X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

CONTRA LA IDEA DEL NATIVO DIGITAL

¿Tus hijos saben más que tú de Internet? Este libro opina lo contrario

29/01/2017 - 

VALENCIA. Con apenas 4 años era capaz de desbloquear la pantalla de la tablet, con 8 se abrió su propio perfil de Facebook y con 12 tu hijo ya gestiona una cuenta de Instagram con cientos de seguidores. Vives con miedo a que aprenda a editar vídeos y, claro, te comunique su intención de ser youtuber. En la era digital se ha impuesto la idea de que existen 'nativos' de la tecnología, lo que hace zozobrar a los ‘inmigrantes’ atenazados por el miedo a la pérdida de control. Y especialmente cuando les toca ejercer de padres. Pero un libro viene a darles consuelo: en sus páginas se cuenta que la inestabilidad es solo aparente, que nadie nace aprendido y que quizá puedas enseñarle a tus descendientes más de lo que imaginas. De hecho, debes hacerlo, a riesgo de crear huérfanos digitales.

Es el mensaje que se desprende de Los nativos digitales no existen (Deusto), un trabajo coordinado por la valenciana Susana Lluna y por Wicho, en el que han participado varios autores de diferentes ámbitos, como Borja Adsuara, Anna Blázquez, Marga Cabrera o Claudia Dans, entre otros. Es un manual imprescindible para los padres de hoy en día, con licencia Creative Commons para que llegue al mayor número de lectores. Pero cabe recordar que toda la recaudación por derechos de autor se donará íntegramente al proyecto makersenaccion.org, de Ayuda en Acción.

La idea le sobrevino a Lluna, madre de dos hijos, cuando acudió a dar una charla sobre las nuevas tecnologías hace cerca de un año. "Eran unas jornadas en Villena sobre la relación entre los adolescentes y la tecnología a cargo de cinco profesionales relacionadas con Internet", recuerda. "Lo que más me impactó fue la pregunta de una madre al final de las charlas, que dijo que todo lo que habíamos explicado estaba muy bien, pero que ella tenía una hija de 17 años a la que no conseguía despegar del móvil. Le pregunté si sabía qué hacía su hija con el móvil, qué redes tenia y si ella estaba en esas redes. Su desconocimiento era absoluto y su rechazo, también", relata. 

Fue entonces cuando se  dio de bruces con la realidad: los padres están muy solos en el camino digital. A partir de entonces decidió que era necesario "concienciar, despertarles y decirles que sus hijos no dominan la tecnología, que son más bien patosos digitales y que es un error pensar que saben sacarle provecho". Para ello recurrió a expertos que ya ejercían esa labor de divulgación en la red, como Enrique Dans o el propio Wicho

Junto a ellos ha armado un texto para desmontar estereotipos sobre el manejo digital. El primero de ellos, la propia existencia de los 'nativos'. "El propio Marc Prensky, quien fue el primero en utilizar la expresión, ha terminado por renegar de ella ya que se ha convertido en una especie de comodín", argumenta. Sí, son razonablemente hábiles usando las redes sociales como Snapchat o Instagram, y no tienen ningún problema a la hora de buscar vídeos en YouTube o Whatsapp. "Pero sácalos de ahí te encontrarás con serios problemas"", apunta.

"En Internet hay vídeos de monos que manejan dispositivos con pantallas táctiles. ¿Esto les hace nativos digitales?"

Ahora es cuando alguien dice, "pero es que saben desbloquear la pantalla del iPad al minuto". Lluna es tajante al respecto: "En Internet hay vídeos de monos que manejan dispositivos con pantallas táctiles. ¿Esto les hace nativos digitales?". Esta suerte de intuición no le parece significativa a la experta. "Ser capaz de coger una herramienta y hacer algunas cosas con ella no hace que sepas sacarle todo el partido, ni mucho menos. Nos remitimos a los alumnos que son muy rápidos con el móvil y luego no saben adjuntar en correos", ahonda.

¿Cuál es la conclusión de todo ello? El planteamiento incide en un nuevo enfoque educativo sobre cómo los padres entienden la relación de sus hijos con la tecnología y pueden ayudarles a sanearla. A continuación, un repertorio de tópicos que vale la pena ir abandonando en pos de prácticas saludables.

1) Hay una brecha digital entre padres e hijos

"Más que una brecha digital es una brecha de actitud por parte de algunos –demasiados– padres que creen que esto de las mal llamadas nuevas tecnologías no va con ellos", explica Lluna. Si los pequeños las utilizan a diario, conviene que los padres también lo hagan y los acompañen en su propia experiencia. Lo contrario suena a "ejercicio de irresponsabilidad".

2) Los niños no deberían tener móviles

Los móviles están aquí y no se van a marchar. "Negar a nuestros hijos su uso es negarles la posibilidad de formarse en el uso de una herramienta con la que van a convivir sí o sí y que tarde o temprano comenzarán a usar", argumenta la experta. En este sentido insiste en la necesidad de que lo hagan de nuestra mano y no 'de tapadillo' con un amigo o cuando les regalen uno, situación que a veces se produce sin el permiso de los progenitores.

Luego está el debate de la edad. ¿Cuándo conviene darles su primer móvil? En este caso, no hay reglas fijas. "Todo depende del grado de madurez del niño", opina Susana. Quién mejor que su padre y su madre para valorarlo. "Si hemos acompañado a nuestros hijos desde que son pequeños mediante una navegación conjunta, lo más probable es que pronto estén preparados para utilizar un móvil de manera provechosa y responsable", considera ella.

3) Whatsapp perjudica la comunicación

Los adolescentes necesitan sentirse parte del grupo, lo que conocemos como sentimiento de pertenencia. Lo que antes hacían sentados en un banco de un parque, ahora lo hacen con Whatsapp desde el sofá. Lluna resta dramatismo a este sistema de comunicación constante. "Bien distinto es que no les eduquemos en el uso responsable de la mensajería, para que sepan que no elimina la comunicación en persona, sino que es un vehículo que la potencia", añade. Por tanto, Whatsapp sí, pero con sentido común.

4) No leen porque prefieren ver vídeos en Youtube

¿Y qué hay de malo en ver vídeos de Youtube? "Más allá de los youtubers que se dedican al ocio y al entretenimiento, hay otros que hacen reseñas de discos, películas o de libros, por poner solamente algunos ejemplos", dice la autora, quien considera que el niño lector no va a dejar de hacerlo "ni por Youtube ni por otro recurso de la red". Muy al contrario, señala la existencia de contenidos online que pueden motivarles en este y otros hábitos. 

Juan García dice en un capítulo del libro: «Hablar con los niños de lo que hacen en Internet. Animar a los niños a explorar y aprender cosas por su cuenta en la red. Permanecer cerca cuando los niños usan Internet". De hecho, según los últimos estudios, sólo el 40% de los chicos europeos de entre 13 y 16 años hacen actividades conjuntas con sus padres en la red. Y el porcentaje desciende al 30% en el caso de las chicas.

5) Hace falta una asignatura en el colegio

Las aulas deben incorporar las nuevas tecnologías, desde luego, ¿pero basta con soltar unos cuantos ordenadores, tabletas y pizarras digitales en ellas? "Nosotros defendemos que no debe haber clase de informática, sino que las nuevas tecnologías se han de integrar en el currículum como una herramienta transversal", asegura la autora. Es una opinión compartida por las últimas directrices europeas. Como dice Anna Blázquez, otra de las autoras del libro, «educar en una sociedad digital, no significa introducir un iPad, una pizarra digital o un portátil en el aula y quedarnos con el modelo antiguo de enseñanza-aprendizaje».

6) Se deben limitar las horas de Internet

"¿Y las horas que pasan leyendo?", se pregunta Susana Lluna. "Sí, claro, no pueden estar todo el día en Internet. Igual que no pueden estar todo el día jugando con la videoconsola –o en la calle, ojo– o todo el día viendo la tele", argumenta. En cualquier caso, apuesta por marcar pautas de manera gradual y se muestra totalmente contraria al castigo. "Esa es una fórmula segura para que la próxima vez nuestro hijo o hija no acuda a nosotros", precisa.

7) ¿Y les pedimos las contraseñas de sus redes?

Es recomendable... pero cuando empiezan. Además resulta esencial el siguiente matiz: siempre pactándolo con ellos. "Es una manera de que podamos estar un poco más al tanto", explica Lluna, quien también considera un recurso interesante que nos agreguen a esas redes "para poder echar un ojo de vez en cuando". Lo que JAMÁS se debe hacer es reñirles en público. "Eso se hace en casa y a la cara", especifica.

¿Estamos entonces hablando de herramientas de control parental? "Nosotros nunca usamos la palabra de redes controladas; siempre decimos que lo que hemos de hacer los padres es abrir perfiles en estas para que, por lo menos, nos suenen", explica. "El objetivo es que cuando nuestros hijos nos cuenten algo de un youtuber o de un viner sepamos de qué nos están hablando", concluye, en un mensaje empedernido contra la demonización de Internet.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email