GRUPO PLAZA

 historias del diseño valenciano (XIII)

Vicente Soto: Trabajador del diseño

Desde la adolescencia, Soto ha protagonizado una trayectoria autodidacta que le ha llevado a ser diseñador de cabecera para empresas como Andreu World o Capdell

14/08/2021 - 

VALÈNCIA.- «Tuve suerte de caer de pie en el mundo del diseño, porque nunca me he considerado un diseñador al uso, sino un trabajador del diseño». Esta es la tarjeta de presentación, cortita y al pie, de Vicente Soto (Almería, 1944), quien comenzó en el mundo del diseño —más bien de la decoración— de forma totalmente autodidacta, en la década de los 60: «Necesitaba mantenerme por mi cuenta y lo más barato que tenía a mano era un lápiz y una hoja de papel». Hijo de un representante de distintas empresas de mobiliario —entre ellas, la valenciana Mocholí—, Soto llega a València con 4 años y, con apenas 16, comienza a trabajar para distintos decoradores de la época. En 1960, y por un periodo de cuatro años, entra como meritorio de urbanismo en el Ayuntamiento de València.

«Nuestro cuartucho secreto estaba en la cuarta planta —recuerda Soto— un espacio repleto de trastos viejos con vistas a Arzobispo Mayoral. Yo era el más joven entre los cuatro empleados. En aquellos momentos se estaba fraguando la Gran Valencia y nuestra tarea era realizar los planos de movimientos estructurales en el antiguo cauce del Turia o planificar las nuevas avenidas. Aquello no podía salir de allí porque, como te puedes imaginar, era información muy valiosa en manos de inversores avispados. Fue una época de construcción brutal. De forma paralela, empezamos a trabajar para el entonces teniente de alcalde y decano del Colegio de Arquitectos, Salvador Pascual». 

Tras un paso voluntario por el servicio militar —«Yo lo que de verdad quería era ser paracaidista», apunta Soto— aquellos cuatro compañeros deciden abandonar el Ayuntamiento y abrir un despacho propio a escasos metros, en el que conjugan proyectos de construcción y mobiliario. «La primera idea fue la de ganar dinero, pero ocurre que te vas aficionando. Teníamos una motivación económica más que artística porque en mi caso, por ejemplo, necesitaba independizarme. Considero que siempre he sido una persona muy práctica en ese aspecto». Aquel despacho se ocupaba de todas las etapas, desde la misma fabricación de las piezas. «La fábrica estaba en Bonrepós. Comprábamos la madera y la descargábamos nosotros mismos. Puedo asegurarte que sé perfectamente el peso de un tablón de cuatro metros. Comenzamos con mobiliario auxiliar, mesas de centro de estilo castellano, que era lo que se llevaba por entonces. Las piezas las pintaba un artista fallero y las colocábamos en el comercio minorista». 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

El mayor éxito de aquel estudio fue un sistema modular muy completo, compuesto por más de doscientos módulos: el Modurama 76. «Creo que no fuimos conscientes de la importancia de aquel diseño» —admite Soto— «A Muebles Latorre, que por aquellos años era la empresa número uno, le cayó un catálogo del Modurama en las manos y nos llamó a fábrica. ‘¿Ustedes saben lo que tiene en las manos?’, nos soltó el responsable. Y no, no teníamos ni idea. Pues si ustedes quieren nosotros colocamos su diseño en cinco minutos en las mejores tiendas de toda España, y así lo hicieron».

* Lea el artículo íntegramente en el número 82 (agosto 2021) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

emprendedores

La tecnología da la vuelta a la industria deportiva

Por  - 

La transformación digital ha llegado al deporte no solo como entretenimiento, sino que atañe a todas las áreas: la salud y el rendimiento de los jugadores, el equipamiento deportivo, los clubes, los patrocinios o los lazos con los aficionados

el dedo en el ojo

Colomer y la cruzada de la tasa turística

Por  - 

Francesc Colomer, secretario autonómico de Turismo, ha amagado con un portazo si se aprobaba la tasa turística. Al final, el impuesto se ha aprobado pero nadie lo aplicará. Todos contentos

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email