Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Cesión de terreno DEL PUERTO

Valencia derribará el muro de la vergüenza de Nazaret y conectará el barrio con la ciudad

La Autoridad Portuaria cederá 86.000 metros cuadrados de suelo al Ayuntamiento. El consistorio construirá un centro de Formación Profesional y zonas ajardinadas, además de urbanizar esa parte del barrio. Se pone en marcha la redacción del Plan Especial de Nazaret, que cerrará el jardín del Turia con un parque como el de Cabecera

7/02/2017 - 

VALENCIA. Mientras Donald Trump levanta muros, en Valencia se derriban. Este martes la reunión entre la Autoridad Portuaria y el Ayuntamiento de Valencia supuso un punto y aparte en la historia de uno de los barrios más maltratados de la ciudad: Nazaret. La Autoridad Portuaria ha aceptado a ceder al consistorio el uso de 86.000 metros cuadrados de terreno, metros que serán liberados para ser convertidos en zonas verdes. “No su propiedad”, advirtió el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia, Aurelio Martínez, “pero sí su uso”. Queda por determinar por cuanto tiempo será la cesión.

En ese terreno el consistorio reurbanizará el barrio, con la inclusión de zonas ajardinadas, carriles bicis, edificios sociales (este martes se habló de un centro de Formación Profesional)... Y esto permitirá una acción simbólica que el alcalde de Valencia, Joan Ribó, destacó: la caída del muro de la vergüenza, la pared de varios kilómetros de largo que separa al barrio del Puerto y que se yergue como una barrera que le asfixia, un collar, un recordatorio de su sumisión. “Ahí iremos tú y yo juntos”, le comentó entre risas Ribó a Martínez, “con la piqueta en la mano". Como si fuera el Muro de Berlín.

Han sido “muchos meses de negociación”, comentan desde el equipo del alcalde. Meses de ir y venir del consejal de Urbanismo, Vicent Sarrià. De hablar y comentar. De medir y corregir. Meses en los que el Puerto “ha hablado de tú a tú” con la ciudad, decían. Meses para concretar lo que ya tiene nombre, o al menos uno que se utiliza en los documentos de trabajo: Al nuevo parque se le llama Parc de la Desembocadura en los documentos de trabajo. Un parque más grande que los Jardines de Viveros para compensar a un barrio que ha sido maltratado históricamente por la ciudad.

Hoja de ruta: 17, 20 y 23 de febrero

La hoja de ruta del Ayuntamiento de Valencia tiene su primer capítulo el próximo 17 de febrero, fecha en la que se reúne el consejo de administración del Puerto, que debe ratificar lo acordado hoy. En principio se contará con el visto bueno de la autoridad para esta cesión de terreno. Tras ello la propuesta irá el próximo día 20 a la comisión de Urbanismo del Ayuntamiento, donde también se le dará el ok. Y finalmente el 23 de febrero el pleno del Ayuntamiento dará luz verde a la iniciativa.

A partir de entonces se iniciará un carrera sin freno. El deseo de Ribó, al que se le veía especialmente emocionado, es que “antes de Fallas” el muro de la vergüenza caiga y deje que el aire del mar entre por fin el barrio. Al mismo tiempo se redactará el Plan Especial de Nazaret. Además de la caída del muro, la acción urbanística más llamativa será el desplazamiento de una rotonda 100 metros, lo que permitirá ampliar la lámina de agua del viejo cauce del río Turia.

Como garante y observador, la Conselleria de Obras Públicas, cuyo secretario autonómico, Josep Vicent Boira, hizo las veces de Horacio y de Virgilio, dando fe y guiando. Este departamento del Consell ha asesorado a ambas administraciones, la local y la portuaria, en la redacción de un proyecto que tiene como fines objetivos de por sí encomiables. Entre otros, en palabras de Martínez, “hacer que Nazaret se sienta orgullosa del Puerto” y no lo vea como lo que ha sido hasta ahora, su maldición.

El acuerdo conlleva igualmente el emplazamiento de un área deportiva y de espacio libre con una extensión aproximada de 88.000 metros cuadrados calificada como Espacio Libre de Uso Deportivo, que conformará una frontera verde entre la actividad portuaria y el barrio, que reemplazará al muro alrededor de las antigua fábricas de Moyresa y Benimar. En total, se ganarán 190.000 metros cuadrados de equipamientos para el barrio.

Cada institución abonará una parte de las obras, si bien no hay aún una previsión de presupuesto final. Un buen ejemplo de cómo funcionará el acuerdo es la ampliación de los 20 metros lineales del antiguo cauce del Turia, la extensión de la lámina de agua en el tramo comprendido entre el Pont de les Drassanes y el inicio de la obra de canalización existente, por el margen izquierdo. Concretamente, el proyecto de ajardinamiento de esta franja lo realizará el Ayuntamiento de Valencia, mientras que la ejecución será a cargo de la Autoridad Portuaria que, asimismo, acometerá su cierre por el costado nordeste.

Otro tanto sucederá con las diferentes áreas. Por ejemplo, la zona de uso terciario, donde se prevé la construcción del centro de formación profesional, tendrá una extensión aproximada de 19.500 metros cuadrados y una edificabilidad de 25.000 metros cuadrados. Esa zona será competencia única delAyuntamiento de Valencia, que será quien pague las obras.

Cerrar el río

Además de hacer justicia con Nazaret, Ribó aseguraba este martes por la tarde que se daba “un paso fundamental para cerrar el parque del río que tendrá un final digno”. Un cierre, el del Parque del Río, que era una de sus grandes promesas de legislatura. “El río debe llegar al mar; es una vergüenza que acabe como una cloaca debajo de una rotonda, como se puede ver en Google. Siempre he dicho que la mejor avenida para llegar al mar ha de ser un río donde haya personas que vayan en bici o paseando", afirmaba hace año y medio. Con el principio de acuerdo alcanzado este martes, está más cerca de cumplir con su promesa.

No es de extrañar pues que Ribó hablase de que “este 7 de febrero es un día muy importante para Valencia”, y refiriéndose a la repercusión que van a tener estas infraestructuras, destacase que acuerdos como los alcanzados “son avances que consolidan una estructura de ciudad, le aportan un pulmón muy importante en esta zona y contribuyen decisivamente a la dignificación del frente litoral de Valencia, junto con las actuaciones en el Cabanyal-Canyamelar y la Marina”.

Desde la Generalitat Valenciana, como responsable de una visión territorial integrada de todo el litoral y de algunas infraestructuras cercanas a la zona del acuerdo, Josep Vicent Boira, expresó igualmente su “satisfacción por este acuerdo”, y destacó el papel de la comisión de integración Puerto-ciudad en la que las tres administraciones han trabajado y que “muestra el camino a seguir para resolver otros problemas”, dijo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email