración.

A pesar de este silencio, años después presentaron el nuevo proyecto y, tal y como relatan en su carta, fue en ese momento cuando "desaparecido de escena ese teórico problema, pasó a un primer plano la imaginaria y utópica protección del inmueble". Así, con todo, parece ser que la nueva propuesta del Ayuntamiento va en la línea de rebajar la tensión que en los últimos meses se había estado enquistando. Y lo hará a cuenta, precisamente, de uno de los puntos más candentes del proceso de edificación del hotel. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme