X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 25 de junio y se habla de CÓMICS Caso Emarsa corts valencianes Joan Ribó SUCESOS
GRUPO PLAZA

entrevista a la diputada de podemos en el congreso

Carolina Bescansa: "Es muy difícil hacer trabajo real desde un parlamento sin estar en el gobierno"

11/02/2018 - 

VALÈNCIA. Carolina Bescansa (Santiago de Compostela, 1971) es socióloga, politóloga y una de las cofundadoras de Podemos en 2014 junto a Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero.

Diputada en el Congreso por Madrid, Bescansa ha estado siempre en primera línea política con el partido de los círculos. Hasta enero de 2017 fue secretaria del grupo parlamentario Unidos Podemos, y hasta hace apenas un trimestre formaba parte de la comisión Constitucional de la Cámara Baja que debe abordar una posible reforma de la Carta Magna. Un puesto del que, sin embargo, fue relevada por Irene Montero. Bescansa también optó a liderar Podemos en el último Vistalegre II, pero finalmente se autodescartó.  

Valencia Plaza se reúne con uno de los rostros fundadores del partido tras su visita a la capital del Túria para hablar de la crisis territorial española, la postura de su partido en el procés independentista catalán, los resultados del último CIS en el que Podemos ha perdido su posición como tercera fuerza en intención de voto y el futuro de la formación tanto a nivel estatal como autonómico de cara a las próximas elecciones.

Bescansa en el barrio de Ruzafa. Foto: EVA MAÑEZ

-Como gallega, su presidente, Alberto Nuñez Feijóo, se manifestó en contra de la reivindicación del Gobierno valenciano en favor de una financiación justa. ¿Usted comparte el problema valenciano? ¿Está a favor de reestructurar la deuda?
-No es un problema valenciano solo, sino un problema territorial en España. El problema de la Comunitat Valenciana no lo tiene solo esta autonomía. La ley de financiación autonómica no solo es una ley injusta porque genera escenarios desiguales, sino también porque genera situaciones opacas donde a la hora de la verdad es difícil saber exactamente cuál es la cantidad final de financiación que recibe cada comunidad autónoma y en base a qué criterio se está calculando cada cuantía. Deberíamos tener un Senado donde la representación de los territorios sea similar y que esa Cámara Alta se dedique exclusivamente a aprobar cada año la ley de financiación autonómica, de manera que se generen escenarios de negociación de igual a igual entre todos los entes federados del Estado, y no negociaciones de tú a tú entre el Estado y cada una de las autonomías. 

-Usted ha sido una de las voces que ha discrepado con el discurso que ha mantenido Podemos sobre la crisis en Cataluña. Ha lamentado que solo se hablase de los independentistas, pero no del proyecto político que tiene para España… ¿Qué errores vio usted en la estrategia llevada a cabo?
-Lo que nos corresponde a nosotros desde el Congreso de los Diputados es proponer soluciones a la crisis territorial española, que es algo diferente a la catalana. Y ésta incluye, no solo a la crisis territorial catalana, también tiene que ver con la financiación, con el respeto a la diversidad cultural... En definitiva, el reconocimiento de la heterogeneidad de España que está presente en Cataluña, pero que también lo está en Castilla y León, Castilla y La Mancha, Canarias...

-También ha llegado a afirmar que a Podemos se le ha olvidado decir que no apoyaría la independencia de Cataluña "ya fuese por vía unilateral o bilateral". ¿Por qué no lo ha hecho? ¿Por qué no se ha querido ser claro en el discurso? 
-Yo lo he repetido con mucha claridad porque es lo que viene en nuestro programa electoral. Nosotros no estamos a favor de la independencia de Cataluña ya se proclame esta por vía unilateral o fruto del resultado de una negociación bilateral. Quizá nos ha faltado repetirlo, pero mi posición es la del conjunto del partido. 

Bescansa durante la entrevista en La Morada, sede de Podemos. Foto: EVA MAÑEZ

-¿La ambigüedad era una táctica electoral para no desgastar al electorado de los comuns más soberanista y al menos nacionalista?
-No creo que responda a una cuestión táctica. Nuestro papel desde el Congreso de los Diputados no era entrar a resolver la crisis catalana porque de eso se tienen que encargar los compañeros de Cataluña, sino que nosotros tenemos que tomar medidas para superar la crisis territorial española, que tiene como una de las patas a Cataluña, pero también otras más en el conjunto del país. De hecho, si mañana se resolviera la crisis catalana, la crisis territorial española seguiría ahí. 

-¿Ha sido una buena idea integrarse en el espacio de En Comú Podem, que tiene como líder a Ada Colau, en Cataluña?
-Esos balances tiene que hacerlos la gente en los territorios. Tendrá que decir Podem Cataluña si ha sido una buena idea o no...

-¿Qué lectura hace de los resultados en Cataluña? En las generales, fueron primera fuerza…
-Creo que el resultado de las elecciones del 21D es un resultado malo para Cataluña porque, por un lado, les devuelve al escenario inicial, pero en peores condiciones para llegar a acuerdos. No está claro cómo se va a superar el 155, ni cómo se afrontará la normalización de la vida política en Cataluña. No se clarifica hacia donde se va en los próximos años Cataluña. 

-Como socióloga y experta del partido en análisis de encuestas llevaba advirtiendo que el discurso que estaban tomando estaba provocando un desplome en la confianza de los votantes por la indefinición o confusa posición que tenían… ¿Se hizo algo al respecto? Hasta hace apenas 3 semanas Pablo Iglesias no admitió que se habían equivocado…
-Es muy difícil en ciertas coyunturas tratar de marcar una línea que no te posiciona nítidamente en ninguno de los dos bloques que están liderando la confrontación. Y hemos pagado ese precio. A la interna en Podemos, la posición que yo he defendido ha sido mayoritaria. Posiblemente, en términos comunicativos, se podía haber hecho más. Pero tampoco estaba en nuestra mano, porque quien se presenta a las elecciones en Cataluña no es Podemos... 

Bescansa en el céntrico barrio de Ruzafa. Foto: EVA MAÑEZ

-Su discrepancia, de hecho, es compartida en otras comunidades autónomas. En la valenciana también fue un tema discutido en uno de los últimos CCV, donde algunos consideraban que se había errado en el discurso y había faltado argumentario desde la secretaría Política. ¿Que se ha hecho mal en Podemos que impide consolidar demoscópicamente como alternativa de gobierno al PP?
-Ahora mismo la pregunta es qué hemos hecho los españoles y españolas para merecer esto. Porque en cualquier otro país, con lo que estamos escuchando sobre la financiación irregular del PP, el Gobierno habría caído hace muchos meses. Sobre lo que está pasando en nuestro país, tendremos parte de nuestra responsabilidad, no la eludo. Pero sin duda es algo que afecta a los cimientos de nuestra democracia española. Seguramente hemos hecho mal cosas, pero la responsabilidad no solo cae sobre Podemos.

-¿Había unanimidad en el partido para votar a favor del cupo vasco?
-Podemos es un partido español pensado para ser una alternativa para la democracia española y que apuesta por la integridad española del Estado. Y no creo que nos hayamos acercado a los nacionalismos, si no que hemos reconocido la existencia de problemas muy graves de la estructura de la financiación en España, y eso tiene que ver con problemas muy graves de la diversidad territorial y de faltas de respeto a la identidad cultural de las distintas naciones que conviven en el país. Si algo hay en común es que la construcción de la identidad española, lamentablemente en términos históricos, se ha construido sobre el desprecio de las identidades nacionales o regionales que conviven en España, o sobre la ignorancia. Si pregunto en Extremadura quién es Blasco Ibáñez, me encontraré con un profundo vacío o desconocimiento. Pero si pregunto en Andalucía, Galicia o Cataluña quién es Castelao me va a pasar lo mismo. Y eso tiene que ver con la construcción de país que falla en el reconocimiento y respeto de la diversidad cultural, además de fallar en la representación territorial y en los criterios de igualdad en la financiación. 

-El último barómetro del CIS sitúa a Podemos como cuarta fuerza más votada y es el único partido que pierde en fidelidad de voto. ¿Qué valoración hace de estos resultados? 
-Una de las cosas más importantes que revela el CIS es que, si parecía que habíamos llegado a un momento de estabilización de los flujos de transferencia entre los distintos partidos políticos, este último barómetro desvela que no. Revela que el espacio político sigue lleno de transferencias entre las distintas formaciones políticas, que existen cuatro formaciones que tienden a igualarse en su posición relativa para poder competir y que quien se hubiese creído que la foto del 26J es una "foto finish", tiene que asumir que los electorados en España no se han estabilizado. El concepto de techo y suelo electoral ha saltado por los aires. Lo cuál es lógico porque los problemas graves que aquejaban a España cuando comenzó la crisis no se han resuelto: ni la desestructuración del mercado laboral -que ha evolucionado hacia modelos de precariedad, pero que sigue ahí-, ni los problemas de corrupción del sistema político se han resuelto porque siguen ahí, ni tampoco la problemática relativa a la calidad de la democracia y la participación.

Carolina Bescansa durante la entrevista. Foto: EVA MAÑEZ

-¿Es producto de los cambios de discurso y de políticas desde su nacimiento?
-Creo que ha habido cambios, pero yo no lo ubicaría en el periodo cronológico que va entre octubre de 2017 y enero de 2018... Probablemente Cataluña ha afectado también, pero tiene que ver con otros factores que también han afectado a Podemos en 2017. 

-¿Como por ejemplo?
-Hay una enorme frustración en España cuando finalmente en 2016 Mariano Rajoy consigue ser investido presidente del Gobierno. Esta fe y esperanza en el cambio que acompañó toda la ola comprendida entre 2014 y las elecciones de 2015 no desembocó en lo que la mayoría de personas en este país querían. Ahora parece casi una broma, pero lo cierto es que cuando la gente en este país votó al PSOE, a Podemos o a Ciudadanos, votó por el cambio. La gente no votó a Ciudadanos creyendo que al final terminaría siendo el partido que sostendría al PP. Por tanto, en España existían dos tercios de la población que pedían cambio... Y de nuevo acabó gobernando Mariano Rajoy. Eso lo cambia todo, porque genera un espacio de frustración que se nota en las calles. El país ha cambiado porque la gente quería que ocurriera una cosa que finalmente no ha pasado.

-Ahora que se está negociando la reforma de la ley electoral estatal, ¿qué fallos tiene y en qué debería cambiar?
-No sé si son errores porque creo que se hizo deliberadamente para eso, pero creo que el principal fallo es que no respeta el principio básico de cualquier democracia, que es que el voto de todas las personas valgan lo mismo. Por lo tanto, tenemos que cambiar eso le convenga a quien le convenga y le perjudique a quien le perjudique. 

Carolina Bescansa. Foto: EVA MAÑEZ

-Como socióloga, ¿qué factores explican el descenso demoscópico de la formación morada? ¿Es real la subida de Ciudadanos?
-A mí me gusta mucho el CIS y tengo mucho respeto hacia la institución, pero creo que la principal lectura del CIS es que las mayorías sociales en España no se han estabilizado en términos electorales. No hay un escenario estable, por lo tanto todo está en movimiento.

-¿Fue una buena estrategia ir con Izquierda Unida?
-Creo que todo lo que sea sumar fuerzas tiene que ser bueno, nosotros no solo tenemos que ponernos de acuerdo con las fuerzas existentes, sino que tenemos que conseguir incorporar a nuestro proyecto a millones de personas que todavía no están en él. 

-¿Se desvirtuó mucho el mensaje de Podemos o la esencia con la que nacía la formación?
-No creo que el acuerdo con IU genere un antes y un después en términos discursivos dentro de Podemos. Creo que los cambios en Podemos tienen que ver con otras variables como la incapacidad en 2016 de haber formado un Gobierno alternativo a Mariano Rajoy. 

-¿Es partidaria de repetir las llamadas confluencias en otros territorios con singularidades como la Comunitat Valenciana?
-Creo que es muy importante que sea la gente en los territorios la que decida lo que es mejor para concurrir electoralmente. Hay que respetar la voz de las personas en los territorios.

Carolina Bescansa momentos antes de la entrevista. Foto: EVA MAÑEZ

-¿Cree que aportaría o restaría a Podemos ir con Compromís en la Comunitat? 
-Eso deben decidirlo los compañeros de Podemos aquí. 

-¿Y la decisión de no entrar en los gobiernos autonómicos fue una decisión acertada visto a largo plazo?
-Sin querer entrar a ningún debate, me parece que a la vista de lo que hemos conocido sobre el enorme poder que tienen los Gobiernos, no solo el de España también los autonómicos en relación a los parlamentos, creo que es muy difícil hacer trabajo real desde un parlamento desgraciadamente sin estar en el gobierno. Lo cual creo que tendría que habernos llevado a calibrar de manera diferente ese tipo de decisiones, no solo aquí en la Comunitat Valenciana sino en el conjunto de los territorios en España. Desgraciadamente el poder ejecutivo tiene en las comunidades autónomas una enorme cantidad de capacidades y es muy difícil, como estamos viendo en el Congreso todos los días, conseguir sacar iniciativas del ámbito parlamentario.  

-¿Se debe dotar de autonomía suficiente, buscando un modelo similar al de IU en algunas regiones como en la CV?
-Sí, ¿por qué no? La organización debe avanzar hacia una estructura cada vez más descentralizada. Podemos nació de una manera muy centralizada porque era una organización muy pequeña, pero obviamente debe avanzar hacia una mayor descentralización. 

Bescansa. Foto: EVA MAÑEZ

-¿Cómo valora el liderazgo de (Antonio) Montiel y los cambios que está introduciendo (Antonio) Estañ ahora al frente de la formación?
-Estamos ante compañeros muy valiosos que se dejan la piel cada día por el proyecto y se han conseguido cosas que no son pequeñas en la negociación de los Presupuestos gracias al trabajo parlamentario. 

-¿Cree que la revisión de los estatutos que propuso Iglesias rompen con la esencia de Podemos?
-Creo que no. Los nuevos estatutos definen otra concepción de la organización. 

-¿Qué queda de aquel Podemos primigenio? ¿Se ha alejado demasiado de los orígenes? ¿Ha perdido frescura?
-Obviamente sí. No es lo mismo ser un recién nacido que tener tres años. Pero quedan muchas cosas del Podemos primigenio, queda mucho de aquel compromiso de todas aquellas personas que tomamos parte de la formación para cambiar nuestro país. Profundo compromiso por recuperar la democracia para este país. 

-¿Es partidaria de Íñigo Errejón como candidato a la Comunidad de Madrid?
-Sí, Íñigo será un estupendo candidato para presidir la Comunidad de Madrid. 

-¿Es la victoria de Errejón quizá la única oportunidad para relanzar Podemos en España?
-No creo que tengamos que planteárnoslo en esos términos. Entre otras cosas porque cuando la gente vota en clave territorial sabe muy bien lo que está eligiendo. Y decide unas cosas en su ayuntamiento, luego otras en su comunidad autónoma y otras en clave estatal. Yo creo que son partidos diferentes y tienen lógicas diferentes.

Bescansa junto a La Morada. Foto: EVA MAÑEZ

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email