GRUPO PLAZA

disponen ya de una operativa bancaria completa y cuentan con más respaldo social

Las finanzas éticas se abren hueco (poco a poco) en la Comunitat

15/08/2021 - 

CASTELLÓ. En apenas veinte años, un modelo económico y financiero alternativo a la banca tradicional ha ido ganando terreno en el marco de la Comunitat Valenciana. Impulsado desde el tejido asociativo y con el respaldo de una parte de la sociedad civil -que quiere gestionar de forma diferente su ahorro- las finanzas éticas han consolidado distintas alternativas con la mirada puesta en transformar la economía. Triodos Bank y Coop57 abrieron un camino al que en 2008 se sumó Fiare Banca Ética. Ahora disponen de una operativa bancaria completa, un respaldo social que va creciendo y una administración en sintonía con sus propuestas para responder, entre otros, a los colectivos vulnerables o la exclusión financiera.

En tiempos de pandemia, este modelo sigue ganando valor. "En junio, el incremento en el número de socios ha pasado a ser del 45% respecto a 2017,  entendemos que por una mayor concienciación e implicación de la ciudadanía y por el difícil contexto social y sanitario provocado por el covid", valora Enrique Asensi, coordinador del Grupo de iniciativa territorial (GIT) de Alacant, Castelló y Valencia de Fiare. Integrados por las personas socias, los GIT son la pieza fundamental de Fiare en el proceso de sensibilización y dinamización dentro de cada territorio. Desde 2017 hasta febrero de 2021 el incremento neto del número de personas asociadas en el ámbito autonómico se elevó un 11,25%. El importe de capital social aportado ascendió a casi 250.000 euros, siendo mujeres un 30% de la base social. Veintiuna entidades sociales que operan en la Comunitat Valenciana están abriendo un hueco para desarrollar una banca "transparente y cooperativa al servicio de una economía real y sostenible".

Jornada organizada por Enclau en València.

El uso de las finanzas alternativas desde los proyectos y las personas para demandar fondos funciona, no obstante el progreso desde el ahorrador o el inversor es más lento. Los depósitos de ahorro de las personas y organizaciones que comparten los principios de Fiare, sirven para financiar iniciativas vinculadas a la inserción social y laboral de colectivos vulnerables, agroecología, eficiencia energética, educación, cultura y comercio justo. Los proyectos seleccionados son sometidos a una atenta evaluación económica, social y ambiental y constituyen el capital de confianza. La banca ética cuenta en todo el Estado con un capital social de 80.234.000 euros y 45.392 personas socias. "La razón de ser de las bancas éticas y las finanzas alternativas es que algunos grupos de personas se sienten más identificados con un modelo que utilice las rentas de capital para conseguir un cambio y un sistema económico más justo (...) porque otra economía es posible pensando en las personas, el planeta, etcétera", ha recordado el presidente del Fondo para el Desarrollo de Redes de Economía Social y Solidaria, Javier Moreno Ibarra, en una jornada organizada por Enclau en València.

Reducir el 'mordisco' financiero

El sector también ha crecido en número de productos financieros para atender distintas necesidades de sus clientes y empresas. Banca online, tarjetas, cuentas corrientes, financiación, microcréditos, avales sociales, depósitos, servicios para empresas y oficinas en grandes ciudades constituyen un renovado escaparate financiero que facilita la gestión, su talón de Aquiles durante la etapa inicial.

Distintos especialistas coinciden al señalar que la exclusión financiera va a seguir creciendo en los próximos años y afectará a personas y estará determinada por situaciones concretas derivadas de cuestiones de edad, procedencia, conocimientos o recursos. Por ello, insisten en que es preciso cambiar el orden de los factores financieros para lograr una transformación social. "Las finanzas alternativas no solo dan dinero y eso es algo que la banca tradicional todavía no ve, se generan implicaciones sociales, clientes y conocimiento; el abanico de resultados no es solo que me han concedido un préstamo, sino que hay muchas más cosas que se evidencian (...)  porque si reducimos el mordisco financiero de la banca generamos más valor", advierte Raúl Contreras, cofundador de NITTÚA, economista y emprendedor social de la red Ashoka. En Alfondeguilla, Mar de Fulles es un ejemplo de turismo rural y ecológico que ha contado con el apoyo de Fiare. "La mayor lección, en cuanto al resultado, es saber en cuántos territorios y proyectos se ha llegado a poner en contacto a la ciudadanía con la generación del valor, por medio de las finanzas", remarca Contreras.

La apuesta política por una economía sostenible

Desde la Generalitat se está dando soporte a la consolidación de las finanzas alternativas. "Gozan de buena salud pese a que no son hegemónicas puesto que no están en todos los ámbitos de la economía pero son proyectos sólidos que van paso a paso sin grandes velocidades y avanzan con firmeza", valora el director general de Economía Sostenible, José Vicente Soler, consciente de las complicaciones para abrirse paso en un contexto donde han dejado huella la covid, las dificultades económicas asociadas, la invasión y la hegemonía de la banca comercial y otras figuras como los fondos de inversión. "Las finanzas alternativas y éticas, así como otras instituciones financieras de proximidad como las cajas rurales y las cooperativas de crédito constituyen un conglomerado de iniciativas que nos permite ser optimistas en un contexto de mucha dificultad", añade.

En el último ejercicio más de cincuenta proyectos de economía sostenible, finanzas alternativas y responsabilidad social han recibido el respaldo económico de la Conselleria. Y Soler anuncia que este año se destinarán 700.000 euros a esta línea de ayudas para actividades similares. "Necesitamos más dotación presupuestaria (...) porque los conceptos unidos a la sostenibilidad avanzan tanto en las finanzas como en Europa de una forma más lenta de lo que desearíamos para reducir las desigualdades pero son la expresión de que se quiere un modelo económico diferente", recuerda.

Hay resultados evidentes pero la consolidación territorial de este modelo tiene que por delante retos importantes que las propias entidades reconocen. Por un lado, fomentar el trabajo en red de una manera compartida y cooperativa entre las organizaciones y la sociedad civil; profesionalizar todavía más la respuesta que ofrecen para desenvolverse con mayor eficacia en un mundo financiero protegido por una legislación que no se aprobó pensando en los objetivos de las economías alternativas y, por último, llevar a cabo una labor de pedagogía financiera. "Nuestro objetivo es recuperar el valor social del dinero", concluye el coordinador del GIT de Fiare Banca Ética en la Comunitat Valenciana.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme