GRUPO PLAZA

La mayoría de empresarios Espera recuperar ventas en 2023

El turismo valenciano confía en la demanda nacional para intentar salvar otro difícil verano 

21/04/2021 - 

VALÈNCIA. Perdida la Semana Santa, el turismo confiaba hace unos meses en el verano para poder recuperarse del duro golpe de la crisis sanitaria. La esperanza estaba puesta en las vacunación, pero el ritmo y la escasez de dosis han acabado por minar las esperanzas que tenía el sector. La mayoría de empresarios dan por perdida la llegada de turistas extranjeros y fían la época estival a la demanda nacional. Unas reservas que tampoco aliviarán los números rojos de las cadenas hoteleras. Sin embargo no será hasta 2023, cuando la mayoría de empresario del sector en la Comunitat creen que se podrán recuperar el ritmo de facturación de 2019, antes de la pandemia.

De hecho, los hoteles de València han reducido sus ingresos un 87,9% en el primer trimestre de 2021 respecto al mismo periodo de 2019. Hay que tener en cuenta que el año pasado por esas fechas la pandemia no había supuesto aún el cierre de la actividad no esencial para evitar la propagación de los contagios. Más drástica aún ha sido la caída de la facturación en los alojamientos de uno de los enclaves más turísticos de Comunitat Valenciana como es la Costa Blanca. En esta zona, los ingresos se han desplomado un 91,9% en los tres primeros meses del año 2021.

Así lo recoge un informe elaborado por la Alianza por la excelencia turística (Exceltur) en base a la Encuesta de Ocupación Hotelera y el Instituto Nacional de Estadística. Un documento que revisa a la baja la actividad turística prevista para el año 2021 y cifra el cierre del año en unos 81.080 millones de euros, un 47,5% inferior a los 154.487 millones de euros de 2019.

Y es que la pandemia ha arrasado con el turismo en España y en los últimos doce meses (abril 2020-marzo 2021) se han registrado un total de 116.000 millones de euros menos de actividad en el sector turístico (un -75,4% respecto de 2019). De ellos, 63.000 millones menos de ingresos por turismo extranjero y 841.436 empleos turísticos afectados de media, según sus cálculos.

La organización hace un ranking de los destinos donde más ha caído la facturación para estos meses, liderado por la Isla de Lanzarote con un 95,7% menos, seguido de Palma de Mallorca (-93,2%), isla de Tenerife (-92,9%), Granada (-92,8%), Barcelona (-92,3%)y la Costa Blanca estaría en sexto lugar más perjudicado. Además, incluye los datos de Alicante con un 82,2% menos.

Foto: EDUARDO MANZANA

De hecho, hasta hace solo unas semanas, la mayor parte de la plaza hotelera en la Comunitat Valenciana permanecía cerrada. En Semana Santa, una de las grandes citas turísticas, más del 60% de los alojamientos en la autonomía permanecía con la persiana bajada. Un claro ejemplo del descenso de la actividad está en la capital de la Costa Blanca, Benidorm. Es la que más número de hoteles tiene con más de 140, sin embargo, con el cierre perimetral, la ciudad ha tenido una decena de establecimientos abiertos al público para atender al turista valenciano y al internacional, que ha sido más residual y minoritario. 

Esta situación ha llevado a una merma de ventas para las compañías hoteleras. Según Exceltur, la mayor caída la registran los alojamientos en Baleares (-88,2), las Islas Canarias (-88%) y Andalucía (-82,8). Aunque menos severa, los hoteles en la autonomía valencia también sufren las graves consecuencias de la pandemia con un descenso del 77,2%. 

2023: año de recuperación de la facturación

Con este escenario, las previsiones no son nada halagüeñas para el verano. De hecho, en estos momentos tanto la demanda nacional como internacional se ha desplomado más del 73%. De cara a junio se espera una leve mejoría impulsada por el turista nacional. Y es que, según el informe, el turista extranjero se ha desplomado un 80% en la autonomía valenciana, aunque en junio podría repuntar aunque seguiría situándose un 67% por debajo de los niveles de 2019. En cambio, el visitante nacional que en abril es del 30% podría situarse entorno al 43% durante el periodo vacacional estival.

Por tanto, la recuperación del sector está lejos de alcanzarse este ejercicio. De hecho, solo el 4,9% de los empresarios espera recuperar las ventas de 2019 en el tercer trimestre de este ejercicio, mientras que solo un 1,2% preven esa mejora de cara a los últimos meses de este año. Ya en 2022 las perspectivas mejoran y el 10,1% confía alcanzar niveles de facturación similares a los de 2019 en el primer semestre, mientras que el 26,5% espera que sea en la segunda mitad de año. Es 2023, el año que concentra mejores augurios de cara a la recuperación de los ingresos: así lo expresa el 43% de los encuestados. Por tanto, la mayoría del sector valenciano vaticina que hasta dentro de dos años no se restituirá el turismo en el territorio de la Comunitat. 

Las estimaciones, por tanto, de Exceltur son que el PIB turístico de este tercer trimestre de verano sea aún un 34% inferior a los niveles de 2019 (19.505 millones de euros menos frente al tercer trimestre de 2019).

Desde la asociación hotelera de la Comunitat, Hosbec, han repetido las últimas semanas al gobierno valenciano la necesidad de abrir los cierres perimetrales para abrirse al resto del mercado nacional y recuperar poco a poco la actividad. Consideran que sería un gran empuje para los establecimientos ya que se calcula que es el origen del 50% de los turistas que recalan en la ciudad de los rascacielos.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email