X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

entrevista

Rafael Gascó (Diaphanum): "Estamos muy contentos en Alicante y abriremos en València"

28/09/2017 - 

VALÈNCIA. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) registraba oficialmente el 30 de septiembre del pasado año a Diaphanum Valores, firma de asesoramiento independiente en banca privada presidida por Rafael Gascó. Todo un referente en este nicho bancario, que venía de ser consejero delegado de Andbank  tras haber sido director general de Banca March.

Una vez más, y con la amabilidad que le caracteriza, Gascó atendió ayer la llamada de Valencia Plaza para conocer sus impresiones respecto a este primer año de vida de Diaphanum. Pero no solo de eso sino también de la marcha de la oficina de Alicante, los planes que tienen en València y, entre otros aspectos, lo que va a representar tanto para el sector como para los inversores la entrada en vigor de la directiva europea MiFID II.

-¿Qué balance hace del primer año de vida de Diaphanum Valores?
-El primer año ha sido muy satisfactorio. Hemos arrancado con fuerza y superado las previsiones que nos habíamos marcado. Aunque también tengo que decirle que nuestro mayor crecimiento y nuestra velocidad de crucero llegará a partir de 2018, tras la transposición a la legislación española de la normativa MiFID II, en cuya adaptación hemos sido pioneros declarándonos desde el primer momento como 'asesores independientes'. Diaphanum es un proyecto de gestión patrimonial que nació a finales de 2016, precisamente, con la mirada puesta en MiFID. Como le comentaba, somos asesores independientes y creamos toda la estructura de la entidad enfocada a maximizar el funcionamiento y la eficacia de este modelo. Nuestro cliente puede trabajar en la jurisdicción que desee y depositar su dinero en el banco que guste. Somos una plataforma 'multicustodia y multijurisdicción' llevando la arquitectura abierta a su máximo exponente.

-¿En qué cifras se están moviendo (clientes, volúmenes, empleados…)?
-Diaphanum asesora a inversores particulares e institucionales a partir de 300.000 euros. En este momento nuestra cartera ya supera los 300 millones de euros y nuestro objetivo es alcanzar los 450 millones a final de 2017 y los 800 millones a finales de 2018. Para ello, contamos con una estructura tecnológica muy avanzada y sofisticada que nos permite abarcar cualquier ámbito, y con un equipo de profesionales de primer nivel y amplia experiencia en cada una de las áreas del proyecto. Un equipo que sigue creciendo tanto en nuestra sede en Madrid como en Alicante, así como en el resto de comunidades donde la compañía seguirá expandiéndose. Actualmente contamos con 25 personas y esperamos incorporar 4/5 más antes de finales de año. Esto nos ha permitido actuar con unos estándares de calidad muy altos y prestar un servicio de asesoramiento de inmejorable nivel desde el primer momento.

-¿Qué tal marcha la oficina de Alicante?

-Estamos muy satisfechos. Después de Madrid, Alicante ha constituido uno de los primeros pasos del proceso de expansión de Diaphanum por toda España. El amplio potencial de negocio en este territorio que detectamos se está haciendo realidad y nuestra experiencia está siendo muy positiva.

-¿Para cuándo la apertura en València?
-Valencia es uno de nuestros mercados favoritos, pero en Diaphanum apostamos por la gente y cuando encontremos a esa 'gente' que nos gusta y que les gustamos, abriremos de inmediato. Es otra de las ciudades por las que pasará en el futuro nuestra estrategia de expansión por España, aunque aún no tenemos una fecha decidida.

-¿Qué va a suponer al sector de banca privada la entrada en vigor de la MiFID II?
-Sin duda dará una vuelta a la industria del asesoramiento y la gestión de activos, y generará un cambio disruptivo, algo de lo que parece que aún no ha calado entre los profesionales del sector. Una de las consecuencias más directas es que los vendedores deberán aumentar la transparencia sobre los costes que soportan los clientes. MiFID II impedirá a los asesores que se declaren independientes cobrar retrocesiones y solo podrán recibir una comisión explícita por parte del cliente. Mientras que los que se definan como no independientes podrán cobrar retrocesiones solo si dan al cliente acceso a un número “apropiado” de instrumentos de terceros; si hay una evaluación anual de los resultados; y si se combina el acceso con herramientas de valor añadido -por ejemplo, información- o con informes periódicos.

-Se atisba un panorama bien diferente...
-El panorama cambiará drásticamente respecto a la situación que hemos vivido hasta ahora porque a partir de 2018 los clientes van a tener acceso a información y formar criterio y la posibilidad de acudir a un asesoramiento independiente y comprobar las ventajas que tiene esta fórmula, más personal y especializada, con respecto a asesoramiento dependiente, ligado a soluciones industrializadas y paquetizadas.


-¿Está preparado el español de a pie para pagar por recibir asesoramiento financiero?
-Le contestaré con un ejemplo con el que me va a entender perfectamente. Cuando llega un cliente a Diaphanum hacemos lo siguiente: analizamos su cartera, cuantificamos el coste implícito que está soportando y cuando el cliente descubre lo que está pagando se sorprende.

-Parece que las aguas se han vuelto a calmar en torno al endurecimiento de las sicavs, ¿a qué lo achaca?
-Hace años que las sicavs se han convertido en un tema recurrente, sobre todo cuando se produce un cambio de gobierno, y periódicamente se habla de ellas con mayor o menor intensidad. Aunque se ha hablado tanto de una posible eliminación como de un endurecimiento, predecir el futuro inmediato resulta complicado, pero el resultado de su eliminación traería más problemas que beneficios para el Estado.

-¿Cómo se ve desde Diaphanum el fenómeno fintech? ¿Y la proliferación de los ‘robo advisors’?
-En primer lugar, tengo que decir que la tecnología es muy importante y ha llegado al sector financiero y al asesoramiento de patrimonios con cierto retraso respecto a otros sectores de la Economía.  En Diaphanum contamos con una estructura tecnológica muy avanzada y sofisticada que nos permite abarcar soluciones a clientes con cualquier importe de patrimonio. Pero otra cuestión es el asesoramiento automatizado y los robo-advisor. Una persona puede auto-gestionarse el dinero y tomar decisiones de inversión a través de sistemas digitales informáticos. Personas con cierto grado de formación y preparación en este campo. Pero también necesita que los expertos le proporcionen asesoramiento especializado, y no solo financiero sino también en otros ámbitos que pueden influir decisivamente en sus inversiones como el fiscal.

-¿Y sobre los 'robo advisors'?
-El 'robo advisor' es  una buena idea dirigida a un colectivo de clientes muy especialistas, a quienes les gusta autogestionarse las carteras; y en la actualidad dan servicio a un grupo muy reducido de inversores. Pero otra cuestión es la banca privada, que no solamente se encarga de una cartera sino que gestiona patrimonio, planificación fiscal y patrimonial y realiza otra serie de servicios.


-¿Qué perspectivas tiene sobre los mercados de aquí a final de año?
-Dejando a un lado los riesgos políticos y geopolíticos, con los que hay que convivir, la marcha de los mercados dependerá de:

  1. La evolución de la economía, los datos muestran una aceleración global con fuerte confianza de los agentes económicos y ausencia de presiones inflacionistas.
  2. Los bancos centrales, que están lanzando mensajes de reducir los estímulos, aunque mantendrán unas políticas monetarias laxas.
  3. Los resultados empresariales, que están siendo buenos y se están realizando revisiones al alza por los analistas.
  4. Las valoraciones de los distintos activos.

En este contexto consideramos que los bonos gubernamentales tendrán un mal comportamiento ya que las valoraciones están disparadas por las compras de los bancos centrales y éstas van a reducirse. En bonos corporativos vemos valor en los de alta rentabilidad y no estaríamos expuestos a los de grado de inversión.

-¿Y para la renta variable?
-Para la renta variable, aunque no está barata, esperaríamos un buen comportamiento si continúan publicándose buenos resultados, lo cual vemos probable en el contexto económico actual. Además, estacionalmente los finales de año suelen ser alcistas debido a que se empiezan a descontar los resultados del ejercicio siguiente.

-¿Y sobre el euro?
-El euro esperamos que se debilite, con lo cual mermará menos los resultados de todos los activos denominados en moneda extranjera.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email