X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

javier moliner, presidente provincial del pp de castellón

"Primarias en el PP, sí. No podemos dejar que nos ganen la batalla de las formas"

3/12/2016 - 

VALENCIA. El presidente de la Diputación de Castellón y líder provincial del PP, Javier Moliner, visitó Valencia Plaza días atrás para conceder una entrevista en la que abordó distintos asuntos relacionados con la gestión de la institución así como de la actualidad del partido.

Con el congreso nacional de la formación popular ya a la vista, el dirigente castellonense insiste en luchar durante este cónclave por una modificación estatutaria que permita la celebración de primarias en el partido para la elección de los presidentes y también de los candidatos. "Si podemos convencer con la razón, no podemos dejar que otros nos ganen la batalla de las formas", explica, para resumir su posición.

Además, también reflexionó sobre el fallecimiento de Rita Barberá y sobre algunas de las lecturas políticas que se han hecho posteriormente acerca de la presión mediática y de las líneas rojas sobre los imputados. "No es momento de conclusiones políticas. Es el momento de comprender el dolor de las personas próximas a la exalcaldesa. Puede que haya habido excesos en la situación y en la presión vivida. También puede que sea necesaria una reflexión de todos los que se dedican a la causa pública sobre cuáles son los tiempos en los que uno debe permanecer o debe prolongar su estancia en la vida pública", comenta.

-¿Qué análisis o autocrítica hace de que no haya ningún valenciano en el Gobierno de España?
-Indudablemente no me gusta. No pongo en duda los méritos curriculares de los miembros del Gobierno pero estoy seguro de que hay perfiles tan buenos como otros que han sido designados y pudieran tener un origen valenciano, castellonense o alicantino. Para el PPCV el problema no está en discutir sobre sillones, sino en que los proyectos y los compromisos con esta Comunitat se cumplan, pero a mí me hubiera gustado algún nombramiento que hubiera conformado una cuota territorial.

-¿A qué lo achaca? Porque por probabilidad, parece difícil que no toque ninguno, ya no ministros... sino secretarios de Estado también. ¿Qué comentan entre ustedes? ¿Cordón sanitario por la corrupción, falta de banquillo...?
-Hay una mezcla de todo. Se ha vivido una situación compleja en el PPCV y eso ha tenido consecuencias en el banquillo. La mayor parte de la gente que encarna el nuevo partido en la Comunitat está ocupando puestos de responsabilidad aquí, pero eso no es óbice para que perfectamente alguna persona podía haber ostentado algún cargo que encarne las ideas del PP desde una óptica valenciana.

-Se han vivido días muy díficiles en el PP con el fallecimiento de Rita Barberá que han dado lugar también a lecturas políticas respecto al trato recibido por la exalcaldesa y las llamadas líneas rojas. ¿Cómo lo ha vivido usted?
-Pues con la consternación y dolor de quien pierde a una persona que ha sido próxima durante muchos años. Pero con muchas menos lecturas políticas de las que se han hecho. Acabar sacando conclusiones políticas del dolor humano no es una actitud saludable. Todos lamentamos lo que ha ocurrido. Desgraciadamente, la vida te da golpes de este tipo en personas con una trayectoria u otra, con un perfil u otro, o con personas que viven un estado de tensión o que no lo viven. Por tanto todos estamos al lado de las personas que estaban más próximas a la exalcaldesa y sacar conclusiones políticas no es lo más lógico ni racional.

-Pero se han escuchado voces en el PP de que quizá habría que replantearse el camino que se ha adoptado en las líneas rojas.
-Puede que haya habido excesos en la situación y en la presión vivida. También puede que sea necesaria una reflexión de todos los que se dedican a la causa pública sobre cuáles son los tiempos en los que uno debe permanecer o debe prolongar su estancia en la vida pública. Pero creo que es el momento de comprender el dolor de las personas próximas, estar a su lado y no sacar lecturas más allá de las humanas y personales.

-Llega el congreso nacional y deberá abrirse el debate sobre primarias que usted ha apoyado. ¿Hay que apretar el acelerador?
-Sin duda. El PP ha demostrado que, pese al ruido de la opinión pública que pudiera pivotar sobre una merma en las siglas, los ciudadanos han reforzado su confianza en nosotros. Básicamente porque creen que con la forma de entender de la vida pública del PP sienten que le van mejor las cosas. Si un partido es capaz de convencer con la razón, no podemos permitir que otros nos ganen la batalla de las formas. No tengo ninguna duda de que los liderazgos internos del partido iban a tener el refrendo de la militancia con muchísima más contundencia. Así pues, creo firmemente en las primarias, en un sistema que consensuemos entre todos para que la voz del militante se escuche directamente en la elección de los líderes y de los candidatos a futuro.

-Y si en el congreso nacional del PP no se aprueba esto, ¿usted es partidario de buscar alguna vía como la de utilizar el truco de ampliar la categoría de compromisarios a todos los afiliados?
-Nosotros en Castellón abrimos la vía a un proceso de participación a la hora de la elección de candidatos y salió bien. La gente agradeció que se escuchara su voz. Confío en que los estatutos del partido permitan que esas mejoras se puedan introducir.

-A veces da la sensación de que hay parte del PP que se siente en cierta forma apartado por el llamado 'nuevo' PP, las personas que están ahora en los puestos de mando del partido. Días atrás, se han escuchado rumores de que Francisco Camps podría plantearse en el futuro ser candidato a la Alcaldía de Valencia. ¿Cómo se lleva desde el liderazgo mirar hacia delante y al mismo tiempo dar cariño o no dejar descolgadas a otras personas que han trabajado muchos años para el partido?
-A ver... por decirlo de alguna manera, Raúl y Xavi son referentes en el Real Madrid y en el FC Barcelona, pero nadie se plantea que puedan ser titulares este domingo. La nostalgia y el recuerdo están para agradecer a los que han hecho un buen servicio, pero evidentemente en cada momento tiene que jugar quién está más en forma y son tiempos para que las personas que están al frente del partido asuman la responsabilidad de coger el testigo y tengan la generosidad de entregarlo en el momento en que pueda haber gente que lo pueda hacer mejor.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email