X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 28 de junio y se habla de ayudas VPO inmobiliario bloc apertura en domingo hoteles cultura
GRUPO PLAZA

la diputada renuncia a la carrera por la secretaría general

Sandra Mínguez: "No voy a presentarme para liderar Podemos"

28/03/2017 - 

VALÈNCIA. La diputada de Podemos Sandra Mínguez (Landete, Cuenca, 1983) fue uno de los rostros del 15M. Del impulso de aquel movimiento social a pie de calle terminó, tras las correspondientes primarias, como número dos de la candidatura por Valencia a Les Corts. Ya como diputada, vivió uno de sus momentos más amargos cuando fue destituida de su puesto en el área de Organización de la formación morada por vía telemática. Una decisión del secretario general autonómico, Antonio Montiel, que si bien fue accidental en la forma, no lo fue en el fondo. Tras este suceso, la fractura de Podemos en la Comunitat Valenciana solo ha hecho que ensancharse.

Ahora, la formación morada se enfrenta al llamado Vistalegre valenciano, la Asamblea Ciudadana Autonómica de la que saldrá la hoja de ruta política y los miembros de la dirección encargados de llevarla a cabo. Hasta ahora, tres parecen ser las posibles candidaturas: la liderada por Antonio Montiel, la que apunta a surgir de la Marea Valenciana que encabeza el diputado Daniel Geffner y la que aglutina un grupo de parlamentarios jóvenes y procedentes del activismo entre los que se encuentran Antonio Estañ, César Jiménez, Ferran Martínez y la propia Sandra Mínguez.

No obstante, y aunque la diputada respaldará a sus compañeros de viaje en tal misión, desvela a Valencia Plaza en esta entrevista que renuncia a ser la candidata a la Secretaría General e incluso a ser una de las caras visibles en una hipotética dirección coral de Podemos. "Me lo ha pedido mucha gente, entre ellos Pablo Iglesias, pero no voy a presentarme. Estoy aquí para contribuir y ayudar como cuando llegué, pero no lideraré", afirma.

Sandra Mínguez, diputada de Podemos. Foto: EVA MÁÑEZ

-¿Cuál es la situación a día de hoy de cara al Vistalegre valenciano?
-Pienso que por fin se está viendo la pluralidad de voces que hay en Podemos. Hasta ahora la dirección era la única voz y a otras personas o grupos no se nos escuchaba en igualdad de condiciones y ahora está sobre la mesa la realidad de Podemos, una realidad plural que la actual dirección no ha querido acoger.

-Por el momento, parecen perfilarse tres candidaturas: el sector de Antonio Montiel, los críticos de Les Corts y Marea Valenciana. ¿Cree que estas serán las tres listas que se presentarán? ¿Ve posible algún acuerdo?
-Espero que se llegue a acuerdos entre diferentes candidaturas porque hay compañeros con los que venimos trabajando y muy bien desde el primer día y creo que se llegará a transacciones entre nosotros. Ahora bien, mi opinión es que la dirección política actual debe cambiar. Se han hecho cosas bien pero veo déficits: de construcción territorial, del papel que debe tener Podemos en el País Valencià, de encaje como digo de las diferentes voces... por lo tanto, se agradece el trabajo pero considero que las carencias han sido más importantes que las decisiones efectivas. 

-¿Cree que su grupo podría llegar a algún acuerdo con la Marea Valenciana, formada en su mayoría por miembros del sector Anticapitalista?
-Lo que debemos conseguir es que vuelva el Podemos ilusionante y que muchas personas que veníamos del 15M no vemos ahora. Un proyecto político común para el País Valencià: todos los que estemos en esta línea seguro que llegamos a acuerdos.

-El proceso del Vistalegre valenciano se ha iniciado con alguna polémica, como el malestar del Círculo Feminista porque no exista una ponencia específica sobre ello.
-Sí. Yo voté en el Consejo Ciudadano Valenciano que hubiera cuatro documentos, entre ellos uno de Feminismo, pero los miembros próximos a Montiel lo rechazaron basándose en que podía aplicarse el nacional. Como dicen las compañeras del Círculo de Feminismo y LGTBI lo que no se ve, no existe. La realidad valenciana también tiene una realidad feminista y tenemos que poner el foco en este debate y no basta con tener un documento estatal sobre esto.

-¿Cuáles son las diferencias básicas y en qué se basa el descontento con la gestión de Montiel?
-Lo primero que habría que cambiar es la manera de trabajar en general. Yo siempre he trabajado en equipo dentro de la pluralidad porque creo que eso enriquece y eso no se ha hecho. Hay una escena en Borgen, la serie política danesa, donde un asesor le dice a la protagonista, Birgitte: "Rodéate de gente más inteligente que tú, porque si te rodeas de gente menos inteligente que tú lo único que van a hacer es aplaudirte y no vas a mejorar en tu trabajo". A mí siempre me gusta aprender, mejorar y por eso me gusta trabajar con gente que no piense exactamente como yo. Esa pluralidad enriquece. Quizá otra de las cosas que ha fallado ha sido mezclar los conceptos de solvencia y juventud: es decir, he tenido la sensación de que ha existido una falta de confianza clara hacia personas que somos más jóvenes. En general, creo que hay personas que entraron directamente a una lista y ven Podemos de una manera muy distinta a los que vinimos del 15M o del activismo.

-¿Se ha sentido desplazada dentro del grupo parlamentario o en el partido?
-Lo sentí especialmente cuando estaba en el Consejo de Coordinación de Podemos porque quizá tengo una forma diferente de ver Podemos y entender la política y mi aportación a este proyecto. También lo hemos vivido en el grupo parlamentario y algunos lo hemos comentado.

-Montiel afirmó en una entrevista en Valencia Plaza que estaba esperando todavía a que le dijeran en qué no ha sido lo suficientemente exigente con el Consell. ¿Y bien?
-Creo que nos ha faltado exigencia, valentía para marcar agenda. En algunas políticas concretas nos puede haber faltado experiencia, pero creo que en otras estamos teniendo una posición débil, como por ejemplo en el tema del sistema SDDR, el sistema de devolución de residuos; creo que deberíamos habernos mantenido más firmes, sin importarnos las críticas por parte de lobbies empresariales. En algunas ocasiones no hemos demostrado la valentía suficiente como para exigir al Consell que lleve a cabo políticas más transformadoras. Eso es un problema porque terminamos permitiendo que se puedan acostumbrar a hacer pequeñas reformas, y no es eso lo que necesita la gente, necesitamos hacer reformas estructurales que mejoren las condiciones de vida de la gente. No hemos explorado vías como el desarrollo de una tasa turística, por ejemplo, que hubiera hecho tomar partido al PSPV y nos hubiera dado la oportunidad de marcar rumbo y tomar la iniciativa. También en nuestra posición al respecto del Dret Civil Valencià, en el que nos enredamos en un encaje legal cuando debíamos haberlo tratado como lo que es: una cuestión profundamente política y de dignidad como pueblo valenciano. Tampoco en el Consejo Autonómico hemos tenido ningún debate al respecto de nuestra hoja de ruta estratégica hacia el Consell. Ni siquiera las personas inscritas han tenido la oportunidad de decidir sobre la conveniencia de firmar o no el acuerdo del Botànic y en qué términos de exigencias mínimas.

-Desde el entorno de Montiel esgrimen que los documentos aprobados en el Vistalegre II impiden que pueda haber una dirección coral como ustedes proponen. ¿Sigue en pie la posibilidad de crearla?
-Sí. De hecho creo que es la fórmula más acertada para que se escuchen más voces y sea una dirección más sana y representativa. Es cierto que no está especificada claramente esa cuestión en concreto en los documentos aprobados pero entendemos que sería la mejor opción para el País Valenciano y habrá que estudiar el posible encaje.

-¿Usted aspira a la secretaría general o a formar parte de uno de esos tres o cuatro nombres que lideren el nuevo Podemos?
-He recibido muchas llamadas y mensajes, incluso presión en el buen sentido, para que me presentara a secretaria general. He contado para ello con el apoyo de Pablo Iglesias y así me lo ha expresado, de mis compañeros de Madrid, me han animado secretarios generales, consejos ciudadanos municipales, círculos... yo les quiero dar las gracias a todos pero no me voy a presentar. En estos tres años hemos tenido un ritmo frenético en Podemos: lo he dado todo por este proyecto y he vivido momentos increíbles. Estoy muy orgullosa y agradecida de haber formado y estar formando parte de esto, sobre todo desde el comienzo del 15M. Hay una cosa que me ha chocado mucho: esta conversación yo la he tenido en dos ocasiones con Antonio Montiel y le he dicho que no aspiraba a ser secretaria general. No me creyó ni él, ni su entorno. Me llegó a decir que estaba formando mi 'reino de taifas' por un objetivo futuro. A nosotros nos han acusado en el CCV de querer 'sillones' por pedir que se adelantara el Vistalegre valenciano. Que te digan eso por hacer una propuesta... en fin. Yo soy profesora de matemáticas, es lo que soy y lo que seré porque para mí es la profesión más bonita del mundo. Estoy en Podemos para aportar mi grano de arena sobre todo en Educación que es de donde provengo y a contribuir en todo lo que pueda.

-Entonces, ¿no aspira tampoco a algún puesto en esta hipotética portavocía coral?
-No. Me ha costado mucho tomar esta decisión y la he pensado mucho. Lo he hablado ya con Pablo (Iglesias) y con algunos compañeros. Me voy a centrar en cumplir con mi trabajo en Les Corts y seguiré estando aquí pero desde otra perspectiva. 

-Se ha rumoreado que usted no ha contado últimamente con el apoyo de Iglesias. ¿Tiene algo que ver su decisión en esto?
-Pablo es mi compañero, amigo y secretario general. Tiene mi respeto porque dio la cara por este proyecto cuando no había nada. Todo esto lo he hablado con él y con su equipo. Si tú estás aquí para ocupar un sillón peleas el puesto del Consejo Ciudadano Estatal y peleas luego el de secretaria general autonómica... la vieja política en resumen. En principio, la idea era de que me centrara en el proceso autonómico, pero he decidido que no me presento y lo hemos comentado sin mayor problema.

-¿Apoyará en cualquier caso al grupo de críticos que forman Antonio Estañ, César Jiménez, Ferran Martínez…?
-Apoyo a estos compañeros, con quienes comparto trayectoria y en los que coincido, entre otras muchas cosas, precisamente en que lo importante no es ocupar un sillón. Hay muy buenos cuadros en este equipo de compañeros con un proyecto común muy interesante. La verdad es que pueden situar a Podemos en el País Valencià donde tiene que estar: tienen mi total apoyo. 

-Ya que lo ha hablado con Iglesias, ¿cómo cree que se va a posicionar Iglesias en este proceso autonómico si usted no se presenta? ¿Va a promocionar a algún candidato como Esther Sanz o Héctor Illueca?
-A mí Pablo y su equipo me han animado a presentarme pero una vez descartada la opción, tampoco sé si hay pensado algún movimiento. En cualquier caso, desde Aprofundir el Canvi vamos a hacer primarias, con lo cual habrá que ver.

-Para una persona que nunca había estado en política, ¿cómo se vive verse en los periódicos siendo la noticia, en las quinielas e incluso en el centro de alguna que otra polémica?
-Se vive bien. Si tú estás tranquila y eres honesta contigo misma duermes muy bien. Está claro que a nadie le gusta ver algo publicado que no es cierto o no del todo cierto, pero también entiendes que a veces no se llega a toda la información y se hacen interpretaciones o conjeturas. Yo he visto en mi partido 'tics' de la vieja política, como la lucha por los sillones, que no tienen nada que ver con las personas que veníamos del 15M con muchísima ilusión y con ganas de aportar. No sé cómo dormirán esas personas por la noche. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email