X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

#Crónicavp - sesión de control

Déjà vu en Les Corts: el PP ataca con la corrupción y el Consell les acusa de antivalencianos

6/04/2018 - 

VALÈNCIA. Pasó lo que tenía que pasar. Esta sencilla frase resume la sesión de control al Consell celebrada en Les Corts este jueves. Una jornada en la que el PP -con la alineación de Ciudadanos- utilizó en sus ataques la investigación del presunto caso de corrupción que se cierne sobre PSPV y Bloc  mientras que los representantes del Gobierno trataron por todos los medios de desmarcarse de un asunto que amenaza con mancillar la bandera de la transparencia que siempre han ondeado.

Así, y pese a que la presidenta regional del PPCV, Isabel Bonig, aseguró en su primera intervención que no iba a hablar de "eso" que esperaban, la ocasión era demasiado buena para desaprovecharla. O lo que es lo mismo, era como pedirle a un delantero centro que pase la pelota cuando la tiene botando para chutar dentro del área. No va a ocurrir. Por tanto, la líder popular, chutó: "Le pido lo que usted ha exigido al PPCV en tantas ocasiones, coherencia por esa herencia reputacional de la que tanto ha hablado", afirmó, para preguntarle si se irá "a casa" si se confirma la presunta financiación ilegal y si asumirá "responsabilidades políticas".

La líder de los populares valencianos no fue la única que hincó el diente al asunto que viene atormentando a PSPV y Compromís en los últimos días. La portavoz de Ciudadanos, Mari Carmen Sánchez, señaló la "ironía" de que la coalición valencianista criticara "dopaje electoral" de otras formaciones en 2007 cuando también tenían "asuntos turbios". "A ese ritmo, sí parece que todos los partidos políticos llegaron en igualdad de condiciones a las elecciones", remachó, sarcástica.

La portavoz del PP en Les Corts, Isabel Bonig, en su intervención. Foto: CORTS

Una utilización de expresiones -como "dopaje" o "herencia reputacional"- que han sido lugares comunes por parte de los socios del Botánico y que, ahora, PP y Cs paladean, como si degustaran algo sabroso, ante las informaciones publicadas que, si bien todavía quedan muy alejadas de ser una trama al nivel de Gürtel, están generado preocupación en el Gobierno valenciano.

Con este escenario, consistente en escuchar a Bonig recitar frases de los dirigentes de PSPV y Compromís en épocas pasadas sobre los casos de corrupción relacionados con el PP y que ahora regresan como un bumerán, Ximo Puig y Mónica Oltra tuvieron que salir a defenderse de los ataques de la oposición. No se puede decir que les pillara por sorpresa: de hecho, este diario tiene constancia de que esperaban una andanada de estas características.

Así, tanto el presidente de la Generalitat como la número dos del Consell, trataron de articular un discurso que les separara con claridad del PPCV en este asunto y aseguraron que asumirían "responsabilidades políticas" si hubiera que hacerlo. "Quieren instaurar que todos los partidos son iguales y no lo son. Desde el minuto uno hemos contestado todas las preguntas ante los medios. No hemos hecho eso del plasma", subrayó Puig, en referencia al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para añadir que su grupo parlamentario ha apoyado la comisión de investigación sobre este asunto. "Ustedes siempre estaban poniendo trabas. Tampoco hemos cargado contra jueces, policía y periodistas como hicieron ustedes", sentenció el jefe del Consell.

Mari Carmen Sánchez, portavoz de Ciudadanos. Foto: CORTS

En esta línea, Oltra aseguró que los partidos del Consell reaccionan ante la corrupción con "tolerancia cero". "Esta es la diferencia entre partidos indecentes y los que no tienen nada que esconder", recalcó, para asegurar que responderían con "contundencia total" porque el Gobierno valenciano defiende "la regeneración democrática, la transparencia y las buenas prácticas".

Rifirrafe presupuestario hasta recuperar el concepto "antivalenciano" 

Aunque la sesión fue menos tensa que alguna de las celebradas recientemente, si hubo momentos en los que la temperatura subió notablemente. El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, trató de llevar el debate a los Presupuestos presentados por Rajoy y pidió que PP y Ciudadanos los enmendaran por "lealtad a los valencianos". Así, el jefe del Consell recriminó a Bonig que se mostrara "feliz" ante unas cuentas que "marginan a los valencianos". De la misma manera, se dirigió a la síndica de Ciudadanos -formación que respalda los PGE en el Congreso- para pedirle un "cambio de actitud" y un viraje "a favor de los valencianos".

Bonig, sin complejos, defendió las cuentas diseñadas por sus compañeros de partido pese a que la inversión por habitante resultante en la Comunitat es de 150 euros, 67 por debajo de la media española. Así, la líder del PPCV puso el acento en el ascenso del 23% de inversión en infraestructuras respecto al ejercicio anterior y pidió el apoyo de los socialistas para estas cuentas en el Congreso porque "invierten en pensionistas, en el Corredor Mediterráneo, en empleo y traen agua". Mientras, Sánchez (Cs) evitó bajar a las cifras presupuestarias para limitarse a cuestionar la "eficacia y estabilidad" del Consell, apuntando a la percepción de una "guerra de poder" y una relación "cada vez más tensa en el matrimonio del Botànic".

El jefe del Consell, Ximo Puig. Foto: CORTS

Unas afirmaciones que, finalmente, obtuvieron la respuesta más dura por parte de Oltra, quien tomó la palabra para reivindicar que el actual Ejecutivo es "el más estable de la historia del autogobierno valenciano". A continuación, en un giro ofensivo, acusó a Ciudadanos de tener "mala conciencia" por apoyar unos PGE que dejan a la Comunitat "a la cola en inversiones". "Ustedes están apoyando la política antivalenciana del PP, haciendo seguidismo de enemigos de los ciudadanos y ciudadanas", sentenció.

Una afirmación que cerró el círculo de una sesión marcada por las similitudes con las que se vivían hace unos años cuando el PP gobernaba y era acusado por la oposición de prácticas irregulares -algunas de ellas juzgadas y sentenciadas tiempo después- y donde los populares, entonces al mando en las instituciones, acusaban a PSPV y Compromís de ser los "enemigos de los valencianos".

Oltra mostrando un mapa de las inversiones de los PGE de 2018. Foto: CORTS

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email