X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

A DISCRECIÓN

Alfonso Cortina: “España ha dado un gran salto en vitivinicultura y gastronomía en muy pocos años”

El empresario y bodeguero presentó los vinos de su bodega Vallegarcía con una comida en el restaurante Dacosta

21/04/2018 - 

VALÈNCIA. Ha sido presidente de Repsol, consejero delegado de algunas de las compañías más importantes de España, empresario casi desde su nacimiento. Hoy, al frente de la bodega Pago Vallegarcía, Alfonso Cortina de Alcocer produce 200.000 botellas al año que se agotan en el mercado. Casado con Miriam Lapique y con dos hijos, copropietarios también de la bodega, es un enómano confeso que atesora una de las mejores cavas privadas de España. Estuvo el restaurante Dacosta en Valencia para presentar sus vinos Vallegarcía Viognier 2015, Petit Hipperia 2015, Vallegarcía Syrah 2012 y la joya de la corona, el Hipperia 2015. Acompañado de Adolfo Hornos, enólogo y director técnico de la bodega, Alfonso Cortina presentó a su nuevo distribuidor en Valencia, Javier Monedero de Dicoval, y desgranó las claves de su proyecto vitivinícola. 

“En el año 93 compré una finca de caza y de labor en los Montes de Toledo en una zona sin tradición vinícola y quise darle actividad económica. Durante tres años estuvimos estudiando la posibilidad de plantar olivos -una variedad de aceituna llamada cornicabra- o bien viñedos. Finalmente, como soy un gran amante del vino, nos decidimos por los viñedos”, explica Alfonso Cortina. Así comienza la historia de Vallegarcía en el año 2004, a 850 metros de altitud, con las primeras 25 hectáreas plantadas de variedades francesas como cabernet sauvignon, merlot, syrah y la exótica viognier. 

“La altura genera un microclima con noches muy frías que favorecen el cultivo, es un entorno privilegiado donde no hay contaminación ni problemas fitosanitarios. A base de experiencia y un gran equipo hemos logrado crear unos vinos muy buenos. No lo digo yo: lo dicen las críticas y el mercado”, comenta. En las últimas décadas el vino ha ejercido una fuerte fascinación entre notorios empresarios españoles. Sin embargo, el hechizo de Baco no siempre ha revertido en resultados satisfactorios para los ilustres (y pudientes) inversores que se han aventurado en el negocio. No es el caso de Alfonso Cortina. “Vendemos todo lo que producimos. Exportamos a China, Japón, Europa, México… Y entre los planes de futuro de la bodega se encuentra la ampliación con 21 nuevas hectáreas de cultivo, hasta alcanzar este año las 50”, declara satisfecho. 

Sobre la continuidad de la saga bodeguera, confirma que está asegurada: “Mis dos hijos (Carlos y Felipe) y mi mujer son accionistas de la bodega, así que es un negocio familiar que espero continúe cuando yo no esté…”, explica el bodeguero que atesora una de las cavas privadas mejor surtidas de este país con más de 2.000 referencias. ¿Sus vinos favoritos? “Soy muy ecléctico. Me gustan mucho los españoles, creo que que en pocos años hemos dado un gran salto en gastronomía y vitivinicultura. También me gustan los vinos franceses y los italianos. En cambio, no me gustan los americanos, creo que son un ‘bluf’. Y me encantan los cavas valencianos”, resume sobre sus gustos. 


Para presentar sus vinos escogió el restaurante de Dacosta donde el chef  Luis Valls preparó un menú maridado muy especial que comenzó con ‘La hora del vermut’, que incluía Vermut y raíces de olivo, Unas almendras, Turrón de almendro, Caballa en escabeche, Tomate Encurtido y Carbón con all i oli. El primer plato, que se sirvió con el Viognier 2015, consistió en Sopa de tomates verdes emulsionada con hierbas frescas. Continuó con Pescado de lonja y su caldo Petit Hipperia 2015 para terminar con la Presa Ibérica Joselito y su Syrah 2012. El clásico arroz de cenizas de Quique Dacosta puso el punto final a la presentación con el Hipperia 2015, el vino más especiado y singular de la bodega. 

Entre los asistentes, Pablo Chirivella del restaurante Tavella, Óscar Machancoses, Michel Rodríguez de Eladio, Abraham Brandez, Ignacio Romero de Kaymus, David Rabasa de Camarena, Ricardo Mirasol de Bar Ricardo, Javier Andrés de La Sucursal, Ricardo Gadea de Askua, Manuel Alonso, Ángel Espejo, Toni Calero del Marina Beach Club, Manuel J. Rodríguez-Murcia, Ulises menezo, Bernd. H. Knoller, Jorge Fernández de Taberna Alkázar, Fausto Clemente de las Salas Rex, Emiliano García, y los chefs Quique Daciota y Begoña Rodrigo. 


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email