Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

18 mujeres se juntan para hablar de superación y micromachismos

'Voces que cuentan': sororidad en clave gráfica

¿Que tendrán en común Julia Otero, Ada Diez, Lola García, Agustina Guerrero, Diana López Varela, Akira Pantsu, Estefanía Molina, Ana Oncina, Eva Amaral, María Hesse, Leticia Dolera, Raquel Riba Rossy, Sandra Sabatés, Sandra Cardona, Almudena Grandes, Sara Herranz, Patricia Campos y Sara Soler? Todas son mujeres y todas tienen historias cotidianas que contar. Relatos donde su miedo, su soledad, su desigualdad o su lucha por perseguir sus sueños retratan el sentir de muchas generaciones

23/02/2021 - 

CASTELLÓ. Nos cuenta Patricia Campos que todavía hoy muchas niñas le preguntan si las mujeres pueden ser pilotas. Ella lo es. "No soy una mujer disfrazada de piloto", aclara. La castellonense siempre sintió gran pasión por los aviones y el fútbol, aunque le dijeran que éstas no eran aficiones para chicas. Sin embargo, poco le importó y en 2005 se convirtió en la primera mujer piloto de reactor de la Armada. Y no solo esto, ocho años después consiguió su otro objetivo, ser entrenadora de fútbol en Estados Unidos. La suya no es una historia habitual. No todas las mujeres han podido ni pueden dedicarse a lo que querrían, por eso hablar de las que lo consiguen es un imperativo. Con su experiencia, Campos quiere inspirar a otras niñas: "Hay que luchar como sea para conseguir lo que una quiera en esta vida".

También lo quieren hacer, con sus respectivos relatos cotidianos, Julia Otero, Lola García, Diana López Varela, Estefanía Molina, Eva Amaral, Leticia Dolero, Sandra Sabatés o Almudena Grandes. Todas estas mujeres han compartido pluma en Voces que cuentan, una novela gráfica que te revuelve por dentro cada vez que empiezas y terminas cada una de sus historias. No hay mucho misterio. Hay que nacer mujer para entender cada una de las vivencias que cuentan. Profesionales super capacitadas que encuentran pocas oportunidades y cobran menos que un hombre por su trabajo. Madres que deben arreglárselas como sea para compaginar sus ambiciones con sus obligaciones como amas de casa. Mujeres que se autosilencian por creer que sus opiniones carecen de interés y fundamento. De hecho, no importan los estudios o el posicionamiento que se tenga de cara a la sociedad, este es un problema que arrastran la mayoría de ellas.  

Cuenta David Hernando, director editorial de Planeta Cómic, que cuando empezó a preparar esta antología, la respuesta que más encontraba era un "No tengo nada interesante qué contar". ¿Cómo? Escritoras, periodistas, cineastas, politólogas, cantantes.... Como dice el mismo Hernando, solo viendo sus nombres y lo que hacen, una sabe que eso es imposible. "Ya sea en el terreno personal o profesional, todas ellas tienen cientos de historias interesantes, relatos que ayudarían a otras personas a verse reflejadas o representadas". Pero estas mujeres, de primeras, creyeron que no era así, que sus íntimas historias no debían copar las hojas de ningún libro. 

"No me hubiera encontrado la misma respuesta si hubiera sido una antología de perfiles masculinos. Habrían faltado páginas para narrar todo lo que ellos habrían creído relevante contar. Por eso, las voces reunidas en esta antología no solo cuentan, sino que importan. Son un ejemplo de historias personales, de superación, de darse cuenta en momentos puntuales de sus vidas de a qué querían dedicarse o por qué son cómo son hoy. Historias costumbristas muchas de ellas que seguramente han ocurrido en multitud de vidas a diario y que en otras circunstancias quedan silenciadas. Desde el primer 'no tengo nada interesante que contar' quedó claro que era todo lo contrario y que esta obra coral tenía que ver la luz", recalca Hernando. 

"Nos salimos del relato individualizado" 

Sumergirse en Voces que cuentan es una expedición sencilla, fácil de seguir. No ocupan muchas hojas las experiencias que cada una de ellas relata. Les basta con unas pocas hojas para inspirar y empoderar. Además, si algo engancha de esta novela es el impacto visual que provoca. Cada historia va acompañada del trabajo de una ilustradora. Es decir, cada una de sus reflexiones ha tomado forma gracias a los dibujos que otras mujeres artistas han hecho para ellas. Es pues a través del imaginario de Ada Diez, Agustina Guerrero, Akira Pantsu, Ana Oncina, María Hesse, Raquel Riba Rossy, Sandra Cardona, Sara Herranz y Sara Soler que podemos comprender mejor por lo que cada una ha pasado. 

Y hacerlo posible se ha convertido, además, en todo un reto para unas y otras, ya que hablamos de un proyecto que, desde el primer momento, dejó de ser propio para volverse colectivo. Y lo hizo, se volvió colectivo, cuando la mayoría no se conocían entre ellas. 

En su caso, a la valenciana Ada Diez la 'fichó' la misma Júlia Otero, quien llevaba tiempo observando su trabajo. "Me quedé impactada cuando me pidieron ilustrar a Júlia Otero. Es una gran responsabilidad hacer tuyos relatos tan cotidianos e íntimos. Además, había hecho mis pinitos en el cómic, pero no es lo que se ve habitualmente en mi trabajo. Aun así, era algo que pensaba hacer algún día y me animé", cuenta la ilustradora.

El efecto vintage y de "desgaste" ha sido el que ha escogido la valenciana para su trabajo. Un encargo que, como a sus compañeras, le ha servido para crear inimaginables puentes. "Nos pasamos la vida creando solas en casa, pero ahora nos hemos salido del relato individualizado. Es interesante porque, además, se mezclan muchas generaciones, lo que permite ver con mayor perspectiva que hemos vivido las mujeres y qué nos queda por vivir. Al final son pequeñas píldoras sobre los micromachismos que vivimos cada día. Pequeñas situaciones que hemos normalizado. Este libro puede servir para plantar la semillita y hacer que nos planteemos muchas cosas", asegura Diez, quien resalta además la importancia de lo cotidiano. "Se suele ver como algo banal, pero a mi el feedback que me llega es que mucha gente ha conectado con la obra porque se sienten identificados. Algo que parece muy particular e íntimo al final se reproduce en muchos hogares y lugares de trabajo. Hacemos de esto una voz universal". 

Precisamente, este es un libro para toda la sociedad, no solo para una pequeña parte. "Se tiende a pensar que las cosas realizas por mujeres son solo para mujeres. De ahí que también muchas veces nos de vergüenza exponer nuestra opinión o experiencia. Tenemos que trabajar el doble para que quede bien dicho. Es lo típico de que llevas 35 minutos explicando un asunto, nadie te dice nada, pero llega un hombre lo explica en cinco minutos y se le da la enhorabuena. Mi voz es universal", manifiesta la valenciana, quien indica además en no hacer de este "ni un género ni un mercado aparte." 

Visibilidad a la mujer dibujante

De lo que parece que nadie tiene dudas es que este es un libro muy necesario. Por su mensaje, porque puede resultar fácil de leer para todas las edades y porque, con todo, reivindica también el trabajo de la mujer dibujante. A los nombres de rostros tan reconocidos como Almudena Grandes, Leticia Dolera o Sandra Sabatés se suma el de muchas ilustradoras a las que quizá no tanta gente conocía. Un empoderamiento que termina siendo doble. "Hablamos de que el mundo del cómic es complicado. La industria española es la que es. Por eso nosotras no tenemos tanta visibilidad como otras personalidades que aparecen en el libro. Aun así, si algo tengo claro es que todas nos apoyamos mucho en lo que hacemos. A veces las dibujantes nos sentimos solas y este no ha sido el caso", expone la alicantina Ana Oncina, que, no obstante, cuenta con más de cien mil seguidores solo en Instagram.

Viñetas de Ana Oncina

Es un hecho, Voces que cuentan supone un nuevo punto de partida para todas. En su caso, Patricia Campos confiesa que se ha quedado con ganas de contar más sobre su experiencia en Uganda, donde con un balón y unas botas de fútbol ayudó a niños y mujeres con SIDA. "Para mí leer un cómic ha sido como volver al pasado. Hacía tiempo que no lo hacía y me ha recordado lo cómodo que es. Además, me encantó como Sara Soler representó África. Con ese azul claro en el cielo y ese verde más fosfi para las plantas. Ahora me gustaría contar más cositas. Es una cuenta pendiente que tengo. Quiero hacerlo y cree que lo haré. Tengo ganas de nuevos retos". 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email