GRUPO PLAZA

Antifraude investiga el permiso "a medias" del show de Nicky Jam que Galiana autorizó dos meses tarde

23/06/2021 - 

VALÈNCIA. La Agencia Valenciana Antifraude ha abierto un expediente de investigación por el concierto de Nicky Jam que se celebró en 2018 en La Marina de València sin la correspondiente licencia, que en el momento de la celebración estaba "a medias" según dos altos funcionarios del área de Actividades, y que fue firmada finalmente por el concejal del ramo, Carlos Galiana, dos meses después de que tuviera lugar el evento, como publicó Valencia Plaza.

El organismo que dirige Joan Llinares recibió hace tres años una denuncia en relación a este concierto, que fue el 11 de mayo de 2018 en La Marina Sur. La Agencia, por ello, abrió un expediente de investigación y ahora ha requerido información al Ayuntamiento de València en un requerimiento suscrito por el director de Análisis e Investigación del organismo el pasado 3 de junio.

En el requerimiento se solicita al consistorio "todos los informes elaborados y las actas de denuncia levantadas por la policía local con relación a la celebración del concierto", la respuesta que dio el Ayuntamiento a los organizadores después de que se celebrara el evento y un informe relativo a las fechas en las que Galiana autorizó el concierto, aproximadamente dos meses después de que se hubieran congregado 10.000 personas para escuchar al artista norteamericano.

El atestado que levantó la Policía Local es bastante revelador. Según este, tras una llamada de aviso por la falta de autorización del macroevento, uno de los agentes del distrito se personó en el lugar. Allí, y comprobando que, en efecto, estaba todo preparado para la celebración del concierto del norteamericano -zona acotada, escenario y megafonía-, preguntó por la mencionada autorización municipal a la organización del evento, la Asociación Española de Publicidad.

Sin embargo, la petición no encontró respuesta en los organizadores ya que su representante no mostró el documento requerido "en ningún momento", tal y como recoge el atestado policial. Asimismo, el acta revela que había varios vehículos autorizados por la organización taponando las zonas de evacuación frente a las salidas de emergencia, por lo que se ordenó su retirada.

La Policía Local, dado que ya estaba todo montado y ante la previsible afluencia de 10.000 jóvenes, pues la organización advirtió de que se habían agotado las entradas, optó por organizar "un dispositivo urgente con personal de servicio ordinario de las distintas unidades". Según detalla en el informe, "distribuyendo el personal en inmediaciones, cortes de tráfico y accesos, y control de jóvenes en zonas de influencia, dada la gran cantidad de vehículos que se acercan al lugar transportando espectadores, siendo canalizado a Marina Norte, el parking de Veles e Vents".

Pasadas las 21.30h -hora y media después de la apertura de puertas-, aparecieron en escena dos funcionarios municipales de las áreas que dirige Galiana. Ambos advirtieron de que la autorización estaba lista "a medias", a lo que el agente respondió que ese tipo de autorización no existe. A continuación, el agente relata como en ese momento "se acerca un representante de la organización del evento, y entre abrazos y risas con el otro funcionario, manifiestan que está todo claro, por lo que el suscribiente, viendo atónito la actitud de dichas personas (organización y funcionarios), le manifestó al jefe de la guardia, que visto el compadreo" que estaba observando "y dada la falta de ética mostrada", optaba por retirarse del lugar.

Más tarde, volvería al lugar para levantar el acta-denuncia correspondiente por la falta de autorización y observó a los dos funcionarios "salir de la sala VIP". Tras indicarles los agentes que se quedaran como testigos de confección de la denuncia, rehusaron hacerlo y se marcharon. Con todo, la denuncia, que fue incluida en el mismo expediente de la autorización, no fue tramitada, señalan fuentes municipales.

¿Qué ocurrió con la autorización? Lo cierto es que el secretario municipal ya la firmó tarde, el lunes posterior al concierto, celebrado el viernes. Y el último trámite necesario, la ratificación del concejal de Actividades, Carlos Galiana, se demoró mucho más, hasta bien entrado el verano, el 31 de julio de dicho año.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email