GRUPO PLAZA

repaso de un año de pandemia

El papel de los institutos tecnológicos en el diseño y fabricación equipos de protección contra la covid

20/03/2021 - 

IBI. En un año en el que la pandemia por el coronavirus ha llevado a las empresas a a reinventar procesos, a potenciar la invención para seguir adelante y a adaptar su producción para ofrecer nuevos productos necesarios por la realidad sanitaria, los institutos tecnológicos han tenido un papel crucial para sacar adelante, con garantías, estos cambios. El Instituto Tecnológico del Producto Infantil y de Ocio, Aiju, el Instituto Tecnológico del Calzado, Inescop y el Instituto tecnológico del Textil, Aitex, desde la provincia de Alicante han sido los encargados de certificar y ayudar a las empresas en esta labor. 

Casi desde el comienzo de la pandemia, Aitex consiguió una ampliación del alcance de acreditación, a disposición de los clientes de toda la oferta necesaria de ensayos para acreditar mascarillas y otros materiales frente al riesgo de la covid-19. También participaron activamente en la creación de las normas UNE 0064 y 0065 impulsadas por los Ministerios de Industria y Sanidad en pleno estallido de la pandemia. Además, Aitex dentro de la división de I+d ha puesto a disposición de la sociedad soluciones eficaces contra la covid-19. Uno de los más destacables es el proyecto Trust del CDTI (Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial) en el marco de proyectos de I+d y de inversión para hacer frente a la emergencia sanitaria declarada por la enfermedad covid-19, con la máxima puntuación en la evaluación (90,5) de un total de más de 700 solicitudes de proyectos de I+D e Inversión a nivel nacional. 

Desde Aiju, por su actividad de investigación y desarrollo, se ha considerado como centro de actividad esencial, lo que ha permitido dar apoyo a las empresas en el desarrollo de proyectos y nuevos productos ante la nueva situación actual de crisis provocada por el virus. Ha intervenido y proporcionando el know-how en el desarrollo de nuevos materiales y fabricación de prototipos mediante la fabricación aditiva. En concreto, han podido  colaborar con proyectos como el desarrollo del Sistema electrónico Reespirator; viseras, acople de válvula para máscaras Decathlon Easybreath, Fantastik, o Skuba covid-19. También en el diseño de consumibles para dispositivos CPAP, kronosafe, pantallas faciales, respiradores mecánicos o mascarillas FFP3. Además, Aiju trabajó en el diseño y fabricación de ajustes mejorados para equipos de protección médica. Un proyecto que fue financiado por el Consell y que tenía como objetivo desarrollar unas piezas que permitan el ajuste estanco y seguro de guantes de protección a cajas transparentes protectoras que el personal sanitario puede utilizar para asistir a los pacientes infectados de coronavirus de manera más segura. Dichas piezas se concibieron para poder acoplarlas a algunas ideas de diseños de este tipo de cajas protectoras que actúan de protección contra posibles salpicaduras o gotas respiratorias de los pacientes mientras éstos deben ser intubados o sometidos a otros procedimientos de proximidad. 

Por su parte, Inescop, una de las líneas de trabajo que llevó desde el comienzo estuvo centrada en el corte automático del material empleado para la elaboración de mascarillas y en la impresión 3D de las piezas que sirven de soporte para las viseras protectoras que utiliza el personal sanitario. También prestó servicio de asesoramiento técnico a las empresas que pusieron sus capacidades productivas al servicio de las necesidades del sector sanitario. Se han realizado ensayos a los materiales empleados para la elaboración de mascarillas higiénicas y ha contribuido a su higienización. El instituto también tiene proyectos que pueden servir para la lucha contra la covid-19 por su búsqueda de nuevos materiales con capacidades virucidas o antibacterianas. Algunos de los ejemplos son el proyecto Microsole3D, para el diseño y funcionalización de suelas con propiedades antimicrobianas para los sectores sanitario y alimenticio, mediante tecnologías de fabricación. Así, desarrollan una suela impresa en 3D para evitar patógenos en sus materiales.

Otro ejemplo es Covidshoe, con el apoyo del Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (Ivace) de la Generalitat Valenciana y los Fondos Feder, Inescop estudia cómo las propiedades de los materiales de calzado se pueden ver afectadas tras ser sometidos a diferentes tratamientos, así como el desarrollo de nuevas vías de desinfección y prevención. El objetivo del proyecto Covidshoe es la desinfección del calzado mediante el tratamiento con agentes desinfectantes y la creación de nuevos materiales virucidas que mantengan el calzado desinfectado durante un periodo de tiempo prolongado para prevenir contagios. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email