Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

al sílice cristalina

La trasposición de una directiva europea permitirá al sector del mármol doblar la exposición a carcinógenos

19/01/2020 - 

ELCHE. El 17 de enero entró en vigor una nueva normativa europea —Directiva (UE)2017/2398— por la que se modifica la Directiva 2004/37/CE relativa a la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes carcinógenos o mutágenos durante el trabajo para la transposición al ordenamiento español. Esta entrada en vigor tiene como objeto armonizar las condiciones mínimas de protección a la salud en relación, entre otras sustancias, con el polvo respirable de sílice cristalina y su consideración como agente cancerígeno. Como resultado, significa que sectores como el marmolero, con notorio peso en la provincia, podrá doblar la emisión de estas sustancias.

En España la emisión permitida hasta ahora era de un 0,05%, por lo que pasará a un 0,1%. Unas cifras a priori pequeñas pero que son importantes dado que se trata de partículas que se inhalan y que tienen unos efectos que, entre otras enfermedades, pueden derivar en cáncer, por lo que con la trasposición de esta normativa habría un mayor riesgo laboral. Unos daños colaterales como consecuencia de que Europa quiere homogeneizar estos estándares, lo que a algunos países de la parte occidental de Europa del Este o países nórdicos les reduce considerablemente la cifras porque su legislación en este aspecto era más laxa y a otras como España les produce el efecto contrario; donde había una mayor protección a estas emisiones, ahora se permite el doble de estas exposiciones. 

Aumentan los límites en otros carcinógenos

Y uno de los sectores donde se notará esta nueva legislación es en la industria extractiva, y más concretamente en el mármol. En ese sentido, la Directiva considera agente cancerígeno el polvo respirable de sílice cristalina, con ese nuevo límite del 0,1 por metro cúbico de aire. Este polvo causa de cáncer de pulmón y otras enfermedades pulmonares crónicas como silicosis, enfisema o tuberculosis, es una de las que se emiten en la industria marmolera. No es la única sustancia cuya exposición podrá aumentar legalmente en España, también el bromoetileno —de 2,2 mg/m3 a 4,4 mg/m3—, que se encuentra en el en el textil, el cuero y las gasolineras; o la acrilamida —de 0,03 mg/m3 a 0,1 mg/m³—, presente en alimentos procesados, caterings o restauración colectiva al ser una sustancia que se crea a partir del almidón manipulado. Sendas pueden provocar cáncer, la primera de hígado y la segunda de páncreas.

Desde el CCOO del País Valencià señalan que "aumentar los niveles de exposición a estas sustancias pondría en riesgo la vida de los trabajadores, además de incumplir la premisa de que los Estados miembros mantengan niveles de protección más elevado para la población trabajadora, si así venía sucediendo". Yendo más allá, el responsable de Prevención y Acción Sindical confederal, Daniel Patiño, apunta que "la trasposición se ha hecho incorrectamente, se le ha quitado una herramienta a los trabajadores para defenderse, y a la Inspección de Trabajo, y se ha hecho un traje a medida de muchas empresas que sin cumplir la norma como estaba antes de 2017, ahora tienen una especial facilidad para relajar la seguridad".

El sindicato conecta las sustancias con enfermedades profesionales 

Por otra parte, desde el Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (Invassat), las enfermedades profesionales causadas por inhalación de sustancias y agentes en las que se encuadran las tres sustancias objeto de controversia son de 43 en la provincia de Alicante —hasta octubre de 2019—, 33 hombres y 10 mujeres. No obstante, desde la central sindical inciden en establecer una relación directa entre estas exposiciones y los diagnósticos anuales de cáncer. A nivel autonómico se detectaron en 2019 de 28.626 casos con 11.604 fallecimientos. Defienden que "resulta evidente que existe un infraregistro de esta enfermedad como contingencia profesional", lo que apuntan es debido al retraso en el diagnóstico comparado con el periodo de exposición y por la separación en la vigilancia de la salud entre el sistema nacional de salud y la medicina del trabajo preventiva.  

Por último, y según datos del Observatorio de las Ocupaciones del SEPE, en la provincia de Alicante alrededor de 45.000 personas trabajadoras están expuestas directamente a respirar partículas de sílice en todas sus modalidades, especialmente cristalina. Por sectores, la construcción y la industria extractiva (mármoles, granitos, etc.), presentan mayor número de personas expuestas, sin perjuicio del número de personas expuestas en sectores como el transporte de mercancías, o auxiliares de laboratorio dental. En sectores con mayor incidencia como el sector del mármol, el sindicato pide adoptar medidas de protección colectiva e individual para limitar la exposición, sobre todo en lo referente al filtrado, así como otras medidas básicas de limpieza.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email