X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

atracón de pantallas

‘A la conquista del Congreso’: una nueva corriente política lucha contra la maquinaria dominante

Cuatro mujeres se presentaron en sus distritos a las elecciones primarias del partido demócrata en EEUU, en contra de políticos que representaban la clase dominante. El documental, producido por Netflix, las siguió durante todo el proceso. Aunque no todo fueron victorias, las cuatro simbolizan el cambio que está ocurriendo en la política actual del país, donde la mujer, la multiculturalidad y la gente corriente muestran su hartazgo al no sentirse representados por el poder establecido

10/05/2019 - 

VALÈNCIA. Mujer, de familia humilde, con tan solo 28 años y de ascendencia puertorriqueña. Alexandria Ocasio-Cortez tenía todas las papeletas para perder en su primera incursión en política. Contra todo pronóstico, con un presupuesto muchísimo más humilde que su adversario, y sin el apoyo ningún lobby (una decisión tomada por convicción), la aspirante demócrata por el distrito del Bronx a la Cámara de Representantes le arrebató el asiento a su colega, Joseph Crowley, un político que ostentaba el puesto desde hacía 15 años. 

Desde entonces, la mujer más joven de la historia de los Estados Unidos elegida para un puesto en la cámara baja del Congreso se ha convertido en un fenómeno mediático. AOC, como se la conoce en los medios y en las redes sociales (con más de cuatro millones de seguidores en Twitter y casi tres millones y medio en Instagram), protagonizó para Netflix, junto con otras tres mujeres, por entonces candidatas en otros distritos del país, el documental A la conquista del congreso (Know Down The House). Una producción que multiplicó su valor en el mercado cuando Ocasio-Cortez logró vencer a Crowley, quien representa a todas luces el establishment. Las otras tres candidatas para las primarias de 2018, sin embargo, perdieron la batalla. No obstante, el puesto logrado por Ocasio-Cortez significó un rayo de esperanza hacia una alternativa dentro del partido demócrata, un grupo político (al igual que el republicano) repleto de señores mayores con corbata, de buena posición socioeconómica, la mayor parte de ellos abogados, y que representan la clase dominante. Es necesario recordar que en EEUU el Congreso estaba siendo ocupado por un 81% de hombres. En la actualidad, 110 mujeres ocupan puestos entre el Congreso y el Senado.


El documental, presentado el pasado mes de enero en Sundance, ahora disponible en la plataforma digital, es un testigo excepcional de esta historia al haber realizado el seguimiento por completo de estas cuatro mujeres (Ocasio-Cortez en Nueva York, Amy Vilela en Nevada, Cori Bush en Missouri y Paula Jean en Virginia) desde sus inicios, como candidatas totalmente desconocidas, hasta el día del resultado de las primarias. “Para que una de nosotras lo consiga, tenemos que intentarlo cien”, dice Ocasio-Cortez a una de las que no ha logrado vencer a su adversario en su distrito.

Ganasen o perdieran esas elecciones, la singularidad radica en que políticamente, tanto ellas como el movimiento que hay detrás de estas candidaturas, estaba pretendiendo “dar el poder a la gente”, una frase que últimamente hemos escuchado mucho, pero que en los Estados Unidos lo han convertido en una nueva opción progresista dentro de las opciones demócratas. Respaldadas por dos comités de acción política, Brand New Congress y Justice Democrats, trataban de romper la brecha entre la clase política y la gente de a pie, llevando al centro de su discurso los asuntos que más preocupan a los ciudadanos. Asuntos como la injusticia racial, la contaminación o el sistema de salud.

Objetivo: 2020

No se trata únicamente, por tanto, de empoderamiento femenino, o de empoderamiento racial, sino de empoderamiento del ciudadano común y corriente.  Las cuatro mujeres, al estilo Podemos en sus primeras elecciones, repiten la nueva consigna: “No se trata solo de demócratas contra republicanos, no es de izquierda frente a derecha, es de arriba a abajo”, dice Ocasio-Cortez en uno de los actos. 

La joven política, nacida en el Bronx, terminó sus estudios en la universidad en Boston, pero en el momento del inicio del documental, todavía trabajaba de camarera 14 horas al día para ayudar a su madre, con el objetivo de que no perdiera su casa por una ejecución hipotecaria, tras el fallecimiento de su padre. Su cara de sorpresa cuando vio los resultados electorales que le daban la victoria, recogido por las cámaras, o su visita a Washington una vez a terminada la carrera de fondo, sabiendo que el simbólico lugar será su nuevo hogar, son de un valor extraordinario. Sobre todo, porque es evidente que se está forjando el perfil de una futura candidata a la Presidencia de los Estados Unidos (si nada se tuerce) cuando alcance la edad exigida.

“Lo que hace la maquinaria política es reprimir la democracia”, afirmó Ocasio-Cortez sin cortapisas en uno de sus discursos, marcando una distancia radical al resto de demócratas. Para 2020, o tal vez más adelante, podremos saber si este documental formaba parte de una propaganda política o no, ya que nos queda la duda de si no es demasiado casual su grabación en los tiempos que corren (ocaso de Bush). Si nuestro escepticismo resulta no ser más que paranoia, desde luego será una alegría porque significará que los norteamericanos pueden todavía tener alguna esperanza en que la política mejore sus vidas.

Noticias relacionadas

EL CABECICUBO DE SERIES, DOCUS Y TV  

No es HBO, ¡es la televisión!

Por  - 

La crítica de televisión del New Yorker, Emily Nussbaum, se queja en 'I Like to Watch' del esnobismo de quienes aprecian la televisión solo cuando puede considerarse una imitación de la alta literatura o la alta cultura; la cultura canónica, la que todo el mundo respeta, pero casi nadie consume. Nussbaum defiende que las buenas series lo son por episódicas y por el trabajo colectivo en el guión, esto es, por televisivas, no por sus analogías posibles con la novela o la cinematografía

EL CABECICUBO DE SERIES, DOCUS Y TV  

Historia de un apartamento en el centro dividido en tres por los comunistas

Por  - 

Cuando los partisanos de Tito llegaron al poder al término de la Segunda Guerra Mundial, comenzaron una política de expropiaciones. Los grandes apartamentos del centro de Belgrado, donde vivía la burguesía que débilmente había sostenido la monarquía, fueron divididos para alojar a más familias. Mila Turajlic (autora de "Cinema Komunisto") ha contado en un documental de HBO la historia de uno de esos pisos: el de su madre

EL CABECICUBO DE SERIES, DOCUS Y TV 

'Cocaine cowboys': El relato de cómo Miami alcanzó la prosperidad gracias a la cocaína

Por  - 

En 2006 Billy Corben analizó al detalle cómo el tráfico de cocaína cambió Miami. En los 80, en la época en la que más cocaína entró, los comercios no dejaron de crecer ni el resto de la actividad económica. La zona no notó la recesión. Aparecieron sucursales bancarias por todas partes, ingresaban más billetes en la Reserva Federal que todos los bancos del resto del país porque no tenían donde guardarlos físicamente. El horizonte de la ciudad se cubrió de grúas, no se paraba de construir

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email