X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

20 millones más para personal  

En busca del tiempo perdido: La deuda de València baja a los niveles de 2002

6/11/2017 - 

VALÈNCIA. Como decía el personaje de una novela de Emilio Salgari, a grandes males, grandes remedios. La acuciante falta de personal en el Ayuntamiento de València, que afecta a todos los departamentos y perjudica al día a día de la ciudad, será abordada de manera directa en los presupuestos del año que viene con un incremento en la partida de Personal de 20 millones de euros, que supone un incremento del 8% con respecto al año 2017. En total el presupuesto del Ayuntamiento ascenderá a 811 millones de euros, el más alto de los últimos años.

El aumento se apoya no por una mayor aportación del Estado; más bien al contrario. Un año más la previsión que se maneja es que Madrid vuelva a dar la espalda a la tercera ciudad del país y se estima que descenderán en ocho millones de euros las transferencias corrientes del Estado. Aunque se prevé un aumento de las transferencias de capital, no bastará para suplir la diferencia porque apenas se aportarán 1,6 millones, con el inri de que son fondos europeos que se gestionan a través del EDUSI del Cabanyal. Así pues en el no haber del gobierno de Mariano Rajoy queda consignado que en 2018 se escamotearán a los valencianos 6,4 millones de euros. Como viene siendo costumbre.

Si el presupuesto de València ha subido es por una gestión más eficaz de los impuestos y tributos municipales. En este sentido se encuentra el incremento de ingresos por las multas de tráfico a vecinos de otras ciudades, que ya se gestionan de manera más eficaz, las del impuesto de la construcción y las del de actividades. Dura lex, sed lex. En total, nueve millones más para la cuenta municipal. A esta cantidad hay que añadir el incremento de las transferencias recibidas por parte de la Generalitat, que ascienden a 20,7 millones de euros más (8,5 millones en transferencias corrientes y 12,2 en transferencias de capital).

Por mor de esta mayor eficiencia, el Ayuntamiento de València puede también presumir de haber reducido la deuda municipal a los niveles de 2002. Es decir, que financieramente la ciudad ha regresado al mejor pasado, a hace 15 años. Así, la deuda, que llegó a superar los 950 millones de euros, se sitúa por debajo de los 600 millones. La reducción de deuda llevada a cabo durante el mandato del Govern de la Nau, y el pago a los proveedores prácticamente al día, ha propiciado un ahorro para 2018 de la carga financiera de 6,4 millones de euros, o lo que es lo mismo, una bajada del 7,7 %. Con respecto a los pasivos financieros, se continúa con la apuesta por la reducción de la deuda y para ello en 2018 se destinarán 60,8 millones en amortizarla. Al final del 2018 la deuda municipal será de 511 millones.

Los vecinos piden más limpieza

Las primeras reacciones a los presupuestos han sido más sobre cuestiones de tiempos y formas que de hechos concretos. Así por ejemplo desde la Federación de Vecinos se ha indicado que “sería deseable que se enviara la documentación con más tiempo para poderla trabajar antes del consejo” de política municipal.

Ya en detalle, los vecinos han reclamado un incremento de la partida de limpieza especialmente en los barrios, y de poda, un tema que genera muchas quejas en toda la ciudad, y han hecho votos porque el aumento del gasto de personal “se traduzca en mayor agilidad para tramitar proyectos, en especial de las inversiones participativas, y en mejorar la calidad de vida poniendo medios contra el ruido generado por el botellón, las terrazas y los apartamentos turísticos, entre otros aspectos”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email