X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 23 de febrero y se habla de PUNK south summit agricultura Botànic II
GRUPO PLAZA

en la zona de las salinas, la fosa y morelló

Así será el skyline de Calp: corrige su política de libertad de alturas y 'armonizará' los futuros edificios

18/09/2019 - 

CALP. Lo que hace gobernar en coalición: el PP de Calp tenía un plan para desrrollar el escaso suelo que le queda frente al mar y este pasaba por permitir la libertad de alturas a cambio de evitar los edificios pantalla. Poco más de un año después, y con la entrada de Ciudadanos en el equipo de gobierno, el consistorio ha cambiado su política urbanística del que será su futuro skyline: todos los edificios deberán tener las mismas alturas en zonas como la Fosa, Morelló, Ifach y las Salinas.  

Así lo ha acordado el pleno municipal de Calp, esta vez, con el respado de todos los partidos políticos. Lo que ha hecho el consistorio es iniciar la tramitación de la evaluación ambiental estratégica que permitirá la modificación puntual del PGOU que afecta al suelo urbano de Morelló, Ifach, La Fossa y Saladar y que establece nuevos parámetros que vendrán a homogeneizar el tipo y escala de edificación en estos sectores. El Gobierno local sostiene que este cambio permitirá iniciar en breve la concesión de licencias de obras en estos sectores paralizadas el pasado mes de julio.

La medida establece que la diversidad de parcelas en estos sectores ha dado lugar a inmuebles de características muy diferentes en el mismo entorno, la edificación resultante es proporcional al tamaño de las parcelas, mayor superficie de parcela mayor volumen edificatorio resulta, y eso da lugar a una gran diversidad de inmuebles.

Por ello, ahora, con el cambio introducido, deberá existir relación entre la dimensión de la parcela máxima y mínima con la ocupación máxima y mínima de las mismas, es decir, se establece una valor máximo y mínimo para homogeneizar el tipo de construcción de estos sectores. 

La medida determina tres tipos de parcela: en el caso de la Fossa, Morelló e Ifac, las parcelas de entre 500 m² y 3000 m²   podrán asumir un edificio, las parcelas de estos sectores que tengan entre 3000 m² y 6000 m² asumirán dos edificios y entre 3500  m² y 7000 m², tres edificios.

Por lo que respecta al Saladar, las parcelas de entre 1.000 m² y 3.500 m² podrán asumir un edificio, y las de entre 3.500 m² hasta 7.000 m² repartirán su edificabilidad en dos bloques y en tres bloques si la parcela mide entre 7000 y 10.000 m². En todas las parcelas superiores a 10.000 m² se precisará un Estudio de Detalle.

Además la modificación potenciará actividad comercial al permitir para las plantas bajas y la ocupación de la zona de retranqueo hasta el límite de la parcela en todos sus frentes con el objetivo de que tengan un uso comercial y recreativo que favorezca el tránsito peatonal, algo que ya se diseñó en la primera propuesta aprobada por el Gobierno de César Sánchez.

La medida ha sido aprobada con los votos favorables de todos los grupos políticos presentes en el pleno. El concejal de Urbanismo y Territorio, Juan Manuel del Pino, ha explicado que se trata de “establecer una nueva política urbanística que permita evitar ciertos edificios que suponen la deformación de nuestro paisaje y lograr la homogeneidad  desde una cuestión estética y ambiental”.

¿Por qué se adoptó esta posición de libertad de alturas?

Como ya relatara Alicante Plaza, el Ayuntamiento de Calp contrató en 2016 al urbanista Gerard Roger Fernández, ex director general de Urbanismo  y Ordenación del Territorio de la Generalitat entre 1990 y 1995, y uno de los promotores de la polémica Ley Reguladora de la Actividad Urbanística (LRAU), con el objetivo de dar solución a sus herencias urbanísticas. Entre ellas, la protección del yacimiento arqueológico Baños de la Reina, que, pese a estar protegido, los propietarios de las parcelas adyacentes tienen derechos adquiridos en sentencia firme y puede solicitar licencia. Y lo que se hizo fue trasladar toda esa edificabilidad al plan parcial de las Salinas, a cambio de la libertad de alturas para poder satisfacer las peticiones de licencia de obra. Es se plasmó en una anterior modificación de los parámetros del Plan General de Ordenación Urbana. Ahora lo que se ha hecho es armonizar esa modificación: los edificios deberán tener la misma altura y la edificabilidad se reparte en la parcela, de acuerdo con los parámetros establecidos.

Para ver cómo quedará esa futura ordenación, el pleno municipal de Calp expuso recreaciones de cómo iba a ser la disposición del edificio, con la medidas aprobadas en el pasado mandato, y cuáles será ahora, con la nueva normativa.

Cómo serán los futuros edificios

El Saladar

La Fossa

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email