X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 15 de diciembre y se habla de Cine portada financiación autonómica divalterra egevasa
GRUPO PLAZA

La generalitat publica las cuentas de 2016 sin los informes de auditoría

Las empresas públicas valencianas pierden 260 millones en el primer año del Botànic  

Foto: EVA MÁÑEZ
20/09/2017 - 

(Información elaborada por Javier Alfonso, Xavi Moret, David Martínez, Estefanía Pastor y Dani Valero)

VALÈNCIA/ALICANTE. La Generalitat valenciana publicó este martes la Cuenta General de su sector público instrumental -organismos, empresas públicas y fundaciones, entre otros- correspondiente a 2016, el primer ejercicio completo de gestión del Consell de PSPV y Compromís. 

Lo hizo sin incluir los informes de auditoría y los de la Intervención General, que advierten de errores, malas prácticas e incluso ilegalidades. Estos informes deberían formar parte de las cuentas, aprobadas antes del 31 de marzo por el órgano de administración y ante del 30 de junio por la asamblea o junta general. Fuentes de la Generalitat justifican el retraso en la publicación de las auditorías por la demora en la firma del contrato con las auditoras, que se produjo en junio.

Los resultados agregados del sector público son casi iguales que los de 2015, con pérdidas elevadas de al menos 260 millones de euros, a falta de incluir los resultados de la empresa Aeropuerto de Castellón, los únicos que no han sido publicados. Esta empresa registró unas pérdidas de 12 millones en 2015, por lo que, de ir en la misma línea, las pérdidas totales del sector público rondarían los 270 millones. En 2015 las pérdidas superaron los 266 millones de euros.

Según destaca la Conselleria de Hacienda, el presupuesto que el Consell tuvo que destinar al Sector Público Instrumental ascendió en su conjunto a 1.035 millones, frente a los 1.125 millones que se asignaron en 2015, lo que comporta una minoración del 8%. Sin embargo, la cifra de negocio aumentó un 5,4%, de 202 millones en 2015 a 213 millones.

Empar Martínez, directora general del Sector Público. Foto: ESTRELLA JOVER

Por empresas, destaca la reducción de pérdidas de Ciudad de las Artes y las Ciencias (Cacsa) de 47 a 14 millones. En el lado negativo, destaca el ente RTVV en liquidación, que pasa de unos beneficios de 20,23 millones -derivados de un resultado extraordinario en 2015 por la retirada de pleitos cruzados con Mediapro- a unas pérdidas de 2,6 millones, así como la Sociedad Proyectos Temáticos (SPTCV), que pasa de unos beneficios de 12,47 millones a unas pérdidas de 24,38 millones. También el IVF, ya saneado, pasa de pérdidas a beneficios.

Este es el detalle de algunas de las entidades y empresas más relevantes de la Generalitat:

SPTCV

La empresa que dirige Antonio Rodes presenta unas pérdidas de 24,4 millones de euros, frente a los 12,3 de beneficio de 2015. La explicación, dado que el resultado de explotación de la firma fue negativo los dos años (-17,4 millones en 2015; -14,6 millones el pasado ejercicio), hay que buscarla en los ingresos financieros: en 2015 esta partida compensó el resultado negativo de explotación (la SPTCV ingresó 28 millones por enajenación de instrumentos financieros) y la sociedad cerró con beneficios, y en esta ocasión no ha sido así. 

El informe de gestión subraya que la sociedad, una vez revertido el mandato de extinción que había puesto en marcha el anterior Consell, sigue trabajando para dar cumplimiento al mandato de la Unión Europea respecto a Ciudad de la Luz, por un lado, y para enajenar las parcelas del PEDUI de Finestrat-Benidorm (los terrenos anexos a Terra Mítica).

Ciudad de la Luz

Por lo que respecta a Ciudad de la Luz, una de las dos participadas que mantiene la SPTCV junto al aeropuerto de Castellón, los antiguos estudios de cine de Alicante declaran unas pérdidas de 8 millones de euros. 

El Consell, en la Ciudad de la Luz el 9 d'Octubre de 2016. Foto: RAFA MOLINA

Cerradas desde 2012 por mandato de la Comisión Europea, las instalaciones no generan ningún ingreso por actividad económica, pero siguen manteniendo como gastos de explotación el sueldo del escaso personal que sigue trabajando en el complejo y el mantenimiento de las instalaciones.

IVF

Las cuentas del Instituto Valenciano de Finanzas de 2016 reflejan con claridad el cambio de rumbo en la gestión de la entidad, que también se beneficia del profundo saneamiento que los actuales gestores llevaron a cabo contra el resultado de ejercicio anteriores. La entidad dirigida por Manuel Illueca cerró el ejercicio con un resultado positivo cercano a 6,5 millones de euros que contrata con las millonarias pérdidas de años anteriores. Como muestra basta recordar que las cuentas de 2014, reformuladas para imputar en ese ejercicio el saneamiento mencionado, arrojaron unas pérdidas de más de 35 millones.

En el informe de gestión, Illueca atribuye el cambio de signo en los resultados a la bajada del 43% en el coste da la deuda y, sobre todo, a la "efectividad de las acciones de recuperación”, que han permitido reducir las pérdidas por deterioro.

Las cuentas de 2016 reflejan también el efecto que tuvo para el instituto recuperar las competencias de financiación al sector privado, que hasta mediados de 2015 correspondían al Ivace –dependiente de la Conselleria de Economía–. Durante el ejercicio se formalizaron 21 préstamos a empresas privadas por un importe total de 4,2 millones y se renegociaron las condiciones de operaciones ya en cartera por valor de 26,7 millones.

Manuel Illueca, director general del IVF. Foto: ESTRELLA JOVER

Con todo, el IVF acumula la mayoría del riesgo vivo con la Generalitat, empresas públicas, fundaciones e instituciones feriales: 642 millones de euros. La cifra de negocio se redujo un 36% hasta 14 millones de euros debido a la fuerte caída de los ingresos obtenidos de los préstamos concedidos –un 42% menos atribuido a los bajos tipos de interés–, a la reducción de un 10% en el saldo vivo de créditos concedidos.

Vaersa maquilló las cuentas

Entre los resultados de las empresas públicas de 2016 también destaca el caso de Vaersa, la empresa instrumental a la que la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente encarga algunas labores técnicas. Lo relevante en este caso es la reducción del 12% en la cifra de negocio y, sobre todo, la caída del beneficio, ya que esta sociedad había destacado en años precedentes por ser una de las pocas que terminaba el ejercicio con buenos resultados.

Además, hay que tener en cuenta que, tal y como publicó este periódico, la sociedad procedió a reformular sus cuentas el pasado mayo para que arrojaste un resultado positivo de apenas 143.007 euros, mientras que en la primera versión reflejaban unas pérdidas cercanas a los 75.000 euros. En cualquiera de los dos casos, el resultado se desploma respecto a 2015, cuando logró 2,4 millones de beneficio. El consejo de administración justificó este ejercicio de maquillaje contable para evitar que las pérdidas del año 2016 causaran "deterioro" sobre la imagen de la empresa. Al haberse publicado las cuentas sin las auditorías, por el momento no es posible conocer si los técnicos han planteado algún tipo de salvedad a esta maniobra.

Cacsa

Cacsa cerró 2016 con  pérdidas de 14, 1 millones de euros, un 69% menos que en 2015, cuando cerró con un balance negativo de 46,9 millones de euros. Cabe destacar que la empresa pública que dirige Enrique Vidal también redujo su cifra de negocio, bajando de 22,9 a 15,6 debido a la utilización de salas que se alquilaban a exposiciones o a la reducción de eventos que dañaban la imagen del complejo.

Enrique Vidal. Foto: MARGA FERRER

En su primer año junto a Avanqua en el Oceanogràfic los ingresos por ventas de entradas de la sociedad fueron positivos respecto a 2015, aumentando un 19% gracias al aumento de la venta de entradas y al cambio de sus condiciones eliminando promociones u descuentos vigentes en otros ejercicios.

El número total de ventas de entradas generales vendidas fue de 2,1 millones, un 10% más que en el ejercicio anterior. Una cifra que superó los objetivos marcados. Por negocios, el Oceanogràfic sigue siendo el edificio que más entradas vende -1.221.059-, seguido del Museu de les Ciències Príncipe Felipe -598.223- y del Hemisfèric -329.945-.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email