X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

la exconsejera de la entidad declara en la audiencia nacional

Noguera destaca que no tuvo sensación de alarma en Banco de Valencia porque confiaba en Parra

31/05/2017 - 

VALÈNCIA. La presidenta de Libertas 7 y exconsejera de Banco de Valencia Agnès Noguera aseguró este martes ante el juez de la Audiencia Nacional que investiga al antiguo consejo de Banco de Valencia como presunto responsable de un delito de falsedad contable que los vocales no tuvieron una sensación de alarma que les hiciera temer la intervención de la entidad, que confiaban en el exconsejero delegado, Domingo Parra, y que el hecho de que Bancaja –integrada en BFA-Bankia– fuera máximo accionista les hizo pensar que esta cubriría las posibles necesidades de capital.

Según explicaron fuentes conocedoras de la declaración, la exconsejera fue interrogada durante algo más de una hora y únicamente respondió a las preguntas de la Fiscalía y de su abogado. Su comparecencia se enmarca en la causa abierta a raíz de una denuncia del FROB, que fue precedida de una anterior de la asociación de pequeños accionistas Apabankval en los juzgados de Valencia. El origen de la causa fue una denuncia de la asociación de accionistas Apabankval en los juzgados de València.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz amplió en noviembre de 2013 la imputación de los trece antiguos miembros del Consejo de Administración del Banco de Valencia y el socio de la auditora Deloitte por supuestas irregularidades en la entidad para atribuirles un nuevo delito de falsedad contable.

Agnés Noguera respondió al magistrado que los consejeros tenían conocimiento de las actuaciones inspectoras del Banco de España desde finales de 2009, pero de una manera vaga, y que nunca tuvieran la impresión de que las cosas fueran mal en la entidad, que acabó intervenida en noviembre de 2011. Afirmó, además, que en el órgano de gobierno de la entidad había muchos empresarios, pero no financieros.

Según las fuentes, la exconsejera declaró que el consejero delegado, Domingo Parra era el quien daba cuenta de la inspección, pero que no se contaban las discrepancias con el Banco de España sobre el supuesto déficit de provisiones de la entidad, filial de Bancaja. En este punto, dijo que se pensó que Bancaja, integrada ya por entonces en BFA-Bankia, asumiría la ampliación de capital que el Banco de España instó a realizar en diciembre de 2010.

La sociedad Libertas 7, controlada por la familia Noguera, era accionista del Banco de Valencia con un 5% y tenía un asiento en el consejo de administración, que ocupaba en representación de la firma su presidenta. A su vez, Domingo Parra fue consejero de Libertas 7 entre 2007 y 2011.

Persona de confianza para el consejo

Noguera aseguró ante el juez que el consejero delegado era la persona de confianza del consejo y que era él quien se ocupaba, junto al interventor general, de la interlocución con el Banco de España, de manera que la información que llegaba al consejo era de carácter muy genérico. Tampoco tuvieron conocimiento de las cartas remitidas por el supervisor. Por ello nunca pensaron que el Banco de Valencia estuviera en una situación extrema o de alarma. 

Además, subrayó que Libertas 7 mantuvo depósitos de elevado importe en Banco de Valencia y que no los retiró. Dijo también que la sociedad ha perdido cientos de millones por la crisis del banco.

Por su lado, el exconsejero Manuel Olmos Llorens, médico de profesión, también declaró este martes y coincidió en que no tuvo impresión de que la situación de la entidad fuera crítica. Olmos controlaba el 1% del accionariado tras invertir sus ahorros en acciones, según aseguró en su comparecencia, y dijo que confiaba en el equipo directivo del banco hasta el punto de que iba a todas las ampliaciones de capital y no vendía.

La pasada semana declararon en la Audiencia Nacional tanto el exconsejero delegado, Domingo Parra, como el expresidente de Banco de Valencia, José Luis Olivas, que ofrecieron versiones totalmente opuestas sobre su papel en la crisis de la entidad. Olivas defendió que, a pesar de presidir el Banco de Valencia, no conocía los problemas que condujeron a su nacionalización porque no tenía funciones ejecutivas y era el consejero delegado quien controlaba la gestión.

Parra, por su lado, sostuvo que tanto el presidente de la entidad como su consejo de administración eran conocedores de los reparos que el Banco de España tenía sobre la solvencia de la entidad desde finales de 2009.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email