Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

restorán de la semana

Voraz

Jorge Moreno suele retirarse a lo alto del castillo de Alicante, avanzando con paso firme hasta una de esas alturas donde la gravedad parece detenerse y su mundo -en apariencia muy agitado- se pone en calma absoluta

Por | 17/01/2020 | 1 min, 46 seg

Esa mirada, medio poética, de Moreno frente a su ciudad, parece esperar que Alicante le devuelva al guiño. Corre la tinta a menudo acusando a centenares de ciudades de no comprender nuestro talento, de no estar al nivel de nuestra donosa virtud. ¿Pero no es la cocina una de las vías para desbaratar lo preestablecido y ponerlo todo por los aires?

Voraz plantea una cocina que es un acto de amor a Alicante

El restaurante Voraz es una llamada a no perderse entre lamentos y conformismos. Visité su local una tarde del último agosto en el que esperaba que las carnes por llegar tocaran al timbre. Jorge Voraz, en esta barra hecha sala, un cubo negro donde bailar rápido a su son, no es condescendiente consigo mismo. Frente a las suspicacias de los que recelan del cambio, Voraz plantea una cocina que es un acto de amor a Alicante, a los platos que los suyos le legaron.

La carta distorsiona los clásicos. No es, en cambio, una provocación iconoclasta. Más bien al contrario. No es Voraz un revolucionario ni sus creaciones son una llamada a la incorrección. Son el mejor homenaje a la cocina tradicional.

Suele decir el curator cítrico Vicent Todolí que la tradición no se entiende sin traición. Si acaso hay algo de eso, ponerla patas arriba para resignificarla. El arroz de conejo y caracoles lo ejemplifica bien. Hacer que lo que es parezca otra cosa y precisamente así potenciar aquello que por común termina cayendo en la irrelevancia. Sucede parecido con el allipebre con noodles instantáneos, el aire de tomate y algas, o con el tomate y bonito en media salazón. Un hilo de sabores reconocibles pero poco aparentes.

Voraz en realidad ha echado a andar. Intensidad, sensibilidad, constancia, publica en su whatsapp. Pues eso.

Comenta este artículo en
next