GRUPO PLAZA

alertan sobre una posible dana

Los científicos avisaron de la anoxia en el Mar Menor: "Esto podía ocurrir en cualquier momento"

24/08/2021 - 

MURCIA. El episodio de mortandad de peces del Mar Menor ya se ha convertido en el más grave que ha sufrido la laguna en toda su existencia, por encima de la DANA de 2019. Con ochos días de pérdida de fauna seguidos, resulta complicado vislumbrar una solución que arregle el estado actual de la albufera. No obstante, los miembros del Comité Científico para el Mar Menor sí tienen claro cómo hemos llegado hasta aquí, que esta situación era previsible y que, a pesar de la capacidad de regeneración natural del acuífero, este se encuentra completamente exhausto.

Así pues,  Javier Gilabert, profesor de Ingeniería Química de la UPCT y miembro del Comité Científico para el Mar Menor, recuerda que "el sistema natural del Mar Menor está tan sobrecargado que cualquier suceso extremo lo desequilibra completamente, ya sea una ola de calor o una DANA".

Por tanto, reconoce que se trata de una situación que la comunidad científica contemplaba desde varios años atrás y que solo era necesario un desencadenante para generar un colapso en el ecosistema de la laguna.

También el catedrático de Ecología de la UMU y portavoz del Comité Científico del Mar Menor, Ángel Pérez Ruzafa, se posiciona en este sentido, pues asegura que los parámetros de los dos últimos años alertaban que "esto ocurriría en cualquier momento". Por tanto, califica el episodio de mortandad vivido en los últimos días como la "evolución lógica del acuífero".

Al fin y al cabo, explica el catedrático, los vertidos de agua con nutrientes a la albufera no han cesado, por lo que la laguna no ha tenido la oportunidad de regenerarse por completo. Asimismo, Ruzafa lamenta la falta de atención que se le presta al Mar Menor cuando no sangra en forma de peces muertos: "Nadie sale con las pancartas cuando la anoxia aún no ha pasado". 

En cualquier caso, aún queda lugar para la esperanza en la costa murciana debido a las grandes capacidades naturales de recuperación que ha demostrado esta joya de la naturaleza en los últimos años. Así pues, en la tarde del pasado domingo los niveles de oxígeno ya habían comenzado a remontar tímidamente, aunque aún es pronto para aventurar el fin de este negro capítulo.

La amenaza de una nueva DANA

Además de la anoxia que ya está enfrentando en estos momentos, una espada aún mayor cuelga sobre la cabeza de la laguna, pues todos los pronósticos indican que el próximo septiembre seremos testigos de otra DANA en la costa murciana. En ese sentido, Gisbert recuerda la delicada situación del ecosistema del Mar Menor "que no aguantaría ninguna lluvia por pequeña que sea". 

Ante la posibilidad de otra entrada de agua dulce como la de 2019, Ruzafa aventura a incluir la apertura de las golas como una solución para revertir la anoxia en caso de que se produzca. Al fin y al cabo, lo que pretende evitar es la capa de agua de agua dulce que se formó en la superficie de la laguna, lo que provocó la estratificación y dejó sin oxígeno a los peces que habitan en el fondo. 

En cualquier caso, aún no existe consenso en la comunidad científica sobre la posible apertura de la gola de Marchamalo para que entre agua del Mediterráneo por los efectos que tendría para el ecosistema del Mar Menor, que podría desaparecer por completo en caso de abusar de esta técnica.

No obstante, la albufera murciana ya ha cruzado la línea de plantear medidas desesperadas, pues en caso de no mejorar su estado actual los episodios de mortandad de peces como el de los últimos días "podrían estar repitiéndose continuamente", según indica Gilabert.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email