X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

misión comercial valenciana en la habana

Tres 'viejos rockeros' que suman más de un siglo haciendo negocios en Cuba

17/10/2016 - 

LA HABANA. Entre las 23 empresas valencianas que han participado en la misión comercial a Cuba que ha tenido lugar días atrás se han congregado todo tipo de perfiles: los debutantes en la isla, los que tienen algún tipo de contacto o relación comercial incipiente y auténticos veteranos del complicado mercado cubano. Precisamente a este último grupo pertenecen tres empresarios de la Comunitat que suman más de un siglo de relaciones comerciales con el país caribeño.

Así, José Ramón Revert, de la textil Manuel Revert y Cía, el ilicitano Antonio Sanz, de QS Adhesives & Sealants SL, y el empresario de Aldaya Vicente Folgado, de Tableros Folgado, componen un trío de 'viejos rockeros' que ha dejado su impronta de experiencia en la misión comercial valenciana.

Folgado, cuyos tableros pueden encontrarse desde en kayaks fabricados en Canadá o hasta en el mismísimo Liceo de Barcelona, realizó su primera visita a La Habana en 1985, cuando ya consiguió, como él mismo relata, "firmar algún pequeño contrato". Durante un largo periodo de 30 años se especializó en proveer del material para la fabricación de las cajas de madera que conservan los apreciados puros cubanos.

Vicente Folgado en su primera visita a La Habana en 1985

Un trabajo no exento de complicaciones, especialmente cuando se impuso la protección del cedro, precisamente el árbol del que se extraía la madera más adecuada para la elaboración de los tableros que conforman las cajas. Una situación que, según el propio Folgado, supuso un antes y un después en esta peculiar industria.

No obstante, el empresario de Aldaya buscó alternativas y encontró unas características similares al cedro en la madera ocume, procedente de África, concretamente de Guinea Ecuatorial. De hecho, el valenciano llegó a compartir hasta 2010 con varios socios una serrería en Costa de Marfil para diversas líneas de producción.

El pasado año, sin embargo, se vio obligado a poner una pausa en sus negocios en Cuba por uno de los problemas que más se ha comentado en la misión comercial valenciana a La Habana: el pago a un año vista. Por ello en esta visita Folgado se ha preocupado de buscar alternativas para encontrar posibilidades de pago que no impliquen los 365 días de espera: una de las opciones abiertas es a través de sociedades mixtas que le eviten un plazo tan extenso.

Sin duda otra historia con solera es la de Antonio Sanz, de QS Adhesives & Sealants SL, que pisó La Habana en 1966 y que lleva haciendo negocios en Cuba la friolera de 50 años. Empezó exportando suelas para zapatos ortopédicos para niños exportando después otro tipo de productos relacionados con selladores, siliconas y diferentes químicos.

Antonio Sanz junto a su hija Remedios en el jardín del Hotel Nacional,

En el viaje le acompaña su hija Remedios Sanz, quien junto a sus hermanos ha cogido la batuta de la empresa. Antonio asegura que hay que "amar a Cuba" para hacer negocios en la isla, algo que ha logrado durante décadas. Pero no solo de La Habana vive esta compañía radicada en Redován (Alicante), que factura en torno a 12 millones de euros anuales y exporta el 75% de su producción a más de 30 países.

Por otro lado, si hay una empresa valenciana con historia en Cuba es Manuel Revert y Cía. De hecho, el propio presidente Ximo Puig acudió este sábado a visitar el busto al empresario instalado en La Habana por el gobierno cubano en 1999, un acto en el que estuvo presente el historiador cubano Eusebio Leal y el hijo de Manuel, José Ramón, actual gerente de la compañía.

Ximo Puig y José Ramón Revert junto al busto a su padre instalado en 1999

En 1963, según rememora el propio José Ramón, su padre se ofreció a enviar mantas para los hospitales de Cuba "a pesar del embargo" para que "las pagaran cuando pudieran". El mismísimo Fidel Castro quiso conocer a Manuel Revert, lo que desembocó en una relación comercial que se ha prolongado más de medio siglo. "Toda la vida hemos estado haciendo negocios con Cuba a pesar de que nos pagan cuando pueden. Pero se soporta bien", explica José Ramón, quien actualmente regenta además una tienda en la calle Obispo, la Milla de Oro de La Habana, a la que pronto se le unirá un segundo comercio.

"Trabajamos con las empresas de aquí y también con los hoteles. Tenemos ganas de hacer más cosas porque la isla está desarrollándose", explica Revert, quien no obstante señala que su negocio en Cuba no excede el 10% del total de su empresa. "Vendemos a 65 países en el mundo y el 75% de nuestra cifra de negocio es exportación. Tenemos una filial importante en Francia, además de oficina en Italia y en Alemania", subraya.

Sobre la misión comercial, Revert recalca la "importancia" de que en Cuba hayan visto el "respaldo institucional" de Valencia a sus empresarios. "Esto debe mantenerse y desarrollarse en el tiempo. He hablado estos días con gente importante aquí y todos han valorado este apoyo y el que queramos estar en esta etapa que se abre en Cuba", comenta, para admitir que la situación del país a veces "dificulta" hacer "más negocios" pero espera que con "el turismo y la entrada de divisas fuertes se mejore la situación y se regularice los plazos en los pagos". 

Un proceso que, no obstante, Revert opina que será "lento": "Hay que ser paciente y costará, pero la dirección es buena y hay que estar aquí para hacer que las cosas pasen", sentenció.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email