X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

una apuesta por el turismo racional y sostenible

Xàbia limitará en verano el acceso a la Cala Granadella 

1/06/2017 - 

XÀBIA. El Ayuntamiento de Xàbia inició hace unos años una campaña para fomentar el turismo sostenible en la localidad, mantener su esencia
como destino con un gran potencial medio ambiental y por decirlo claramente, no matar la gallina de los huevos de oro. Si el año pasado balizó las cuevas que están por el todo el sur del término municipal, este año el gobierno que lidera José Chulvi, ha tomado una nueva decisión que no dejará a nadie indiferente: La Granadella, una de las calas más recónditas y bellas de Xàbia será únicamente accesible con un minibús de 10 a 19 horas del 1 de julio al 30 de agosto.

El alcalde, José Chulvi y las concejalas de Servicios y Urbanismo, Kika Mata e Isabel Bolufer han presentado el conjunto de medidas para proteger este espacio que el año pasado quedó arrasado por el incendio. Minibuses con frecuencia de 15-30 minutos, tarjetas idenfiticativas para los vecinos y propietarios de los tres restaurantes y lo más impactante: una garita con una valla que estará bajada durante esas 9 horas al día. El resto de 19 a 10 estará abierta y el acceso será completamente libre.

Chulvi ha defendido que se trata de unas medidas que “no ha tomado este ayuntamiento a la ligera” y ha comentado que “tienen un gran trabajo detrás”, pero ha subrayado que se han aplicado en otros sitios con gran éxito: El cabo de Gata o espacios similares en las Baleares.

Así a partir del 1 de julio, los bañistas que acudan a la Cala Granadella deberán dejar su coche en un aparcamiento que habilitará el Consistorio, con capacidad para 200 plazas, en una zona municipal que
se encuentra junto a la carretera que da acceso a la playa. Allí deberán subirse al autobús, que será totalmente gratuito, y bajarán a la playa. Para la vuelta lo mismo. 

Para los vecinos y propietarios de negocios (hay tres restaurantes) el ayuntamiento les ha facilitará unas tarjetas idenfiticativas y en la calle Tío Catala solo podrán estacionar ellos. El aparcamiento será
solo para los que disponga de ese distintivo.

Estas medidas se han precipitado tras recibir el Ayuntamiento de Xàbia un requerimiento de la Confederación Hidrográfica del Júcar para cerrar el barranco que da a la Granadella. En ese lugar es donde todos los bañistas y turistas estacionaban sus vehículos. Ahora ya no se podrá estacionar ahí y la calle Tío Catalá tendrá ese espacio para los
residentes, así como una parada de autobús para el servicio de lanzadera-playera. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email