GRUPO PLAZA

resaca cultural / OPINIÓN

¿Y si cancelamos los Premios Nacionales de Innovación y Diseño?

23/03/2022 - 

VALÈNCIA. València volvió este lunes a ser sede de algo. En esta ocasión, la entrega de los Premios Nacionales de Innovación y Diseño, cuyo palmarés se conoce desde octubre. El reparto se ejecutó en un acto, ciertamente, un tanto desangelado, sería cosa de la lluvia que no nos da tregua o de la premura con la que se organizó y anunció la fecha. La solución para lo primero, un paraguas plegable; para la segundo, un paraguas institucional que incluyó a los Reyes Felipe y Letizia y la ministra del ramo, Diana Morant. Por desgracia en la lista de asistentes quedó por el camino uno de los premiados, Jaime Hayón, quien no pudo estar en la entrega por encontrarse fuera de España, siendo además València la ciudad desde la que opera desde hace años. 

Por suerte pudimos escuchar sus palabras en diferido, una breve reflexión sobre su trayectoria en la que deslizó esta frase que apunté a toda prisa en la libreta: “El diseño es más arte hoy que nunca”. Diseño. Arte. Jaime Hayón. Claro, cómo no va a ser arte lo que hace, faltaría más, pensé. También se premió el savoir faire de la empresa valenciana Expormim, por llevar los procesos de creación de muebles de mimbre y ratán al siglo XXI. Bien merecido. Pero estos no fueron los únicos que dieron forma al palmarés, aunque a nosotros nos saque una sonrisa poner el foco en los vecinos. 

También se llevó galardón, entre otros, la firma aragonesa CerTest Biotec, una empresa de biotecnología que se dedica a desarrollar, fabricar y comercializar productos de diagnóstico in vitro, fundamentalmente test de antígenos y PCR, que tan necesarios son en estos años de pandemia. Y fue ahí fue cuando me empezó a picar la nariz, y no por el dichoso palito de la prueba del covid, que algo me dice que en estos días de resaca fallera van a ser un éxito en ventas. Premios de Diseño e Innovación. Diseño e Innovación. Innovación y diseño. Me pongo a anotar de manera compulsiva en la libreta, aunque ahora no hay declaraciones, sino preguntas.

¿Hay diseño en la innovación? 

¿Hay innovación en el diseño?

¿Son dos conceptos distintos? 

Sí. A veces. Sí. 

Ni el trabajo que hace CerTest Biotec es mejor que el de Jaime Hayon ni el trabajo que hace Hayon es mejor que el de CerTest Biotec, sencillamente no se pueden comparar, son ámbitos que ni se rozan, a pesar de que el Ministerio de Ciencia e Innovación quiera forzar esta extraña foto de familia. Y esa falta de parentesco se respiraba en algunos discursos -no solo en este año- que se pronunciaron en el Palacio de Congresos, en los que más de uno tenía que hace piruetas para convencernos de que los apellidos “Innovación y Diseño” van de la mano. Ojo, que sé lo que me vais a decir. El diseño es clave en la innovación ñiñiñi. Y la cosa es que lleváis razón, qué queréis que os diga, pero si asumimos esto estamos aceptando la parte por el todo. Son tantas las cartas que se pueden combinar entre sí que asumir que esa es la única pareja posible no deja de ser un corsé que no refleja la realidad diversa de la profesión del diseñador. 

No hay que mirar muy lejos para encontrar ejemplos que nos hablan de lo contrario. En València -a pesar de alguna que otra discusión interna que tiene más que ver con la foto que con la gestión- finalmente se ha optado por que el futuro Consejo del Diseño promovido por el Ayuntamiento no esté vinculado a una concejalía concreta, entendiendo que se trata de algo transversal. El diseño tiene que ver con el urbanismo, con la burocracia o con la comunicación. También con la sanidad, con la ciencia. Entonces, ¿qué sentido tiene que esté adscrito únicamente al ministerio de Ciencia e Innovación?

La solución yo no sé si la tengo -tampoco me pagan para ello- pero creo que el futuro debe pasar por finiquitar la actual estructura de Premios Nacionales de Innovación y Diseño para reconfigurarlos, separándolos entre sí o, quizá, salpicando a todas las áreas de la administración pública. ¿No sería bonito que el ministerio de Cultura diera un Premio Nacional al Diseño… cultural?¿Y en Ciencia? También, por qué no, Agricultura o Educación. Así, por lo menos, en lugar de dar discursos un tanto extraños sobre la manera en la que el diseño se vincula a la innovación -o acabar hablando de cosas que poco tienen que ver con una cosa o la otra-, sería una oportunidad para contar a cada sector concreto qué puede hacer el diseño -el bueno, el excelente, el premiable- por ellos. Por soñar...

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme