GRUPO PLAZA

Anuario de Estadísticas Culturales 2020

La cultura, un año antes de la covid: qué iba bien y qué no en la Comunitat antes del parón

27/11/2020 - 

CASTELLÓ. Cuesta recoger con la misma ansia que otros años aquellos datos que marcaron unos meses atrás el ejercicio cultural. ¿Cuánto de lo bien que iba 2019 nos puede importar ahora si el mundo que conocemos no es igual? El Anuario de Estadísticas Culturales emitido por el Ministerio de Cultura llega, como tantas otras veces, a nuestras manos para hacernos ver qué falló y que funcionó en el consumo y la producción nacional. Más de una veintena de indicadores que tratan de esclarecer cuestiones sobre empleo o inversión. Sin embargo, es normal que la realidad que queramos conocer no esté todavía reflejada en este papel. Aun así, aunque la cultura camina en una dirección totalmente distinta a la habitual, puede ser útil enfrentarse al mundo que había antes del 'gran parón'. Un contexto que vuelve a advertir de la precariedad existente, aunque con ciertas mejoras a las que acogerse.  

Siguen siendo pues buenas, malas y regulares las noticias respecto al empleo. Es la inestabilidad en la que acostumbra a vivir la cultura. Así, aunque el ministerio destacó que en 2019 hubo más empleados culturales, se alcanzaron las 710,2 mil personas, lo que supone un 3,6 % del empleo total en España; el 68,8% de estos empleos fueron asalariados, una cifra que continúa siendo más baja que la que se observa en el total de la población ocupada española, la cual alcanza el 84%. Además, en el caso de la Comunitat Valenciana, bajó el volumen de trabajadores culturales, pasando de los 68.100 que se anotaron en 2018 a los 63.100 en 2019.

En cuanto a la empresas, el incremento nacional va acorde con el de los empleados. En 2019 se contabilizaron hasta 127.581 compañías cuya actividad principal es la cultura. Una cifra que representa el 3,8% del total de empresas recogidas en el Directorio Central de Empresas del Instituto Nacional de Estadística. Entrando más en detalles, el 67,1% de estas no tienen asalariados, el 26,7% son de pequeño tamaño (de uno a cinco trabajadores), el 5,7% tienen de 6 a 49 asalariados y el 0,5% restante son empresas de mayor tamaño, de 50 asalariados en adelante. En su caso, la Comunitat Valenciana, continúa siendo la cuarta autonomía en concentración de empresas culturales con 12.467, frente a las 11.728 de 2018.

Por otro lado, el gasto medio por hogar vinculado a la cultura fue un pelín menor que el año pasado, ya que se situó en 664,4 euros (18 menos que en 2018) y el gasto medio por persona en los 266,9 euros al año (7 menos que en 2018). El destino de ese gasto cultural fueron principalmente: libros (14,2%), asistencia a espectáculos como teatro o cine (16%) y servicios de móviles y relacionados con Internet (19,8%). No obstante, en la Comunitat Valenciana, el gasto medio por persona está por encima de la media con 288,3 euros, solo superada por Aragón, Madrid, Murcia, Navarra y La Rioja. 

La (eterna) tierra de los festivales

La Comunitat puede presumir de un tejido sociocutural irrenunciable: el de las bandas. Continúa liderando con mucha ventaja frente al resto de autonomías al mantener sus 533 formaciones musicales. Esto representa más de un tercio del total de las 1.485 conocidas a nivel estatal. La plata, que se la lleva Andalucía, cuenta con 245. La región mantiene también el 'oro' en número de orquestas sinfónicas, con un total de 34 sobre 193 estatales. Igualmente, es la región con más profesionales impartiendo enseñanzas musicales, 10.834 de los 47.351 estatales, y la segunda con más alumnado, por detrás de Andalucía, con 18.597 alumnos y alumnas. Así mismo, en 2019 se han celebrado, siempre según esta memoria, 2.574 conciertos, lo que supone un 15,8% de todo el estado, mientras que Madrid seguiría la lista con un 14,4%.

Cosa diferente es la recaudación y rentabilidad económica de esto: mientras el gasto medio por espectador en Madrid se sitúa en los 13,9 euros, en la Comunitat Valenciana -debido al carácter popular que continúan teniendo la mayoría de estos conciertos- baja hasta los 3,3 euros (0,2 más que en el año anterior). De esta manera este 16% en número absoluto de conciertos en el marco estatal se traducen solo a un 5,7% de la recaudación.

Tarea pendiente sigue siendo también la música popular, donde la Comunitat no llega a los niveles de programación de la escena nacional. De los 91.106 conciertos que se contabilizaron en el total de España, solo 4.581 se realizaron en la Comunitat. Eso significa tan sólo un 5,0%, siendo superados por los líderes en giras como son Andalucía (23,2%), Madrid (24,8%) y Cataluña (13,6%). Una realidad que, si no interviene el coronavirus, podría cambiar en los próximos años con la puesta en marcha del Casal España Arena de València, recinto que podrá ofrecer conciertos con capacidad de 18.600 personas, unos cientos más de los que cuenta el Wizink Center de Madrid (con 17.453) y el Palau Sant Jordi de Barcelona (con 17.960).  Aun así, el músculo continúa siendo el los macrofestivales, donde la región ocupa el primer y segundo lugar de festivales más multitudinarios con el Medusa Sunsbeach (315.000 asistentes) y el Arenal Sound  (300.000 asistentes) a la cabeza. 

Con todo, son , sin duda, las salas de conciertos uno de los sectores más afectados por el coronavirus. El parón que tuvo lugar durante el estado de alarma se prolonga en el tiempo, haciendo que la mayoría de estos locales lleven más de ochos cerrados. Un imprevisible abismo que quedará, seguramente, reflejado en el anuario del año que viene. Pero, ¿cómo estaban las salas un año antes del gran parón? En 2019 la Comunitat Valenciana tenía las mismas salas abiertas que Madrid, 82, y 'solo' 12 menos de las 94 que tenía Cataluña. Sin embargo, la penetración de salas de conciertos fue únicamente de 1,6 por cada 100.000 habitantes.

En otro punto se encuentran el cine de la Comunitat, que lidera a nivel estatal en la concentración de salas de cine con un ratio de 9,6 por cada habitantes, únicamente por detrás de la Rioja con 12,8. Además sumó nada menos que 18 salas de exhibición y cinco cines respecto al año anterior. Significativo es además que se pueden ver más películas. A las provincias de Valencia, Alicante y Castellón llegan un 38,7% del todos los títulos que se estrenan a lo largo del año; así, solo se pueden ver más films en Madrid (un 53,2%) y en Cataluña (un 60,8%). En el lado de los espectadores, la Comunitat logró el cuarto mejor dato estatal con 11,9 millones de espectadores (un 3,2% más que en 2018). 

Finalmente, en 2019 el número de espacios escénicos estables teatrales ascendió a 1.709, cifra que supone 3,6 espacios por cada 100.000 habitantes. Además, los espacios escénicos de titularidad pública representaron en el periodo señalado el 70,8% del total. En la Comunitat Valenciana estos valores se traducen en 145 espacios, cinco más que el año anterior, lo que supone 2,9 infraestructuras por cada 100.000 habitantes, una cifra que queda lejos de Cataluña, líder en las artes escénicas, con 392 espacios. Dicho esto, en cuanto a los teatros de titularidad pública, la representación supera la media nacional con el 77,2% del total. Además tiene la Comunitat 350 compañías teatrales, once más que en 2019, pero solo 61 de las 917 estatales de danza, una cifra por debajo de Canarias (68), Galicia (81), Andalucia (114), Cataluña (119) y Madrid (189). 

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email