X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 18 de febrero y se habla de CONSUM Puerto mediterráneo operación taula encuesta electoral
GRUPO PLAZA

EL TINTERO / OPINIÓN

Un siglo de Feria en Valencia

La Feria más antigua de España es la nuestra, la de Valencia, que dio sus primero pasos en 1917. En Europa somos la cuarta aunque casi nacimos a la vez que nuestras predecesoras: Londres en 1915 y Lyon y Milán en 1916. Un motivo más para sentirnos orgullosos de nuestro tejido empresarial

10/05/2017 - 

Hoy se cumplen exactamente 100 años, fue un jueves 10 de mayo de 1917 cuando se celebró la considerada primera Feria de Muestras en nuestra ciudad, el lugar donde tuvo lugar fue el hall de la modernista Estación del Norte que hoy en día podemos contemplar con (casi) el mismo esplendor de la época, aunque el paisaje humano se haya embrutecido sobremanera. El otro espacio donde se celebró esa primera edición fue el Colegio Imperial de Niños Huérfanos de San Vicente que sito por aquel entonces en la cercana calle de Colón.

En total fueron 148 stands donde apreciar desde un elegante automóvil de la firma Hispano-Suiza donde la mano del carrocero Joaquín Blanch y el mueblista Salvador Mustieles dejaba su huella de cuidado trabajo –como nos recuerda el cronista de Valencia y miembro del Consell Valencià de Cultura, Paco Pérez Puche– a productos de la tierra como vinos, alpargatas o muebles curvados y orfebrería. La Feria del Mueble ha sido una de las más importantes de España durante años, junto a la de Cerámica.

En aquellos inicios del siglo XX, muchos de los productos expuestos eran autóctonos y las empresas se encontraban radicadas en Valencia ciudad –en la actualidad están en polígonos a las afueras, cuando no en municipios alejados de la urbe o deslocalizadas en otros continentes– y creo que es un ejercicio no sólo de nostalgia sino de (re)conocimiento de nuestra rica historia empresarial saber que la Unión Alpargatera o el afamado Doctor Trigo tenían sus fábricas en el casco urbano de la Valencia de antaño.

Cuando hablamos del carácter emprendedor del pueblo valenciano, de la capacidad de esta tierra para generar riqueza y exportar productos de máxima calidad por todo el mundo, en esta feria muestrario tenemos un ejemplo inmejorable de esta genética fenicia –comerciante, emprendedora y exportadora–. La Feria de Muestras tuvo un claro precursor en la Exposición Regional de 1909, evento que nos ha dejado algunos de los edificios más emblemáticos en el Paseo de la Alameda así como las elegantes farolas que lo alumbran, exposición que al año siguiente fue nacional y que supuso un desprendimiento patrimonial importante para Tomás Trénor y Palavicino, otro nombre propio que ha contribuido a nuestra historia reciente de manera generosa.

Y como ocurrió con esa exposición, los hechos se materializan cuando hay personas comprometidas con llevarlos a cabo, comprometidas con su tierra y su entorno, comprometidas con arriesgar su patrimonio y dedicar horas de esfuerzo y trabajo para hacer realidad proyectos que en ocasiones, trascienden una época y se consolidan en el tiempo como así ocurrió con nuestra Feria de Muestras. Los nombres propios que la hicieron posible fueron los de José Grollo, Vicente Lassala, Gervasio Roglá y Francisco Sampere. 

"Con nuestra Feria Muestrario hemos instituido un mercado que se ofrece al mundo de la producción, que es fundamento de prosperidad, y al mercantil, que es su medio"

José Grollo

Presidente Unión Gremial, promotora de la 1ª Feria de Muestras de Valencia

Tras la primera edición, la Feria Muestrario Internacional de Valencia se consolidaría en el Llano del Real, en la confluencia del Paseo de la Alameda con los Jardines del Real o Viveros en un emblemático edificio obra de tres grandes arquitectos valencianos –Demetrio Ribes, Francisco Mora y Javier Goerlich– junto al pintoresco Palacete de Ripalda y los Jardines de Monforte, únicos supervivientes de aquel entorno idílico que hoy en día ocupan edificios de viviendas. Fue a finales de la década de los 60 cuando se trasladó a su actual emplazamiento en la pedanía de Benimámet, con una extensión de más de 200.000 mde exposición y edificios dotados de la última tecnología que ofrecen la imagen de una nueva y vanguardista Valencia.

En la actualidad hay ferias consolidadas como CEVISAMA, Hábitat, Maderalia y FIMMA –componentes de la madera– e Iberflora. y otras que están en una etapa de crecimiento y expansión como SIF · Salón Internacional de la Franquicia, de la que su director general Andrés Gil-Nogués afirma que “el sector de la franquicia ha resistido la crisis mejor que otros sectores y sus perspectivas son de crecimiento”. Esta feria que lleva casi tres décadas realizándose demuestra la iniciativa empresarial, su director recuerda “hemos sido la Comunidad Autónoma que más sectores ha franquiciado”.

El actual director comercial de la Feria Muestrario de Valencia, Jorge Fombellida recuerda que nuestra feria “es una de las ferias con mayor tamaño de Europa, un recinto extraordinario que impresiona a los operadores extranjeros que vienen aquí”. Y reforzando esa idea de que nuestra sociedad es eminentemente emprendedora e industrial remarca: “en nuestro ADN está el impulso empresarial, la intención del empresario de mostrar su producto al mundo para ser competitivos”. Felicidades a todos los valencianos por tener instituciones como Feria que cumplen 100 años y desear que siga cumpliendo años y los éxitos lleguen a todos los ámbitos de la sociedad valenciana.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email