Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

En el lado seguro  / OPINIÓN

5 consejos sobre tus seguros que te permitirán irte de vacaciones mucho más tranquilo 

Antes de irse de vacaciones conviene revisar los seguros en prevención de contratiempos

22/07/2016 - 

VALENCIA. Un tema recurrente en estas fechas en que muchos españoles comienzan sus merecidas vacaciones consiste en llamar la atención del lector sobre algunos consejos prácticos para evitar percances. Medidas para evitar robos en la vivienda habitual, prevención frente a accidentes, etc. Sin embargo, no siempre es factible eludir el riesgo por muchas medidas precautorias que hayamos adoptado. Por ello, en las siguientes líneas vamos a efectuar algunas llamadas de atención a nuestro lector, pues pensamos que podrían serle de utilidad.

1.- ¿Tengo cubierta la asistencia sanitaria en el país donde voy a ir de vacaciones?

Espero no ofender a nadie si afirmo que es muy habitual que no se conozca en profundidad las coberturas que tengo contratadas en las pólizas de seguro. Antes de emprender un viaje es el momento de comprobar si bien en el seguro del automóvil o sobre todo en el seguro de salud tengo cubierta la asistencia sanitaria fuera de España. Especial atención deberemos prestar si el país vacacional no tiene una sanidad pública al uso de la mayoría de los países de la Unión Europea. Un pequeño esguince o una incómoda gastroenteritis pueden ir acompañados de una mucha más dolorosa factura por la atención médica. En caso de no tener ese riesgo cubierto es el momento de plantearse su conveniencia pues su contratación suele ir acompañada de un incremento de prima de escasa cuantía.

2.- ¿Si sufro algún percance en mi vivienda habitual, los capitales asegurados están actualizados?

A nadie le gusta que le entren a robar en su casa o que al volver de vacaciones se encuentre con su hogar inundado tras una rotura en una cañería. Peor es no resarcirse íntegramente del daño teniendo un seguro. Muchos españoles tienen asegurada su vivienda habitual con un multirriesgo hogar, producto sumamente aconsejable por la combinación de coberturas que ofrece. Ahora bien, resulta muy habitual que ese producto se suscribiera en el momento de la adquisición de la vivienda y como requisito necesario para la obtención de un préstamo hipotecario, por lo que no se le prestó la debida atención. Por ello, si voy a dejar deshabitada mi vivienda habitual, con la consiguiente exposición a un siniestro que ocasione un mayor daño, conviene revisar la suma asegurada en el contenido. Si esta cantidad no es realista, podría suceder que la aseguradora, en aplicación de la Ley de contrato de seguro, no cubriera íntegramente los daños del siniestro. Es aconsejable pues hacer una pequeña lista de los electrodomésticos y mobiliario más caro de la casa y, tras sumarlos, cotejarlo con la cantidad asegurada como contenido en el multirriesgo hogar.

3.- ¿Voy a practicar alguna actividad de riesgo este verano?

Con el verano llega la diversión que mucha gente asocia con la adrenalina propia de la aventura. Sin embargo, el concepto de aventura que tenga su aseguradora y el suyo es probable que no sean el mismo. Resulta bastante habitual que en las pólizas de seguro de accidentes o incluso en algunos seguros de vida se excluyan determinadas actividades muy habituales en esta época del año. Baste con citar el submarinismo o el parapente, pero la lista es bastante larga. Ante tal situación, si hemos decidido efectuar alguna práctica deportiva de aventura, es posible dos actuaciones: o bien buscar un seguro que omita estas exclusiones en la póliza –su inclusión es meramente facultativa por parte de la aseguradora- o bien buscar una cobertura especial para ese deporte que puede ser incluso meramente temporal. Quizás pudiera parecer este consejo un tanto exagerado, pero la razón de estas exclusiones no es casualidad.

4.- ¿Si el billete de avión es muy barato ahora, no me interesaría contratarlo ya?

Resulta fácilmente constatable que a medida que se acerca la fecha de salida del avión el precio de los billetes se incrementa sensiblemente. Fenómeno que se agudiza en el período estival. A quien suscribe siempre le ha parecido que posponer la contratación ante el temor a un posible contratiempo resulta poco recomendable para nuestro patrimonio. En el fondo ese contratiempo se puede producir la noche antes y perderíamos el precio del billete igualmente. Por eso creemos que desde un punto de vista de la eficacia económica resulta más plausible suscribir un seguro que cubra el retorno del billete de avión en caso de que se produzca algún contratiempo y no se pueda finalmente coger el vuelo. Muchas compañías ofrecen este producto, pero es dable contratarlo a través de otros canales de distribución. Simplemente hagamos cuentas y comprobaremos que el incremento de los precios del billete de avión suele quedar absorbido por el coste del seguro.

5.- ¿Voy con mi vehículo a algún país donde haga falta la Carta verde?

Hoy en día aún quedan algunas personas sobrecogidas que no se han repuesto del “Brexit” entre las que me encuentro. Sinceramente, me hubiera podido responder personalemente a la Reina de Inglaterra a su fácil pregunta relativa a tres ventajas por las que el Reino Unido debía continuar perteneciendo a la Unión Europea. Una de ellas, en el exclusivo plano del sector asegurador, hubiera sido sin duda la extensión del seguro del automóvil a todo el territorio de la Unión Europea. O dicho de otro modo, el seguro de responsabilidad civil que suscribimos obligatoriamente para cubrir los riesgos de la circulación nos cubre frente a cualquier siniestro acaecido en todo el territorio de la Unión. Sin embargo, esto no siempre ha sido así, ni nuestro seguro funciona automáticamente en todos los países que no forman parte de la Unión Europea. Por eso, si vamos a viajar con nuestro vehículo fuera del territorio de la Unión Europea tenemos que pedir a nuestra compañía aseguradora que emita una Carta verde. Documento que acredita la cobertura en los países firmantes de los tratados internacionales sobre la materia. La Carta verde es requerida para viajar a Albania, Azerbaiyán, Bosnia y Herzegovina, Bielorrusia, Israel, Irán, Macedonia, Marruecos, Moldavia, Montenegro, Rusia, Túnez, Turquía, Ucrania. Por el contrario, la Carta verde no es necesaria para otros países que no forman parte de la Unión Europea como Croacia, Islandia, Noruega, Suiza (incluyendo Liechtenstein) y Andorra. Para más información se puede consultar la web de OFESAUTO que es nuestra oficina nacional con competencia en esta materia.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email